jueves, diciembre 10

Los primeros 'perritos probeta'

GENÉTICA: SIETE CACHORROS FECUNCADOS "IN VITRO" EN EEUU. 
Teresa Guerrero

"Mañana cumplen cinco meses. Son de padres y madres distintos pero nacieron a la vez, durante el mismo parto, y se criaron juntos durante sus primeras semanas de vida. Se trata de los primeros perritos nacidos por la técnica de fecundación in vitro. Una camada de siete cachorros (tres hembras y cuatro machos) que, según asegura uno de sus padres humanos, el doctor Alexander Travis, «son totalmente normales, están sanos y felices».

Desde los años 70 los científicos intentaban fecundar perros in vitro, pero hasta ahora no había sido posible conseguir una camada de canes probeta. Esta semana describen los obstáculos que encontraron para lograrlo y cómo los solventaron en la revista PLOS ONE.

Según explica a este diario Alexander Travis, uno de los investigadores del equipo de la Universidad de Cornell (EEUU) que firma este estudio, 19 obtenidos a partir de material genético de diversas parejas de canes fueron traansferidos a Jewel, la perra de caza que fue utilizada como vientre de alquiler (madre o gestante subrogada). De los 19 embriones que se implantaron en su útero, nacieron siete cachorros sanos el pasado 10 de julio tras 65 días de gestación. Dos de ellos eran de madre beagle y padre cocker spaniel, mientras que los dos progenitores de los otros cinco cachorros eran de raza beagle.

Dos de los cachorros (nacidos de padre y madre beagle), cuando tenían siete semanas. Ahora tienen cinco meses.

«Los beagles son los perros que con más frecuencia se utilizan en investigación, así que elegimos a hembras de esta raza como donantes de los óvulos. Como vientre de alquiler (o subrogado) utilizamos una perra de caza debido a que al ser más grande que los beagles, desde el punto de vista técnico suponía una ventaja para el proceso de transferencia», explica el veterinario.

«También tiene implicaciones para la salud de nuestras mascotas porque abre la posibilidad de que podamos identificar ciertos genes que causan enfermedades y repararlos, sustituyéndolos por copias buenas de los genes antes de que los perros nazcan. Es decir, en lugar de intentar curar enfermedades, podemos intentar prevenirlas», añade el veterinario.

Y es que, según recuerda, hay razas de perros más predipuestas a padecer determinadas enfermedades. Por ejemplo, es probable que un golden retriever desarrolle un linfoma, mientras que los dálmatas tienen un gen que los predispone a tener piedras en el riñón.

Una ventana para estudiar enfermedades genéticas

Perros y seres humanos compartimos unas 350 enfermedades heredables, casi el doble que otras especies, por lo que los «canes ofrecen una herramienta valiosa para comprender las bases genéticas de las enfermedades», según los autores de esta investigación.

Investigadoras posan con algunos cachorros.
Para poder llevar a cabo la técnica de fertilización in vitro, en el laboratorio se fertiliza con esperma un óvulo maduro para obtener un embrión, que se implanta a una hembra que ejerce como gestante. Pero en los perros ese proceso resultó especialmente complejo debido a diversas razones.

Cuando nacieron los siete cachorros, fueron bautizados con nombres de colores. Tras vivir varios meses con los científicos para comprobar que se encuentran en buen estado de salud, ya se han mudado a las casas de las familias que los han adoptado y que en la mayoría de los casos les han cambiado el nombre."