viernes, octubre 2

Diez años de naufragio ¿Cual de los DOS, es el UNO?



SIN MÁS PALABRAS 
Este es el Rincón de un Náufrago. Todos somos un poco náufragos. ¿Quién no se ha sentido alguna vez solo? Inmensamente solo. Incluso cuando aquellos que quieren querernos apenas son capaces de comprender nuestra soledad. Sentirse solo, aislado, no tiene forzosamente equivaler a sentirse triste. Se trata simplemente de una experiencia muy humana y hasta necesaria para saber quién somos.¿Cuántos náufragos hay que ni siquiera han tenido tiempo de darse cuenta de que lo son, porque hay demasiado ruido a su alrededor y no pueden escucharse ?

10 años: DOUCE , BERTA
y EL NÁUFRAGO

6 comentarios:

marian dijo...

(Y quienes buscan el ruido para no escucharse:)
Enhorabuena por esos diez (fructíferos) años.

Douce y el Náufrago dijo...

Hola Marian

Tienes razón: a menudo buscamos el ruido y no nos escuchamos para saber quiénes somos. Cuando vemos y escogemos lo que hemos visto o leído nos recuerdan lo que un día pensamos y sentimos.

Si esos cientos de 'momentos' que un día escogimos y sentimos , aún están vivos. Algunas veces, al volver te se han agrandado.

Douce y Berta lo saben muy bien.

(Gracias Marian, también hacen bien lo que llaman ‘comentario’)

Anónimo dijo...

Resulta complicado saber qué vio el artista, mientras dibujaba esa silueta, allá en la plâce du Tertre. Tal vez el modelo que posaba pacientemente tuviera alguna idea.
Sin embargo, se puede especular con mucha más probabilidad de acierto, observando la mirada de esos ojos, ese gesto en la boca, esa expresión entre ingenua, indecisa y esperanzada, que tal vez quisiera ser festiva. También en este caso será el modelo el que sepa lo que había en su interior.

Douce y el Náufrago dijo...

Seguramente aquella tarde en la Place del Tertre el artista se fijaba en las líneas que marcaban su frente, traducía el ojo, la línea de la nariz, su boca pequeña y barbilla redonda. Quizá era bastante para entender lo que creaba en su interior y poder describir aquella silueta.

Quizá aquella foto, tendría unos treinta años, más o menos. Eso de que hablabas: frente, ojos más bien aprendiendo parte de la vida, nariz , labios pequeños, barbilla…

Lo que pintó el autor probablemente no encontró lo que gravaba, era tan solo la parte de una ‘SILUETA’. Ese estudio interior debe un trabajo largo que aún no se acaba.

Gracias, también falta urdir en lo hondo

Campurriana Campu dijo...

Me ha encantado este recuerdo tan bonito. En cierto modo, formo parte de él, Nau. Y disculpa mi auto-invitación.
La soledad forma parte de la vida. Tendremos que aprender a gestionarla.
Un abrazo. Me ha gustado mucho el retrato y esas imágenes de Douce.

Douce y el Náufrago dijo...

Campu, te agradezco todo lo que dices. Esa Place du Terte que dibuja desde arriba de la ciudad y el sabor de la zona. Esa foto y esa 'silueta', que encontré en un cajón tenían ya muchos muchos años. Me detuve un rato. La cara había cambiado con el tiempo, pero quizá la viñeta seguía preguntando :¿Quién eras, quien eres?

Muchas gracias Campu