sábado, marzo 30

Amistades caninas

DOUCE  & DANDY
La casa ha cambiado un poco con una nueva visitante que ha tratado de no alterar  el ritmo cotidiano. Es grande, de aspecto serio, pero con un corazón tierno que no se corresponde con su exterior. Su dueño la dejó aquí con todo su almacén de alimentos y sus aparejos por estos días. Douce le guarda cierto respeto,  por su tamaño, su caminar pausado y esos ojos  que parecen serios pero en el fondo son tímidos. Poco a poco se cruzan por los pasillos de la casa con cierta reserva y la ‘dueña’ le deja alguno de sus rincones.

Dandy, que es la recién llegada, es tranquila, solemne, complaciente y no revuelve la casa. Douce, poco a poco, va sintiéndose más tranquila y comparten algunos regalos sin que haya envidia. Solamente alguna precaución que siempre es normal cuando la convivencia no está todavía consolidada. Ahora mismo ambas reposan  en el sitio que  cada cual ha elegido. Douce descansa en su rincón preferido y su ‘prima’ ha escogido una galería por donde entra el último sol marciano.

Ambas han aceptado su papel en el nuevo territorio y  la casa huele a paz canina. Una lección para los que no acabamos aprender lo mismo.



3 comentarios:

Campurriana Campu dijo...

Qué bonitas fotografías. ¡Cuánto nos enseñan!...

Douce dijo...

Pues sí, se han comportado muy bien y han pasado un fin de semana muy tranquilo.

Ahora ya se conocen.

Abril es un mes que me suena bien. Que haga honor a su nombre

Campurriana Campu dijo...

Habrá que cogerlo con cariño. Sí, claro!!!