domingo, septiembre 6

LA VENTANA DE...

 Instantánea

LA FOTO del momento en que una fotógrafa encuentra el cadáver de Aylan Kurdi es una instantánea, la misma palabra lo dice. Que la discusión más relevante en los medios haya sido si se deben publicar estas fotos es un signo más del narcisismo en que se mueve el oficio de informar. Bastaría la polémica que ha seguido a la publicación de la foto para acabar con las dudas. Otro asunto es que la imagen de ese niño haya servido para algo más que para polémicas banales, sectarias e incongruentes de gentes a quienes el efecto más notable de la tragedia que representa la familia Kurdi y miles de familias como ella es esa leve perturbación del confort moral en el que estamos instalados. Por eso lo olvidaremos y por eso pixelamos la carita del cadáver, para no verlo del todo.

SANTIAGO GONZÁLEZ

No hay comentarios: