sábado, febrero 23

Que c'est beau les 'Guignols !', Mr. d'Arvor

LOS MUÑECOS FRANCESES NOS 'SALUDAN'

Patrice Poivre d'Arvor da dos euros para un bocadillo a Rayoy
El Humor francés tratar de ser 'fino' y sutil, pero luego resulta muy paleto. Hay  franceses que nos aprecian pero el francés 'tipico' suele mirarnos por encima  - no me refiero a la posición geográfica- y tienen una secreta envidia de nuestro 'modus vivendi' o nuestra 'façon de vivre'. Cuando a España nos ponían en la Segunda División e íbamos a la vendimia, a la construcción o de 'femme de ménage', era frecuente de que nos miraran por encima de 'l'épaule'. 


Cuando ascendimos a la primera división y hasta ganábamos muchos más 'partidos', dejaron de venir a disfrutar los veranos a casa puesta. Poco a poco el 'franco' desapareció (me refiero a la moneda) vendieron las casas de verano, porque también su 'franco' había muerto. Entonces se quedaron en casita o emigraron a otros pagos . C'est la vie.


 Ahora que los tiempos han cambiado, Monsieur Poivre d'Arvor ha vuelto 'generosamente' a regalarnos dos euros para un 'sandwich'.Merci.


           

           

           

           

           

           

           

           

           
Más vídeos en Antena3

4 comentarios:

Lúa dijo...

Oh là là, Si tu savais comment les français nous aiment!

La realité est bien pire que ça, je sais que c'est pas facile à croire, surtout quand on a connue la France comme toi. Tu sais, il y a pas longtemps l'Espagne c'était fiesta, paëlla et sangria.

En 'spaniards.es', una página que ayuda a la gente con su experiencia en la difícil tarea de vivir en el extranjero, cuenta el 'parcours' de una familia bilingüe que se ha instalado en Francia y explica las vivencias del día a día, y créeme, 'c'est pas évident'.

¡Bonjour l'Europe!

Bisoux et miaus!

Douce dijo...

Lúa,

Mira Lúa. Te voy a contar una historia, me apetece, te la cuento a ti.

Mi primera 'visita' a París fue por el 68. No en mayo, donde dicen tantos que estuvieron. Pasé julio en el CLA de Besançon en un cursillo. Volví dos veranos posteriores. Dos años antes los había pasado en Fribourg (Suiza). Me estaba preparando para ser profe. Fue mi primer contacto directo con Le Hexagone. Debo decir que en mi instancia bisontina conviví con personas de diferentes países que acudían por la misma razón.

Por lo 70, ya dando clase, intercambiamos nuestros alumnos durante un trimestre en Brest, con una profesora francesa, que se encargó mis alumnos y yo de los suyos. En aquel Lycée me encontré bien. Conocí la Bretaña, gente bastante cercana. Claro que sólo me comuniqué con gente de la enseñanza.

Ya en los ochenta, durante cinco años hicimos intercambio de alumnos durante quince días, con Saint- Brieuc (2 veces), Chateauroux, Cholet, Vichy y más cursos en La Rochelle, Perpignan y algunos veranos en Camping por el suroeste.

Hasta tuve una novia lyonesa que amaba a España (espero que también un poco a mí:-) A través de ella supe de varios 'hispanistas' en el sentido de 'admirar' muchas aspectos de la vida, de o en, España. Mi último viaje ha sido hace siete años y desde entonces no he vuelto.

Te he contado un poco para recordar otros tiempos, perdona. Pero comprendo perfectamente que no es lo mismo este tipo de estancias que vivir años día a día en la Francia 'profunda' y larga en estos tiempos. Sé que en general se muestran 'prepotentes' frente a 'Estepaís' al que consideran de segunda división.

La 'Grandeur' la llevan muy metida dentro, frente a los que ‘bailamos’ y ‘toreamos’ del otro lado de los Pirineos, simplificando.

Lúa dijo...

Verás Julio, antes de vivir en Francia hace más de una década siempre venía de vacaciones y adoraba la France, su cultura y su gente. Era para mí un referente como país.

Más tarde comprendí que una cosa es pasar temporadas en un lugar y otra muy distinta es vivir en él. Tanto España como Francia eran muy distintas en esos años.

Sólo quería mostrarte otro punto de vista, que coincide con la versión de los guiñoles y el de una realidad muy cercana.

Incluso los franceses de esta zona afirman que a los emigrantes españoles que vinieron después de la guerra no les gusta España ni los españoles, son franceses.

C'est la vie!

Douce dijo...

'Lúa'

Estoy absolutamente de acuerdo con lo que dices. No es lo mismo vivir ahí día a día, año a año, para ver cómo van evolucionando las personas que pasar temporadas más o menos prolongadas y moviéndose en un ámbito muy particular.

He aprovechado la ocasión más que nada para recordar un trocito de vida, con la ilusión de años más jóvenes.Creo que es bueno conocer otras. costumbres, otras historias, otros modos de vida y otros caracteres... que nos servirá para entender mejor las formas que tiene la vida...

¡'Lúa' tiene tantos matices nuestras vidas! Cada cual ha vivido unos años, en un ámbito familiar, en una educación, hemos pasado por tantas circunstancias, nos han o nos hemos moldeados de distintas que podemos ver la vida desde muchas aristas...

Creo que entendemos bastante bien lo que queremos expresar.

Et oui c'est la vie!Lúa: celle qu'on nous ont enseigné et celle que nous avons construit ou nous ont démoli en partie sans se rendre compte.

Mes meilleurs voeux.