jueves, febrero 18

¿ES EL ENEMIGO? QUE SE PONGA

Iglesias y Sánchez (habla Iglesias)
-¿Es el enemigo?  Que se ponga..
Soy yo, Sánchez ¿Qué quiere?
-¿Ustedes podrían parar la guerra un momento? 
- Sí .
- ¿Se puede para la guerra un momento? 
Ahora sí, le escucho...
  
Le querría preguntar una cosa... Esto…No, ¿Usted va a avanzar mañana? ¿A qué hora? …Entonces, ¿cuándo?¿El domingo? Pero, ¿a qué hora? Es que a las siete estamos todos acostados...

¿Y no podrían avanzar por la tarde? Después del futbol...¿Van a venir muchos? Yo no sé si habrá balas para tantos... Bueno, nosotros las disparamos y ustedes se las reparten... Ayer estuvo aquí el espía de Ustedes... Agustín... Uno bajito, vestido de lagarterana... Que se llevó los mapas del polvorín... ¡Que los traiga! Es que sólo tenemos eso...
Bueno, que se haga una fotocopia y nos los devuelva... Si, porque ahora no encontramos el polvorín... 
De acuerdo... Y... ¿Podían parar la guerra por lo menos una hora o algo así?  Sí  porque se nos ha atrancado un cañón... (Explicando):
 El sargento... Que ha metido la cabeza adentro para pasar revista y no la puede sacar...
Si que está vivo... Porque le oímos, dice "¡Sacadme de aquí!"... Y hemos probado con jabón, pero se le pone el pelo rubio y no sale... 
Pues, ¡es verdad! A lo mejor disparándose se desatranca...
¡No se nos había ocurrido! Bueno, ¿entonces quedamos así?... (Pausa) (Conversando): 

De acuerdo... ¡Hasta el domingo!... ¡Que usted lo mate bien! ¡Adiós!