miércoles, diciembre 2

Timidez: el miedo a que te miren.

DE NO SER  TÍMIDO HABRÍA TENIDO UNA VIDA MEJOR PUNTUALIZADO WOODY ALLEN EN UNA ENTREVISTA

LUCHA CONTRA LA VERGÜENZA
1. Visualízate. Imagínate tranquilo y confiado, actuando con determinación en una actividad social que te cueste. ¿Qué cambiaría en tu vida si pudieras ser un poco menos tímido? ¿Qué cosas podrías disfrutar que hoy no te permites? Poder soñarlo es el primer paso. ¡No tengas miedo a soñar!
2. Refuérzate positivamente. Utiliza diálogos internos motivantes. La relación contigo mismo es un pilar básico para contactar con los demás. Valora tu esfuerzo y tu valentía por enfocarte en algo que te cuesta. Trátate con respeto y reconoce tus cualidades. Tienes puntos fuertes que no estás aprovechando.
3. Utiliza tu cuerpo. El lenguaje no verbal es importantísimo y tenemos que ser conscientes de él. Aprópiate de la expresión corporal adecuada. Intenta ir recto y mira a tu interlocutor cuando hablas. Sé consciente de si existe tensión en tu organismo. Respira profundo. Practica deportes para descargar tensión y ganar confianza.
4. Desafía tus límites. Sabemos que salir de la zona de confort puede ser amenazante, pero es la única forma de crecer como individuo. El cambio es algo natural en la vida y puedes aliarte con él. Unas relaciones sociales sanas son el motor fundamental para la satisfacción. Progresivamente, intenta mejorar con pequeños retos como decirte "voy a la reunión de vecinos aunque no intervenga", o "voy a hacer una pregunta en la reunión".
5. Arriésgate. Puede parecerte una estupidez porque el riesgo no va contigo pero ¡tienes mucho que ganar! Inicia una conversación con alguien en la parada del autobús o en la cola del cine. Actúa sin pensar por una vez. ¡No tiene que salir perfecto! Si esperas a tenerlo todo bajo control será tarde. El dominio viene con la experiencia.
6. No te des por vencido. El entrenamiento y la práctica dan sus frutos pero no existen varitas mágicas. Se necesita perseverancia y trabajo duro. No siempre va a salir bien pero si mantienes la actitud de seguir mejorando lo lograrás. La vida pasa y al final nos arrepentimos de lo que no hacemos. No le hagas el juego a la evitación, es tu peor enemigo. ¡Evita evitar!
7. No te escondas en las redes sociales. Las redes nos ponen en contacto con muchas personas sin movernos del sofá. Pueden ser un buen escondite para un tímido. 

*Jesús M. Prada e Isabel Serrano Rosa