martes, abril 16

Una charla Divina

Un día, hace ya bastante,
-tal vez no lo recuerden-,
Hablé con Dios.
Me dejó hablar, pero Él no dijo nada.
Bueno sí, me dijo que contestaría.
No me dijo, ni cuándo, ni cómo.

Hoy por fin, un dios me ha hablado.
En realidad me ha anunciado que va a hablarme.
Ha preguntado por mí, me ha telefoneado.
Ha sido tan amable
de mandarme su divino recado.
¡Por Dios, qué dios más educado!

Me ha anunciado que en breve,
quizá, allá por el día
de los “en amor ados”
me llegará su mensaje.
Todo un detalle divino.

Ser tan valentín , ser tan santo.
¿O los santos son pequeños dioses
que nosotros nos inventamos?
Espero con ansia su respuesta.
¡Llevo tanto tiempo esperándola!
¡Tanto tiempo! ¡Tanto!

No puedo predecir, pero, me temo,
que a pesar de su divina voluntad,
no le oiga bien del todo.
No importa, es un divino detalle

Entenderá esta tontería seria
porque tiene sentido del humor
Si no, no sería Dios:
El Humor es Amor

2 comentarios:

Sergio DS dijo...

El humor bien entendido es amor, eso sí.

Douce dijo...

Tienes razón, hay 'humor-es' y Humor de los que nos hacen sentir bien.

Lo de Humor y Amor era un juego de palabras.

Siempre se agredecen los añedidos 'huamorados'