sábado, abril 4

Cuando soñé esta noche...

SALAMANCA EN EL‭ ‬RECUERDO

Enhebrados al hilo del recuerdo‭
-paisaje,‭ ‬juventud,‭ ‬edad temprana-‭
hoy recorre silente mi‭  ‬memoria‭
DOUCE-BERTA
tus calles,‭ ‬tus jardines o tus plazas.

El sueño de DOUCE
Umbrías tardes de las Ursulas,‭
entre negrillos de orín y siesta,‭
por donde la sombra espectral‭
de D.‭ ‬Miguel su angustias devana...

Calle de la Compañía,‭ ‬de fríos‭
que se estrechan y adelgazan‭
un revuelo de haldas‭
se apresuran camino del rosario

Torres de la Clerecía,‭ ‬tridentinas‭
Torres,‭ ‬solemnes,‭ ‬pontificias-‭
bajo cuya inmensa mole‭
mi mundo infantil se desmorona.

Patio de Escuelas Menores‭
recoleto Fray Luis,‭ ‬filigrana‭
de reyes y rana.‭
Modernos cicerones de aceituna‭
y miseria,‭ ‬lazarillos modernos.

Rúa de mil idas y venidas,‭
rutina de estudiantes‭
a la sombra de viejas catedrales:‭
gallos y torres agujerean‭
un cielo azul y ocre.

Y la gran Plaza que se abre‭
como enmarcando al sol...‭
Al pie,‭ ‬los soportales que cuadriculan‭
la rutina de mil horas,‭ ‬todas iguales
.‭
Hoy,‭ ‬silente,‭ ‬recorre mi recuerdo‭
tus jardines,‭ ‬tus torres o tus calles.
.............................

En las hondas tardes del otoño,‭
bajo una brisa quieta,‭ ‬veo el alto‭
soto de tus ocres torres‭
remansarse en la frescura del río.

Este Tormes que discurre impasible‭
desde Gredos al umbral de la Historia.‭
Viejo Tormes que ha visto‭
estudiantes,‭ ‬dueñas,‭ ‬canónigos,‭
jornaleros,‭ ‬rufianes,‭ ‬clérigos,‭
toreros,‭ ‬gañanes,‭ ‬beatas,‭
obispos,‭ ‬poetas,‭ ‬curas merinos‭
hacer y deshacer tu historia,‭
llenar de dogma el mundo,‭
quemar,‭ ‬canonizar,‭ ‬rezar‭ ‬,matar,‭
inquirir,‭ ‬anatematizar,‭ ‬regir,‭
enseñar,‭ ‬cantar,‭ ‬holgar,‭ ‬reir.

Flor del Zurguen,‭ ‬verraco ilustre,‭
Lazarillo de ciegos,‭ ‬Roma insigne,‭
ayuntamiento feliz de doctos y escolares,‭
cuna de Celestina y Lázaro de Tormes,‭
cátedra de Fray Luis y de Unamuno,‭
filigrana en plateresca piedra,‭
recia compañera de nobles animales

No pasea mi recuerdo por tu historia,‭
recorre más bien esa otra íntima‭
y personal peripecia que se esconde‭
en un pilón de agua al que cayó un día‭
su testaruda infancia tras un palo.

El peso de tu historia más bien me pesa,‭
prefiero la tibieza del aire o el color de tu piedra‭
o el rumor de tus rezos‭ ‬-beaterio imperturbable-.

Así recorre‭  ‬mi recuerdo‭
tus jardines,‭  ‬tus calles o tus plazas.


2 comentarios:

Campurriana Campu dijo...

¡Qué ganas de regresar!
Gracias por traerla cada vez que vas, Nau.

Un abrazo.
Mima a Salamanca. Ya sé que lo haces.

Douce y el Náufrago dijo...

Buenas noches, Campu

Salamanca está siempre abierta. Es cierto que "enhechiza la voluntad de volver a ella a todos los que de la apacibilidad de su vivienda han gustado" como dijo el Manco de Lepanto.

Vuelvo y la saboreo de vez en cuando para empaparme a trocitos, y no es porque haya nacido en ella, es porque tiene su embrujo, como la tienen otras.

Estoy allí algunos días y vuelvo cuando lo necesito.

Más que la mime, es ella, a quien voy que ne mime ella:-)

Que tus mares te abran el horizonte.

Cuídate... Recibe nuestro abrazo de Berta y de un Nau