viernes, julio 27

Usted puede ser feliz . ( Albert Ellis )

ALBERT ELLIS (1913-2007)

A la isla llegan a veces noticias que no son recogidas en los medios españoles, más pendientes de lo que hacen o dejan de hacer las Calvo, los Pepiños, los Contador, los del Olmo, los Laporta, el Jueves, los reyes o los Anasagastis de turno. A muy pocos les interesa que haya cumplido su periplo vital un tal Albert Ellis, nacido en Pittsburg hace 93 años. Pero al Náufrago sí ha sentido, o al menos, ha recordado con simpatía y agradecimiento a este hombre que le ayudó en un determinado momento de su vida con sus controvertidas e 'irreverentes' teorías.

Luchó contra todas esas ideas que los totalitarismos de toda ralea, religiosos, políticos, educacionales, sociales o morales. El Náufrago no va a explicar aquí sus teorías que han constituído un giro profundo a las teorías psicoanalíticas y psicológicas. El hombre es un ser complejo hecho de emociones, de reacciones, de ideas racionales e irracionales, destructivas. A veces, por exigencias educativas, religiosas, sociales y hasta políticamente correctas, se olvida de lo que realmente es, de lo que él íntimamente desea, por encima de dogmas, preceptos, prejuicios, influencias y exigencias de todo tipo.

Sus lecciones son bien simples: sé tú mismo, no el que ‘debes’ ser, sino el que realmente eres: un ser complejo hecho de luces y sombras, de sentimientos nobles y a veces no perfectos. No hay Nadie que pueda imponerte y marcarte quién debes ser, salvo tú mismo. No hay sentimientos negativos que puedan ser capaces de destruirte por dentro:

  • “ Tu valía como persona no depende de tus éxitos o fracasos, ni tampoco de que recibas o no el cariño de los demás”.

  • “ Te gustaría conseguir lo que quieres, pero no hay motivos para ‘exigir’ que así sea. Puedes ser feliz, quizá no tanto como podrías serlo, incluso si no consigues las cosas que deseas”.

  • “Si a veces salen mal las cosas, no por eso eres un fracasado. Puedes llevar una vida razonablemente feliz, aunque no tan feliz como imaginas si tuvieras éxito”.

  • “Las valoraciones extremas, junto a los sentimientos que se derivan de ellas, son muy poco realistas y breves. ¡A no ser que te empeñes en que perduren!”

  • “ No conviene etiquetar las cosas como blancas o negras, sino hacer un esfuerzo para percibirlas como blancas y negras a la vez. O como grises, rojas, azules, amarillas... Tener rasgos buenos o malos, no significa ser una buena o mala persona. Quien tiene tendencia a etiquetar a las personas que conoce, es probable que fomente su manía de valorarse en términos absolutistas”.

Así podríamos seguir. Una buena lección para todos los que vivimos por estas tierras, de blanco y negro, de ‘buenos’ y ‘malos’, de ‘progres’ y ‘fachas’, de ‘rojos’ y ‘azules’. Quizá sea un problema ancestral que arrastramos, un país sin matices, sin modulaciones, de dogmas y anatemas, de “porque sí”, de “porque lo digo yo”, de “¡por que me sale de mis cojones!”, de “no sabes con quién estás habalndo”, de “me he quedado con tu cara”, de “porque me da la gana”, del “estás equivocado”, del “no tienes ni puta idea”, del “y tú, te callas!”.

Sería larguísima la retahíla de frases que nos definen.
--------------------------
Sobre Albert ELLIS: New York Times

4 comentarios:

Felix el gato dijo...

Me gustan mucho algunos pensamientos de Ellis. un besote... ah! y el homenaje a los gatitos es una pasada. Muak

Anónimo dijo...

Gastamos el tiempo en ser como los demás quieren que seamos y perdemos tiempo para disfrutarnos y disfrutar a los demás. Ser auténtico no solo es un derecho sino una obligación para con los demás.

Anónimo dijo...

Saludos
excelente blog
pase a leer por el post de Albert Ellis
Saludos

MARIO GARCIA dijo...

Junto contigo, sentimos la perdidia de este gran maestro, que como a muchos, trajo grandes cambios a mi vida!