jueves, junio 25

El caracol y Berta

EL CARACOL

¡Lo conseguí! Los perritos, con paciencia, logramos lo que queremos de nuestros amos, es cuestión de paciencia y de cariño. Se estropeó su cacharro - él lo llama 'ordenador', yo le encuentro  bastante desordenado- pero vayamos al grano.

El tal artefacto está en una clínica y vete tú a saber cuándo va a salir si es que sale y yo le oí algún que otro taco que aquí no escribo. Pasó el día de ayer y hoy le vi reflexionando. No hacía más que farfullar mientras paseábamos . No hacía más que banderas, himnos, podemos, ciudadanos, pesoes, pepes, independentismo, plebiscitarias… Yo, empecé a dudar si don Nau estuviera en su sano juicio y enseguida cambiamos de tema y nos quedamos a ver la carrera de un caracol que apenas andaba. Estuvimos así unos minutos, yo lo hice adrede por si deliraba.

Lo tomé en serio. Indiqué al ‘reglador’ que por favor tardara varios días  con ese cacharro. Hablé con el Náufrago y le vi como si se hubiere iluminado  la baba del caracol y la solemnidad con que se despachaba. No sé porqué este nervioso tenía tanta prisa para todo. Me miró a mí,  dejamos al caracol y me dijo bajito:

-         Berta, he pensado un poco lo del caracol
-         ¿Tú un  ‘molusco gasterópodo’?
-         ¿Cómo sabes eso?
-         Te lo he visto,  estabas leyendo
-         Me persigues
-         Yo no te ‘persigo’ nunca , cada vez somos más UNO

Bueno, creo que es el momento de vivir  dos, uno: esa eres tú. Filósofa me pones Nau , pero nos entendemos. Esperaremos que el cacharro dure su  convalecencia   o más.

 Amén

No hay comentarios: