martes, abril 28

Funerales, Tangos, Desgobierno,

FUNERALES Y CULTOS

El funeral estuvo precedido por la polémica después de que el cardenal Luis Martínez Sistach alegara que la mayoría de las víctimas era católicas para negarse así a realizar una ceremonia interreligiosa como la que ofició el pasado 17 de abril el cardenal de Colonia, Rainer Woelki. De nada sirvieron las reuniones previas en las que el Gobierno central y la Generalitat solicitaron a Sistach abrir el funeral a otros cultos. La única concesión fue permitir que tres miembros de otras comunidades religiosas pronunciaran unos discursos tras la oración católica final y la bendición del arzobispo.

N.B.  (Señor Cardenal Sistach: ¿No eran muertos también? ¿O sólo van a los 'cielos' los llamados católicos en el funeral? 

EL TANGO DE WAMBA

"Javier Arenas dice que 2015 es el año en el que más cosas nos jugamos desde que murió Franco. «Los nuevos partido a veces son una sola persona y una televisión». Es verdad que los nuevos partidos ya son parte de la programación de la televisión del espectáculo. Pero, ¿qué nos jugamos? Esta España no es aquella que describen los escritores de hace un siglo como una anarquía de moscas y carabineros en un estado de consunción, al borde de la muerte. Ni Pablo Iglesias ni Albert Rivera son personajes del Tango de Wamba, el anarquista de ideas incendiarias que en el bautizo de un hijo natural en la iglesia de San Antonio cantaba:

«El día que yo gobierne/ 
si es que llego a gobernar/ 
lo menos 10.000 cabezas/ 
por el suelo rodarán». 
RAÚL DEL POZO
***

"DESGOBIERNO" 

Desgobierno es la palabra que mejor define el estado -y el Estado- de España en estos durísimos momentos. El país, que era nuestro país, produce la sensación de andar a la deriva. No es una cuestión de pesimismo, sino la sensación casi física de haber perdido el paso, el rumbo y la esperanza... Se impone, en esta situación de vacío, un inmediato cambio que nos dé la convicción de que no estamos solos y abandonados; la recuperación del rumbo que una mano, en la que se confía, señala y ordena, rige y conserva. No se trata de dirección política, de desacuerdo en las opiniones cotidianas, de problemas que el tiempo borrará o paliará al menos. Es esa íntima sensación de estar desgobernado que sufre todo el pueblo. No se trata ya de un conflicto de opiniones, más o menos personales, sobre la situación económica y política. 


Es la peligrosa certeza de haber perdido el rumbo y el gobierno, de estar desamparados o en manos en que no se confía..."
ANTONIO GALA
***

No hay comentarios: