sábado, noviembre 14

HORREUR EN PARIS

El Estado francés no tiene la menor duda de que la matanza de la noche del viernes en París es obra de yihadistas del Estado Islámico. Lo ha dicho por vez primera el presidente François Hollande tras una reunión extraordinaria del Consejo de Defensa. "Es un acto de guerra que ha sido cometido por Daesh —acrónimo del Estado Islámico, ISIS en sus siglas en inglés— contra los valores que defendemos". El ISIS, en un comunicado colgado en Internet, se ha atribuido la autoría de los atentados. El grupo yihadista habla de "ocho hermanos" con bombas, fusiles de asalto y cinturones explosivos, y asegura que los lugares atacados se han elegido "minuciosamente".



Hollande ha declarado tres días de duelo nacional por los múltiples y coordinados ataque terroristas que han costado la vida al menos a 127 personas. Ha sido "un acto de barbarie absoluta", ha dicho el presidente desde el Elíseo, "planificado desde el exterior". La cadena de televisión BFMTV ha informado que en el lugar próximo al estadio de Francia en el que se inmolaron varios atacantes se ha encontrado un pasaporte sirio.

***
Escalofriante vídeo de la gente huyendo 

Los terroristas eligieron la noche del este viernes 13 para perpetrar su matanza en una ciudad con sus restaurantes, discotecas y otros lugares de ocio a rebosar. El sangriento plan comienza poco antes de las nueve y media de la noche, cuando un grupo de terroristas con fusiles de asalto comienza a disparar contra los clientes del restaurante Le Petit Cambodge y el bar Le Carillon, en el centro de París. Allí matan a 12 clientes.

Continúan calle abajo y en un restaurante cercano, Casa Nostra, dejan cinco muertos. Casi simultáneamente, otro comando ataca con granadas varios locales, entre ellos una hamburguesería, en las inmediaciones del Estadio de Francia, donde la selección gala jugaba en esos momentos un amistoso con Alemania. Las explosiones retumban en el estadio a pesar del bullicio. Tras unos momentos iniciales de confusión, el pánico se adueña de los 80.000 espectadores, a quienes la policía por seguridad obliga a permanecer allí dos horas. Pero lo peor están por llegar.

Otro grupo de terroristas ataca varios locales cerca de la Plaza de la Nación, provocando 19 muertos. Unos minutos después, los kamikazes irrumpen en una popular sala de fiestas Bataclan, donde cerca de 1.500 personas asistía a un concierto. Al grito de 'Alá es el más grande', disparan sin piedad contra los clientes. Algunos logran alcanzar la salida de emergencia. Otros, a la desesperada, tratan de huir por las ventanas. Quienes alcanzan la calle, aún a trompicones, son los afortunados, porque en la discoteca los terroristas, antes de suicidarse, han matado en la sala a más de 80 clientes.