martes, junio 30

Quasimodo,‭ ‬el perro más 'Cariñoso' del Mundo

Ayer tropezó el Nau con un concurso que  dió la vuleta a este Mundo un poco loco. Yo, Berta,  seguí  a mi papá y ví que salió  un título que no me gustó nada. No sé si decir el título, pero a mí no me gustó nada. Debo decirlo con dolor para que vean como anda la chinostra del personal : "Premio al Perro Feo del mundo". Pues yo debo decir que a mi me gusta y  quiero a Quasimodo: es mi amigo Seguro que los que se ríen, pero él tiene el mejor corazón que todos esos que se ríen.


Vamos a dejar la tontería  y  aprendamos   muchas cosas de los "Quasimodos". 
" Había un perro callejero llamado Quasimodo, se convirtió este fin de semana en‭ "‬el perro más feo del mundo" al ganar una competencia en California, EE. UU. El can nació con un problema de columna vertebral. Quasimodo es un perro de 10 años y se ganó el título  un galardón que para los humanos les parece nada honroso  y que le permitió a sus dueños obtener 1.500 dólares como premio."
Hasta ahí llegó una parte de la historia. He aquí otros "Quasimodos"

"Quasimodo era un niño jorobado que fue abandonado al nacer cerca de la catedral de Nuestra Señora de París, y habitaba en la catedral de Notre Dame, tocando las campanas. Supuestamente era hijo de una gitana. Sólo podía utilizar un ojo, ya que el otro lo tenía casi bloqueado por la deformidad de su rostro, y quedó casi sordo por el tañir de las campanas de la catedral, de los cuales él se encargaba y las cuales significaban todo para él, antes de conocer a la mujer gitana Esmeralda, de quien se enamora por ser ella la primera que le mostró bondad.

Una de las características más importantes era él cariño que tenía por la catedral de Notre Dame de París, en donde vive. Victor Hugo describe esta relación como si el campanero y la catedral fueran una sola alma unificada. Es allí en donde Quasimodo tiene su refugio del mundo que lo repudia injustamente."




Y Pensaba... from Miss Douce

EL AHORA

3 comentarios:

José María dijo...

No podría estar más de acuerdo con Berta: me parece Cuasimodo de una belleza enternecedora. Por no hablar de la profundidad de esa mirada.

Saludos, Julio y Berta, después de mucho tiempo. Da gusto volver a fondear por estas aguas conocidas, se siente uno bien por aquí :)

Douce y el Náufrago dijo...

Mil gracias José María... ¡Cuánto tiempo! pero sigue vivo. Nosotros también nos sentimos 'bien por ahí'

Un abrazo: Douce, sigue aquí, aunque no la veas Berta la sigue. Feliz verano

José María dijo...

No hay de qué, Julio. Gracias a ti, a vosotros, por este blog, y por todo lo que en él compartís. Nunca he dejado de venir por aquí, si bien últimamente, la mayoría de las veces, de una manera silente. Y nunca he dejado de aprender, me alegra mucho que este espacio esté vivo, y confío en que así sea por mucho tiempo.

Igualmente, un abrazo y feliz verano para vosotros también. Nos vamos viendo, o leyendo, por el camino :-)