domingo, enero 14

La visión de Douce. "Juicio a los humanos"

(Este es el relato de la visión que Douce tuvo anoche.)


Esta noche he tenido una visión. Estaba en el bosque de Liencres donde todos mis hermanos los animales de este Planeta iban a celebrar un juicio muy importante. Pregunté a mi amigo Filos que estaba allí vestido con una toga negra, muy chulo, para qué nos había convocado Grajesh, el tigre. Mi amigo, algo preocupado, me dijo que estábamos allí reunidos para hacer un Juicio a los humanos. Yo no entendía nada, pero me senté cerca de Filos a ver qué ocurría.

La noche tenía un color entre azul profundo y negro.A pesar de la oscuridad pude ver algunos amigos Jambenoire, el gato Pincho, la vaca Aum, el mosquito Fi y un montón de animales venidos de todas las partes del planeta como me había dicho Filos. Presidía el juicio el búho Salomón y actuaba como acusadora la serpiente Kali que tiene una lengua viperina. A la derecha del búho Salomón se sentó mi amigo Filos y empezó el juicio.

- “Aaa-aaaaaatención , por favor – dijo – el juez. Ha llegado el momento de las conclusiones finales. Comenzará la fiscal con un resumen de la acusación. ¿Señora Kali?”

La sibilina cobra empezó a soltar acusaciones contra los seres humanos por calumnias, malos tratos, genocidio para con los demás animales. “Nos insulta, nos difama creyéndose superior. Nos esclaviza y nos maltrata y nos está exterminado de la faz de la tierra, provocando la mayor extinción de essssspecies desde que un asteroide acabó con los Dinosaurios...”

Y siguió su perorata, metiéndose con la defensa, o sea mi amigo Filos, que se pasaba su pata por la barba al oír aquella sarta de acusaciones, para acabar con su petición final: “ Se merece el máximo castigo que este Tribunal puede imponer:¡la pena de muerte!”

Al oír estas palabras y mientras la bruja Kali se retiraba a su tronco y me puse a pensar en que me iba a quedar sin mi papá y mis hermanos , sentí mucho miedo y me puse a temblar, mientras veía como Filos se dirigía hacia el centro del escenario dando impresión de distensión y seguridad, aunque me imagino que la procesión iba por dentro.

- “Aooooooouuuuuuuh, Aúuuuuuuuun sigue atravesado en nuestro cerebro, replicó el defensor, el dolor que estos testimonios nos han producido” Y siguió recordando los argumentos de la acusación, pero enseguida empezó a exponer los suyos. Que al fin y al cabo el acusado era aún una especie joven, nacido hacía poco en la sabana africana y podríamos decir que tiene comportamientos de cachorro, que sus intenciones no son realmente malvadas y que aún no controla el poder de su fuerza.

Prosiguió luego diciendo que él había tratado de demostrar que, en el fondo, el hombre ama a los animales y mencionó los zoos, las asociaciones que se preocupan por ellos, que los mantiene en sus casas y que, a veces, no hace más que defenderse de otros animales. El pobre se esforzaba como podía en mostrar la ‘cara buena’ y tratando de justificar alguna de sus actitudes como podía. La verdad es que la astuta Kali había sido muy hábil en la exposición de sus acusaciones. Echó entonces mano del último recurso que tenía: “ Los humanos son también conscientes de los daños ‘accidentales’ que están provocando en la Madre Tierra y están tratando de encontrar soluciones”. Y concluyó diciendo:

- “Creo que debemos dar al Homo Sapiens la oportunidad de redimirse y asumir la gran responsabilidad que su conciencia y sus facultades le otorgan: el cuidado de todas las criaturas vivas”. Aplaudí la intervención de mi amigo, ante la extrañeza de algunos animales que estaban a mi lado, y luego retuve la respiración para oír la sentencia.

Salomón desplegó sus alas, se elevó en el aire, y después de decir que había meditado sobre la cuestión sentenció que reconocía al hombre cuuuuulpable. Hubo un revuelo en la sala y empezaron a oírse toda clase de chillidos, bramidos, ziiiizzieos de los mosquitos, rugidos...hasta que Salomón añadió:

- “Uuuuun-mmmomento. He tenido también en cuenta las circunstancias atenuantes que el abogado defensor ha expuesto y debo decir que también me coooon-vencen.” Yo casi ya no oí el resto .Recuperé el sentido cuando iba diciendo... “Implantaremos en el cerebro de los humanos un sueño, una pesadilla que será la fiel reproducción de este Juicio. Cada criatura humana despertará desnuda y en plena jungla. Sufrirá la huuuu-huumillación de someterse a nuestra ley. Y finalmente oirá este veredicto.”

Luego mandó a los escuadrones de moscas Tse-Tse que ejecutaran la sanción empezando por las grandes ciudades. Ya no me acuerdo de más , al despertar me encontré a mi papá desnudo en la cama y con un sudor frío que le corría por todo el cuerpo. No sé si es porque ya habían llegado esas moscas-practicante o porque había visto la misma película. Sólo sé que me abrazó y estuvo casi media hora acariciándome diciendo medio entre sueños:

- “Graciassss Filo, Graciasss.”

¡¡Es más raroooooo!!
------------------------------
Referencia y recomendación de Douce

Pierre et le loup:Prokoviev

3 comentarios:

El escritor en el tejado dijo...

Ahora entiendo por qué ayer pasé tan mala noche. Un saludo y feliz año nuevo.

Julio dijo...

Ya veo que esas famosas moscas han llegado también hasta Cuenca y se han colado por los tejados:-)

Que el 2007 nos sea propicio.

Un saludo

Enrique Gallud Jardiel dijo...

Excelente fábula simbólica. En lo que no estoy de acuerdo es en el derecho de los humanos a redimirse de sus crueldades. Tenemos que pagar el precio de muchos siglos de matanza del gorrino y desuello del visón.