lunes, diciembre 28

Un Rincón para la Nostalgia


1. Siempre he rehusado secretamente que llegara‭  ‬este momento.‭ ‬Llegué a pensar que nunca‭  ‬se produciría,‭ ‬a sabiendas de que me esperaba tercamente.‭ ‬Quizá los casi‭ ‬50‭ ‬años de la brega,‭ ‬había hecho que creciera en mí‭  ‬el profesor,‭ ‬como una segunda piel.‭ ‬Ha tenido que ser la realidad,‭ ‬más terca aún que mi ilusión,‭ ‬la que me haya indicado que había llegado la hora,‭ ‬el día exacto de decir adiós.‭ ‬Aunque eso creo que no lo diré nunca del todo.‭ ‬Pasé sin solución de continuidad de ser enseñado a seguir aprendiendo de otro modo.‭ ‬Y eso que empecé la escuela apenas con tres años consecuencia de ser el mayor de una familia numerosa donde‭  ‬los que venían detrás,‭ ‬empujaban a los mayores a ir al colegio temprano.‭ ‬Puedo decir que casi la totalidad de mi vida ha transcurrido de una manera o de la otra en las aulas.‭ ‬Ahora que lo pienso,‭ ‬debería haber un premio,‭ ‬aunque sólo sea por el aguante para los raros ejemplares que sobreviven tras tal hazaña.

2.-Pero no reclamo premios para lo que se acepta de una manera bastante natural.‭ ‬Este retiro navega entre la aceptación y la nostalgia.‭ ‬Nostalgia al ver una vez más las caras de mis veintisiete primeros alumnos sentados o de pie en aquellos bancos,‭ ‬rodeándome.‭ ‬Los‭  ‬recuerdo con tal nitidez,‭ ‬48‭ ‬años después,‭ ‬como si fuera hoy,‭ ‬Reconozco perfectamente sus Ucaras sus nombres porque tuvieron el detalle de poner detrás de la foto.‭ ‬Carlos,‭ ‬Luis Alfonso,‭ ‬Gibaja,‭ ‬Víctor,‭ ‬Cantalejo,‭ ‬Fermín‭… ‬que a siete años dibujaba diviertas con personajes expresivos,‭ ‬él tan comedido y tímido proyectaba sus sueños en aquellos personajes.‭ ‬Recuerdo la forma de ser de todos,‭ ‬sus habilidades,‭ ‬sus torpezas,‭ ‬como‭  ‬recuerdo las noches a las que‭  ‬hurtaba alguna hora al sueño‭ 

3.-Muchas cosas han cambiado desde aquellos primeros alumnos y los últimos de los que me despediré en breve.‭ ‬Hacer un repaso del tiempo transcurrido alargaría demasiado este adiós.‭ ‬Aunque la tarea de aprender enseñando no haya variado en lo esencial y siga,‭ ‬en gran parte,‭ ‬siendo lo misma,‭ ‬he de decir que hay muchas circunstancias que han hecho de esta profesión un ejercicio más trabajoso y más ingrato.‭ ‬De todos modos no puedo quejarme,‭ ‬las nuevas avalanchas no me han cogido de pleno,‭ ‬y aquel idioma que en otros tiempos era opción‭  ‬mayoritaria,‭ ‬fue lentamente dejando su lugar al nuevo idioma del Imperio.‭ ‬Le cedió el paso y se convirtió en la elección de unos pocos,‭ ‬guiados en general por el gusto y el interés,‭ ‬lo que ha hecho que me sienta,‭ ‬como creo que el resto de colegas que lloramos junto a los ríos de Babilonia,‭ ‬unos profesores privilegiados.‭ ‬Es la hora de la verdad,‭ ‬y creo que no exagero al subrayarlo.

4.-Puedo decir que estos últimos años,‭ ‬en particular los dos últimos,‭ ‬se encuentran entre los más gratificantes de este largo periplo.‭ ‬Gracias a ellos y quizá porque también yo me haya quitado la careta de profesor y me haya acercado más a ellos.‭ ‬Decidí,‭ ‬y ellos me lo han permitido,‭ ‬hacer desaparecer esa barrera entre profesor y alumno.‭ ‬logré desproveerme de esa coraza que a veces las circunstancias nos obligan a ponemos si no queremos perecer en la batalla.‭ ‬Soy consciente de que en algunos casos se hacen necesaria cierta protección en esta lucha de trincheras en que se ha convertido a veces la torea de enseñar al que no quiere.‭ ‬Se corren demasiado buenos tiempos para la lírica pedagógica.

5.- Pero no es este el tono que quisiera sonara con más fuerza en esta despedida,‭ ‬entre otras cosas,‭ ‬porque no lo siento así.‭ ‬Quizá sea un empedernido optimista en este aspecto,‭ ‬como soy pesimista en otras muchas cosas.‭ ‬Puede ser que la vida tiene cierta terquedaz para imponerse por mucho que deseemos que fuera de otra manera.‭ ‬No quiero idealizar,‭ ‬como se suele hacer en estos momentos,‭ ‬la hermosa y dura labor que ejercemos,‭ ‬pero tampoco romper en llantos y lamentos que no conducen a ninguna solución de un complejo problema,‭ ‬que ni a la sociedad,‭ ‬ni a las autoridades competentes,‭ ‬ni a los más directamente implicados,‭ ‬padres y alumnos,‭ ‬parecen interesarles.‭ ‬Una vez más la‭ "‬no-solución‭'‬,‭ ‬los parches,‭ ‬los logros dependerá de nosotros y de los audaces que sigue habiendo,‭ ‬que intentan renovarse y tiran de este carro.

6.- Una última voluntad.‭ ‬sin que esto pretenda ser ningún testamento,‭ ‬sino tan sólo un testimonio de agradecimiento a los que me han querido,‭ ‬con los que he convivido y también,‭ ‬por qué no decirlo,‭ ‬me han soportado.‭ ‬La proteción‭  ‬de mi timidez ha hecho que no me haya acercado ni‭  ‬dejado ver por todos,‭ ‬pero mi aprecio es general,‭ ‬aunque las relaciones hayan sido‭ ‬ distintos tonos.

7.- Dejo esta revista,‭ ‬esta profesión,‭ ‬a vosotros,‭ ‬los compañeros en este viaje,‭ ‬con un poco de pena,‭ ‬pero con la satisfacción y el agradecimiento a los‭  ‬dioses por haber podido llegar hasta aquí.‭ ‬Con las heridas justas,‭ ‬con los gozos necesarios.‭ ‬Es probable que sea la última revista a la que dedico mi ilusión.‭ ‬Han sido varias en los distintos centros por donde he pasado pero aún me queda entusiasmo para hacer otras tantas que nunca verán probablemente.

Publicado por Douce en 12/05/2006 08:04:00 p.m

2 comentarios:

Lola dijo...

Es extraordinario ejercer una profesión que a su vez sea pasión, pues el trabajo se disfruta plenamente. Es evidente que es tu caso.
Pero Nau, ¿timidez? Has debido perderla en el camino, o debes sacarla a pasear con Berta, pues no la vi.
Como alumna, también recuerdo con cariño a mi profesora de francés en el instituto.

Douce y el Náufrago dijo...

Pues sí, puedo decir que fui feliz en casi cincuenta años enseñando y aprendiendo. Me llevaron al colegio a los tres o cuatro años porque venían detrás mis hermanos y mis hermanas, hasta seis. Puedo decir que fue mi vida

No fui tímido con los alumnos, pero sí como amigos. Empecé con niños jóvenes, más tarde los colegios y en algunas universidades de ayudante al terminar la carrera de la Universidad de Salamanca.

Más tarde, Douce y Berta han sido mis maestras: son ellas las que me han enseñado a vivir desde el primer día. Berta, ahora, me enseña a vivir, lo hizo desde el primer día. Celebramos que tu profesora supo lo que ahora también te habla.

Esperemos que suene bien la flauta.

Bonsoir!