lunes, febrero 18

Sueños antiguos, nuevos



Sucedió ayer, Becaria y Náufrago, escogieron un paseo al borde del mar, huyendo del ‘Menú’ que nos ofrecían las sabrosas noticias diarias. Alejados un poco de la  ciudad, subimos  por una montaña cercana al faro, desde donde  se divisa el Cantábrico.

Todo era normal, Douce, la Becaria, disfrutaba hundiendo sus patas en las hierbas mojadas y olfateando decenas de ‘recados’. Subieron hasta la casamata que aún recuerda las huellas de nuestra ‘Guerra’ y el matacán desde donde también se disparaba desde ambos bandos. En la falda del montículo les llamó la atención la ‘casa’ de   nuevos ocupantes en lo que  fuera  refugio en otros tiempos.


Perra y Náufrago entraron en la casamata. Douce seguía oliendo todo el suelo ajena a los  lejanos recuerdos en que se había hundido su compañero. La ‘fortaleza’ estaba ornada de graffitis llena de jóvenes amores. Él siguió pensando. En los sueños nocturnos desfiló por su mente de papel una historia de odios que creía antiguos y le parecían cercanos… 

...Y despertó del sueño


No hay comentarios: