martes, noviembre 3

Edvard MUNCH

"El Museo Thyssen-Bornemisza presenta en sus salas‭ ‬Edvard Munch.‭ ‬Arquetipos,‭ ‬la primera exposición del pintor noruego en Madrid desde‭ ‬1984.‭ ‬La muestra reúne una selección de ochenta obras que examina la larga y prolífica carrera del pintor y muestra su capacidad de sintetizar las obsesiones del hombre contemporáneo.‭ 

Comisariada por Paloma Alarcó y Jon-Ove Steinaug,‭ ‬el recorrido de la exposición reúne un amplio catálogo de arquetipos emocionales a través de los cuales Munch nos revela diferentes obsesiones existenciales como amor,‭ ‬deseo,‭ ‬celos,‭ ‬ansiedad o muerte‭; ‬o estados anímicos como melancolía,‭ ‬pasión o sumisión.
‬Cada una de las secciones se configuran alrededor de estos arquetipos a través de la representación de la figura humana en diversos escenarios‭ ‬-‭ ‬como la costa,‭ ‬la habitación de la enferma,‭ ‬la habitación verde,‭ ‬el bosque,‭ ‬la noche o el estudio del artista-,‭ ‬combinando obras tempranas y versiones tardías,‭ ‬pinturas y obra gráfica,‭ ‬para subrayar la circularidad temática y existencia de la obra de Munch."



MUNCH EN MADRID
Jorge M.‭ ‬Reverte

El‭ ‘‬Grito‭’ ‬nos da cuenta de un hartazgo profundo ante gente que no sabe reaccionar en serio frente a los que quieren proponernos un mundo insolidario

Madrid,‭ ‬de cuando en cuando,‭ ‬ofrece un entorno amable para recibir la visita de viajeros pacíficos y cultos,‭ ‬y de la propia gente que constituye la esencia de esta ciudad tan áspera normalmente.‭ ‬En el Museo Thyssen se alberga la magnífica exposición que han montado Paloma Alarcó y Guillermo Solana sobre el noruego Edvard Munch.‭ ‬No está el grito,‭ ‬ni los gritos.‭ ‬Pero todo está montado en torno a ello y deja ver lo que es Munch sin el grito.‭ ‬Y resulta mucho Munch.

Munch era un pequeño burgués bien tratado por la vida material,‭ ‬y muy vapuleado en el terreno afectivo.‭ ‬Nunca tuvo que luchar para poder vivir conforme a lo que él necesitaba.‭ ‬Y sin embargo tenía que dar un grito de cuando en cuando o,‭ ‬quizá,‭ ‬un grito permanentemente.

Hoy había que traer a Pablo Iglesias para que interpretara el grito de Munch,‭ ‬aunque sea solo una versión en tinta.‭ ‬Para que le ayudara a dejar atrás lo peor de la política adolescente,‭ ‬disfrazada de retórica maoísta,‭ ‬de mimbre y porcelana,‭ ‬o de programa anarquista de‭ ‬no vaya yo a parecer un fascista porque esté de acuerdo con que el salvavidas no debería ser fabricado por los técnicos de Volkswagen‭”‬.

Madrid está hoy girando en torno a un grito de Munch.‭ ‬Que nos da cuenta de un hartazgo profundo ante gente que no sabe reaccionar en serio frente a los que quieren proponernos un mundo insolidario donde el sueño de los ricos y poderosos se disfraza de reivindicación de Luther King.

En Madrid ahora viven juntos el Pablo Iglesias que no sabe cómo aparentar que es poco más que un ignorante,‭ ‬con el grito profundo de un hombre al que le basta una versión de su grito real para que sepamos que esto va en serio.

2 comentarios:

Sergio DS dijo...

En cuanto pueda me escapo a verlo, a Pablo no, a Munch que grita menos.
Saludos.

Douce y el Náufrago dijo...

Hola Sergio

Pues ya te puedes escapar en cuanto estés libre al Thyssen. Vale para aquellos que le guste la Exposición del pintor noruego.

Que tengas suerte