miércoles, septiembre 2

Una carta napoleónica


EL RUIDO DE LA CALLE

Este otoño va a ser una fiesta de gatos porque no logramos que desaparezca aquel odio celtíbero llamado africano que nos achacaron los catones y escipiones,‭ ‬confundiéndonos con los feroces cartagineses‭ ‬(Carthago delenda est‭)‬.‭ ‬Las algaradas de las calles y las cacerías de las redes sociales,‭ ‬las maldiciones que nos dedican los señoritos descamisados de Cataluña,‭ ‬muestran que no hemos cambiado mucho desde que Ortega y Gasset analizó el odio como la morada íntima de la mala leche ibérica.‭ ‬«Los españoles ofrecemos a la vida un corazón blindado de rencor‭»‬,‭ ‬escribió.‭ ‬Me lo comenta esta mañana un viejo amigo de los que oyen el tantán de la tribu con la oreja en el suelo:‭ ‬«A Felipe lo están poniendo de chupa de dómine por su carta napoleónica‭»‬.

Es que la ideología sigue siendo una forma de odio y la libertad de expresión una licencia para poner a cada cual como hoja de perejil o como chupa de dómine,‭ ‬que según Camilo,‭ ‬es cómo se pusieron entre sí,‭ ‬en el‭ ‬Concilio de Toledo,‭ ‬San Elipando y el Beato de Liébana.‭ 

A los que más caña se les da es a los de‭ ‬Podemos,‭ ‬han llegado a amenazar a‭ ‬Pablo Iglesias con tiros en la nuca‭; ‬ahora,‭ ‬ya no le echan en cara su radicalismo,‭ ‬sino todo lo contrario:‭ ‬que haya pasado de basilisco revolucionario a cangrejo rojo socialdemócrata.‭ 

También los de‭ ‬Podemos amenazan en las redes y en los escraches y tampoco se libra‭ ‬Mariano Rajoy de la chupa.‭ ‬En sus paseos por las ciudades le dijeron mentiroso y ladrón.‭ ‬«Tictac:‭ ‬te queda poco‭»‬,‭ ‬le gritaron recientemente en‭ ‬Palma de Mallorca.‭ ‬La turba inepta llama‭ «‬pandilla de sinvergüenzas‭» ‬a los que luego votan.

Nunca ha sido‭ ‬Felipe González santo de mi devoción,‭ ‬pero resulta raro que lo estén poniendo como chupa de dómine los que no quieren que Cataluña se vaya de España.‭ 

Que los secesionistas le machaquen tiene lógica,‭ ‬porque el ex ha escrito una carta de Estado,‭ ‬mayestática,‭ ‬contra el delirio ilegal de esa pandilla de guindas,‭ ‬pero que es del género tonto que lo injurien los constitucionalistas,‭ ‬dejándose llevar por el patriotismo de siglas.‭ ‬Cuando mi viejo amigo habla de napoleónico,‭ ‬no se refiere al bonapartismo de Napoleón el pequeño,‭ ‬sino al corso y a su sentido de la Historia.‭ ‬«Con su carta napoleónica apunta alto‭ –‬me dice‭–‬.‭ ‬Está sentando las bases de la gran coalición en sintonía con Mariano Rajoy‭»‬.

RAÚL DEL POZO

No hay comentarios: