sábado, junio 4

RECUERDOS DE AYER...

OURENSE

Hablar de una ciudad en la que apenas has estado unas horas, es como un chispazo interior, hechos de mil detalles. Eso, Douce, es lo que me ocurrió, cuando hacia las dos de la tarde de este martes del Entroido, que es como designan por esos lugares el Carnaval, llegué a Orense (Ourense, en lengua galaica). La mañana estaba más bien gris, y aún no había desaparecido la niebla persistente que me había acompañado todo el viaje,



PONTEVEDRA

Cuando don NAU llegó a Pontevedra, la ciudad del‭ ‬‘Puente viejo‭’‬ ‭(‬ ponte veteri‭)‬,‭ ‬porque también los romanos tenían sus manías a la hora de poner nombres a las ciudades,‭ ‬era la hora del mediodía.‭ ¿‬Qué le llevó allí,‭ ‬después de haber dejado atrás A Guarda y Baiona‭? ‬De nuevo los recuerdos.

El Loro Ravachol 

5 comentarios:

Campurriana Campu dijo...

Tengo que ver con calma eso del Loro Ravachol. Soy de tierras gallegas y no tengo ni idea aunque me suena algo de lejos, muy lejos...

Ourense es una ciudad pendiente. La conozco pero no la he recorrido como merece; con calma y con ganas de disfrutarla.

La zona de Pontevedra la conozco más. A Guarda y esos viñedos...los paisajes, la gastronomía... Baiona y su parador, el camino entre ambas... Oh! ¡Una delicia de rincones!

Hoy estoy de domingo vagonete.
:)

Douce y el Náufrago dijo...


Campu

Esto que te digo es de hace ocho años cuando di una vuelta por Galicia. Tengo todavía la historia de Ravachol

"Todo Pontevedra debe conocer su historia. Era el loro del famoso boticario Perfecto Feijoo, muy conocido en la ciudad. Ravachol le avisaba de cuándo la gente entraba en la botica, aprendía cosas graciosas de los clientes y otras, ya sabe, algo pícaras.

Sucedió que el loro murió el último día de Carnaval y en Pontevedra, se organizó todo un cortejo fúnebre al loro por toda la ciudad, para terminar siendo enterrado en una finca que el boticario tenía a las afueras de la ciudad. Desde entonces, el entierro de Ravachol, hace el oficio que hace la Sardina por otros lares, como señal que la juerga se ha acabado y vienen cuaresmales ayunos y penitencias. Este año la culpa de la muerte de Ravachol la ha tenido la Viagra. Sí, como lo oyen. No sé sabe si por negligencia médica o exceso del pájaro, tomóse el animal toda una caja de Viagra que dejó al ‘pájaro’ completamente tieso".

Me llamó la atención y me acordé de la "Boticia da Peregrina."

Eso es lo que recuerdo del Loro

Boas noites

Campurriana Campu dijo...

Interesante. Siempre me han gustado estas historias.
Gracias, Nau.

María dijo...

jaja imperdonable haberme perdido esto...

xD! ¿¿¿ donde he estado mirado yo en tu blog esta temporada???

Me asusté al ver esto pensé que habías estado por aquí recientemente ... si vienes y no me dices nada no te lo perdonaré ¡¡JAMÁS!! .. ;)

Más besos de mi parte y el loro... que no os olvida ;)

Douce y el Náufrago dijo...

María,

Aquel viaje había pasado entonces por Galicia hace ocho años en Carnaval .

Fue un viaje hermoso y comí con el loro Ravachol del famoso boticario Perfecto Feijoo, muy conocido en la ciudad.

Aún lo tengo dentro-

Curioso,