viernes, abril 30

“20 Orallos”

EN LOS COLORES DE LA NOCHE

Ayer, el Náufrago, visitó la exposición de un pintor, antiguo compañero de trabajo y amigo. En la visita, el autor tuvo la deferencia de acompañarle, recordaban otros tiempos mientras comentaban algunos cuadros y la adecuación de la sala. El Náufrago, sin ser experto en arte, siente cuando ‘algo’ le emociona por dentro, sin saber expresar exactamente las causas. El ‘Espacio Frailey Blanco’ que es el nombre donde se encuentra la Sala, parece al Náufrago el lugar ideal para repasar algunas de las obras de Roberto ORALLO en su larga carrera artística y pedagógica de decenas de años. El título de la exposición: ‘En los colores de la noche resume la intención del artista. El catálogo, muestra la trayectoria vital y artística del pintor:

“El ser humano es su principal inspiración. La trayectoria de Roberto Orallo siempre ha ido reflejando esta concepción humanista y figurativa, ya sea en su vertiente más surrealista, cubista o expresionista. Su continua investigación de las corrientes pictóricas le ha llevado a crear un carácter propio reconocible en sus cuadros, un estilo “orellano” perceptible a lo largo de sus cuarenta años de evolución artística.”

Las 'vidas' de los gatos

PRIMEROS AUXILIOS

A esta isla llegan, cada vez más, imágenes como éstas y los habitantes lo agradecemos. Mi papá, el Náufrago, cada día repite más aquello de que "cuanto más conoce a los hombres (doña Bibiana, se refiere al género común, que hasta que llegó usted y sus amigos, todos entendíamos referente a ambos sexos), más ama a los animales" (también de ambos sexos y de todas las especies).

Hoy ha vuelto a emocionarse. Le bastan gestos tan hermosos como éste. Sucedió, al parecer en Turquía, un gato callejero intentando 'reanimar' a un semejante, pero esto lo haría también un gato afgano, persa, judío o palestino con sus semejantes, aunque fueran de 'ideas' o 'religiones' diferentes. Afortunadamente, los animales no tienen 'religiones', ni 'ideas'. Mi papá no pretende aleccionar a nadie, ni siquiera se lo mostraría a esos que entran en el metro y se ponen a dar patadas a alguien que está tranquilamente sentado en su asiento, simplemente porque le cae mal, o , más bien, porque no se aguanta a sí mismo.

Me pide que me calle y que vea con él, una vez más, a este gato, que sin haber asistido a ningún cursillo de primeros auxilios, pone todos sus 'conocimiento en marcha, para reanimar a su amigo o al menos para decirle : "Estoy aquí contigo, quiero que al menos sepas que te quiero y deseo que vivas"


jueves, abril 29

Lecciones de mujer

NUESTRA EDAD ES NUESTRO ENTUSIASMO

Esta mujer admirable, de nombre Rita Levi-Montalcini nació en Turín, el 22 de abril de 1909, acaba de cumplir 101 años. Hija de una familia de origen sefardí, fue junto a su hermana gemela Paola la más joven de los cuatro hermanos. Sus padres fueron, Adamo Levi, ingeniero , matemático, y Adela Montalcini, pintora de talento, descrita por su hija como “un ser humano exquisito” .

La entrevista que hoy nos ha llegado a la isla fue realizada en diciembre de 2005, cuando aún le faltaban cuatro para cumplir sus 100 años. Sus respuestas son toda una lección, de la que el Náufrago ha anotado algunas frases.

REFLEXIONES:
  • ¡La jubilación está destruyendo cerebros! Mucha gente se jubila, y se abandona... Y eso mata su cerebro.

  • Mi cerebro pronto tendrá un siglo..., pero no conoce la senilidad. El cuerpo se me arruga, es inevitable, ¡pero no el cerebro!

  • Mantén tu cerebro ilusionado, activo, hazlo funcionar y nunca se degenerará.

  • La clave es mantener curiosidades, empeños, tener pasiones

  • Sí. Pero es que yo no tenía una infancia feliz: me sentía patito feo, tonta y poca cosa.... Deseé ayudar a los que sufren, ¡ése era mi gran sueño...!

  • Todo mejorará si acaba la opresión de la mujer en esos países islamistas...!

  • La religión margina a la mujer frente al hombre, la aparta del desarrollo cognitivo.

  • Sólo en las funciones cerebrales relacionadas con las emociones, vinculadas al sistema endocrino. Pero en cuanto a las funciones cognitivas, no hay diferencia alguna.

  • Durante el fascismo, Mussolini quiso imitar a Hitler en la persecución de judíos... y tuve que ocultarme por un tiempo. Pero no dejé de investigar : monté mi laboratorio en mi dormitorio... y descubrí la apoptosis, que es la muerte programada de las células!

  • Pueden prohibírtelo todo, ¡pero no que pienses!

  • Hitler y Mussolini supieron hablar a las masas, en las que siempre predomina el cerebro emocional sobre el neocortical, el intelectual. ¡Manejaron emociones, no razones.

  • La razón es hija de la imperfección. En los invertebrados todo está programado: son perfectos. ¡Nosotros, no! Y, al ser imperfectos, hemos recurrido a la razón, a los valores éticos: ¡discernir entre el bien y el mal es el más alto grado de la evolución darwiniana!

  • Mi deseo es que un día logremos utilizar al máximo la capacidad cognitiva de nuestros cerebros. - Aún sigo consciente de mis limitaciones!

  • La muerte no nos golpea a nosotros sino a nuestro cuerpo, y los mensajes que uno deja persisten. Cuando muera, solo morirá mi pequeñísimo cuerpo.

El día del animal


Pinchen en la imagen

Pues miren ustedes yo, como perrita, también barro para casa cuando encuentro la oportunidad. Hoy, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, según me han dicho, yo me he servido de una página que se titula: “29 DE ABRIL, DÍA DEL ANIMAL", para hablar de lo mío. Mejor, de lo ‘nuestro’. Al menos así lo celebran en Argentina este día y yo me he apuntado. Quiero a mi papá, quiero a la familia donde vivo y quiero a todos los que me quieren y no me hacen ‘humanerías’.

Sólo quería recordar a los humanos, a los desmemoriados o a los que nunca lo supieron, que nosotros, los ‘animales’, colaboramos y compartimos con ellos su vida y este maravilloso planeta. Sin caballos, sin vacas, sin pájaros, sin peces, sin monos, sin perros, sin aves, sin insectos… y otros bichitos, la vida, su vida, estaría incompleta y sería muy aburrida. Si nos pusieron el nombre de ‘animales’, es porque ‘animamos’ la vida. Sin nosotros, ¿cómo se las apañaría el hombre para trabajar, para disfrutar, para vivir, para aprender a querer…?

Miren, no voy a aburrirles, sólo les pido que piensen un poquito en nosotros, que aprendan a respetarnos, a no maltratarnos, a considerarnos como algo vivo, que siente, que sabe amar, que no desea ningún mal para el hombre. Todos, incluso eso que ustedes llaman ‘salvajes’, cumplen su función en la vida. Piénselo, aunque sea un momento. Con eso, me contentaría. Hoy, con mi papá, celebraremos este ‘Día del Animal’, aunque no estemos en Argentina. Les invito a que se sumen a la celebración. Si tienen en casa, un gato, un perro, un pájaro, o cualquier otro amigo de ésos, mímenlo y si no lo tienen, fíjense en un mirlo, una gaviota, un gato o cualquier perro que deambule por la calle, y sonrían. Se lo pide,
DOUCE



Callejero
(Alberto Cortez)

Era callejero por derecho propio,
su filosofía de la libertad
fue ganar la suya sin atar a otros
y sobre los otros no pasar jamás.

Aunque fue de todos nunca tuvo un dueño
que condicionara su razón de ser,
libre como el viento era nuestro perro,
nuestro y de la calle que lo vio nacer.

Era un callejero con el sol a cuestas,
fiel a su destino y a su parecer,
sin tener horario para hacer la siesta
y rendirle cuentas al amanecer.

Era nuestro perro y era la ternura
que nos hace falta cada día más,
era una metáfora de la aventura
que en el diccionario no se puede hallar.

Era nuestro perro porque lo que amamos
lo consideramos nuestra propiedad
y era de los niños y del viejo Pablo
a quien rescataba de su soledad.

Era un callejero y era el personaje
de la puerta abierta en cualquier hogar,
era en nuestro barrio como del paisaje,
el sereno, el cura y todos los demás.

Era el callejero de las cosas bellas
y se fue con ellas cuando se marchó,
se bebió de golpe todas las estrellas,
se quedó dormido y ya no despertó.

Nos dejó el espacio como testamento,
lleno de nostalgia, lleno de emoción,
vaga su recuerdo por mis sentimientos
para derramarlos en esta canción.

martes, abril 27

Consejos saludables

LA TENSIÓN ARTERIAL Y EL SEXO

El Náufrago ha adquirido tal ‘relevancia’, que todas la mañanas, como cualquier Presidente, Ministro, Ejecutivo, Consejero, Jefe de Sección y demás personal soi disant ‘importante’, recibe, antes de desayuno, una ‘sinopsis’ de las noticias más importantes, tanto nacionales, como internacionales. Esta mañana, leyó el sumario y se hizo una idea de las muchas cosas que no le convenía leer. Últimamente, trata de controlar su tensión arterial, procura no enfadarse, se toma la vida menos en serio, no concede importancia a tantas cosas llamadas ‘importantes’ y busca, junto a Douce, paz, sosiego y buen humor.

De todo el menú informativo de esta mañana, pasó por alto la ‘Crisis institucional’, los ‘tiroteos en Salamanca’, los 'preparativos del Primero de Mayo’, las ‘obras en el Valle de los Caídos’, la ‘apuesta griega’, al ‘ New York Times’, ‘Les Echos’, el ‘Handsblatt’, con Doña Merkel irritando a los mercados, el 'Frankfurter Allgemeine', ‘Le Monde’ con los “ Los tractores vuelven a entrar en París" y ‘menudencias’ varias.

Sólo seleccionó una noticia porque la creyó conveniente a su salud e importante para su tensión arterial. La noticia tenía fecha del 26/04/2010, a las 17:49 horas y el titular proveniente de Río de Janeiro rezaba así: “El Gobierno de Lula recomienda 'practicar sexo cinco veces al día' contra la hipertensión”. El corresponsal lo desarrollaba de esta forma:

“Contra la hipertensión, sexo desenfrenado. Es el consejo del Gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva frente al avance de las dolencias cardiovasculares, que en los últimos tres años incrementaron su impacto hasta afectar a uno de cada cuatro brasileños.

"Además de comer cinco piezas de fruta al día, os propongo que también hagáis sexo cinco veces al día", bromeó el ministro de Sanidad, José Gomes Temporão, al presentar este lunes los últimos datos oficiales. "Bailad, practicad sexo, mantened el peso, cambiad los patrones alimenticios, haced actividades físicas y, sobre todo, medid vuestra presión arterial regularmente", recomendó.”

Cuando terminó de leer la noticia, dijo para sí: “He aquí un Ministro de Sanidad que vela verdaderamente por la salud por sus ‘ad-ministrados’, y no como otras, tratando de hacer guetos para que los fumadores echen humo”. Los consejos de ‘O muito honorable senhor Gomes Temporão’, parecen mucho más efectivos y perfectamente saludables. El único problema que se plantea es encontrar ‘tiempo’ y algo más, es cuestión de intentarlo.

Perrerías '-)

VAMOS A LA PLAYA, CALIENTA EL SOL...

Hoy es un día muy especial para mí, desde que el Náufrago me contrató como becaria en esta isla, les aseguro que es la entrada más relajante, más instructiva y más hermosa de cuantas han aparecido en esta bitácora, al menos por lo que a mí se refiere.

He disfrutado muchísimo viendo a mis amigos húngaros gozar de un día en la playa, sin gente alrededor, sin multas municipales, sin prohibiciones. A sus anchas. Ya va siendo hora de que los humanos comprendan que somos ciudadanos, que pagamos nuestros impuestos y merecemos playas caninas , si es que molestamos. Miren, admiren y únanse a nuestra campaña:

"PLAYAS PARA PERROS, ¡YA!"

DOUCE


lunes, abril 26

La eterna melopea

BANDERAS Y PANCARTAS

Les juro por Abraracourcix, Obélix, Panoramix, Astérix, y demás galos, que al Náufrago de esta isla no le gusta nada, pero nada, nada, hacer comentarios sobre la deriva política de este país, o lo que sea. Está la mar de tranquilo haciendo de Robinson en su isla, sentado debajo de una palmera o de un cocotero, con Douce husmeando, y un libro del Petit Nicolas en la mano. No le apetece nada tener noticia de alguien que se llame Garzón, otro que se llame Zapatero, más las Cospedales , los Rajoy o los Blanco que se pasan la vida dándole a la sin hueso. Hace algún esfuerzo, para que las olas no lleven hasta su playa, botellas (sin Anas) con noticias de manifestaciones de ‘éxito’, de montañas nevadas y banderas al viento, pancartas con “Juzgad a los fachas, no al Demócrata” o “Garzón, masón, vete a prisión”. ¡Qué aburrido, cansino, repetido, triste, desalentador, suenan otra vez los mismos gritos!

¿Pero es que no hay otros problemas, y muy serios, en esa dichosa península, para que retrocedamos no sé cuántos años? ¿Do están los millones de parados, do los comercios cerrados, do los arcas vacías, do las sentencias manoseadas durante años, do los que se escapan de rositas, do los que comen en las ‘cocinas domésticas… do el re, mi, fa, sol de esta canción de nación que suena tan rayada?

Y de repente, como si surgiera de un sueño remoto, de una pesadilla, ver caras que ya daba por desaparecidas, voces oscuras, escapadas de ultratumba: "la calle está menos dividida que los políticos, que la prensa, los medios de comunicación" (un tal Santiago Carrillo, dixit). Es como si de pronto el túnel del tiempo nos hubiera abducido y regresáramos a nuestra ‘pre-historia’. De verdad, este fin de semana, el Náufrago creía haber retrocedido más de cuarenta años.

Con esta náusea dentro, el Náufrago puede prometer y promete, que dejará pasar bastante tiempo antes de que en esta isla se hable de una melopea tan triste. ¡Si es que envejece uno varios años de golpe! Que nada ni nadie, nos estropee la Prima Vera

La feria de los inventos

DE CÓMO CADA CUAL HABLA DE LA FERIA, SEGÚN LE FUE EN ELLA

HABLA DOUCE:

Heme aquí de nuevo, sirviendo de cortafuegos o apaga fuegos. Pueden elegir. Cuando el Náufrago, se cansa de meterse en camisas de once varas (una vara = 33 pulgadas, o sea, 0,84 metros, que me lo he estudiado), entonces me pide a mí que le eche una mano. Sólo se acuerda de Santa Bárbara (o sea, de menda) cuando hay tormenta. Hoy me ha encargado que para olvidarse del pandemónium de la política, escriba algo más suave.

Para ‘suavidades’ estoy yo. Quiere que les cuente la faena que me jugó el sábado pasado por la mañana. Me dijo: “Douce, prepárate. Hoy toca un paseo de rechupete. Vamos a la playa, calienta el sol”. Escogí el collar sencillo, en lugar del arnés, para ir más ligerita y subimos al coche. Yo relamiéndome, soñando en la arena, en el agua, en los revolcones, en los amigos… ¡Sí, sí! Donde dije ‘digo’, digo ‘diego’. Pasamos por delante de una plaza, vio a gente arremolinada, niños, papás, abuelos, tías, primos y demás familia, en torno a no sé qué.

Resultado: dejó al coche en el parking más cercano, ató la correa a mi collar y salimos a la dichosa plaza. Aquello estaba 'atiborrao' de gente menuda, de papás, mamás y abuelos…Unos señores vestidos un poco raros, habían instalado una especie de cubos con un montón de aparatos del año catapún. Allí veías niños, jugando con aros, hablando uno por un tubo y otra escuchando por algo con forma de embudo, a través de una especie de cuerda que unía a los dos. Había otros chismes por los que se hablaba sin palabras, dando golpecitos en un extraño artilugio. Decían que hablaban en Morse, o sea casi como hablo yo con mis amigos, sin palabras. No les cuento toda la serie de cachivaches porque eran muchos.

Maldita la gracia que me hacía a mí pasearme por entre las piernas de aquella chavalería. Mi papá tirando de la correa porque quería sacar una foto y otra , yo tirando en dirección contraria , hacía unos jardincitos que eran gloria pura verlos, como diciendo: “Ven, Douce, huele…” Hummmm… ¡y cómo olían los malditos! En este forcejeo, de tú ‘pacá’, yo ‘pallá’, como no tenía el collar muy apretado, sacaba la cabeza, me iba a la hierba y dejaba a mi papá con la correa, el collar y la dichosa cámara en las manos. Menuda juerga me pasaba yo, porque mi papá estaba tan ensimismado en las dichosas fotos, que no se daba cuenta que yo andaba ya retozando en el verde, mientras él se quedaba como un panolis con collar y cuerda. Dos veces le hice la misma jugada. A la tercera, ya apretó el collar dos agujeros más, con lo cual ya no podía pasar mi cabecita.

Se me hizo larguísimo ese capricho de este Náufrago. Menos mal, que después de mirado y remirado, la 'Feria de los inventos¡, que así se llamaba el evento, pudimos dar un paseo por las jardines sin tanto tira y afloja. Y esta es la historia. Espero que nos deje un poco en paz con lo del 34 y Alfonso XIII, la paloma y el ‘franquismo’. ¡Bufffff…! ¡Qué respiro, oye! ¿Cuándo demonios, van a dejar de entonar la eterna canción? Ya han salido las banderas a la calle. Y a mí, ¡qué coño me importa! Verde, que te quiero verde…

- Para saber más sobre "La feria de los inventos"

domingo, abril 25

Alfonso XIII y la paloma

¿SE EQUIVOCÓ LA PALOMA?

Perdonen. Este blog, por si no lo saben es, en parte, el ‘exutorio’ del Náufrago. Palabro de origen latino: ' exūtum, supino de exuĕre, separar, extraer'. Al parecer hoy toca ‘exuĕrarse’.

Hace un par de días, sin saber muy bien por qué, vio una escultura de Alfonso XIII, rey muy veraneado por aquí, en tiempos ya pasados. El busto se encuentra –todavía- (¡) ,delante del edificio de Correos de la ciudad, data de 1915, y está esperando que alguien demande su envío a las mazmorras municipales. Al Náufrago le llamó la atención, al ver una paloma , seguramente republicana, cagándose (sic) encima de la cabeza del monarca ‘franquista’, si hacemos caso , al diputado ‘verde’ Joan Herrera. Lean si no, una vez más, a don Arturo Pérez-Reverte en su ‘Patente de corso” (XLSemanal 25 de ABRIL- 1 DE MAYO 2010):

  • ALFONSO XIII, es franquista
“Hoy me relamo con otra perla parlamentaria, y no me resisto a compartirla con ustedes. Especialmente porque, si no me equivoco, pasó casi inadvertida en la prensa: media tímida columnita en un rincón, y poco aire de la clase política. Entre bomberos, supongo que se dijeron, no vamos a pisarnos la manguera. La soltó un pavo llamado Joan Herrera, diputado de Iniciativa por Cataluña Verde, me parece que es, pero podía haberla facturado cualquier otro individuo de los que frecuentan el garito. O buena parte de ellos. De esos a los que alguna vez encuentro en la rotonda o los restaurantes del Palace –yo pago allí con mi dinero, y ellos también pagan con el mío y con el de ustedes–, y me veo obligado a oír sus conversaciones telefónicas o de viva voz. Como ya apunté en esta página alguna vez, España debe de ser el único país de Europa, o de por ahí cerca, donde para sentarse en las Cortes no hace falta tener ni el bachillerato.

En pregunta parlamentaria, hace un par de semanas, ese tal Herrera inquirió, muy serio, si bajo los supuestos de la ley de Memoria Histórica de 2007, que impone la retirada de objetos, monumentos o menciones conmemorativas que exalten la sublevación militar de 1936, el Gobierno tiene previsto cambiar el nombre de la Base Alfonso XIII de Melilla: que a su juicio, y de acuerdo con la citada ley, «supone una exaltación franquista». Respondió el Gobierno que, aunque se han tomado muchas medidas acordes con lo establecido en esa ley, la figura de Alfonso XIII no está incluida en ella, puesto que el abuelo del actual monarca dejó de reinar en España con la proclamación de la II República, que fue anterior a la Guerra Civil y a la dictadura del general Franco. Lo que, dicho en bonito, venía a significar que el diputado Herrera se había tirado un planchazo de órdago, mezclando dictaduras –la de Primo de Rivera sí fue bajo Alfonso XIII– y liándose más que el tobillo de un romano.

No vayan a creer ustedes que Herrera, azote implacable –y verde– de dictadores y dictaduras, pidió disculpas por meter la gamba hasta la ingle, o en sincero auto de fe salió al día siguiente en el telediario admitiendo: soy un indocumentado y un cantamañanas. Nada de eso. Se dio por satisfecho, y con la solemne impavidez del tonto, supongo, miró al soslayo, fuese al bar y no hubo nada. Quede claro de todas formas, diría su gesto seguro y la sonrisilla satisfecha, que aquí mis votantes y yo no dejaremos pasar ni una. Faltaría más. A esa puta y facha España."

Arturo PÉREZ-REVERTE

VER texto

Lo que va de 1934 a 2010

LA NORIA NACIONAL

Durante unos días
, el Náufrago ha dado un repaso a la hemeroteca, revisando nuestra ‘Historia’ desde 1900 hasta 1939, por pura curiosidad y algo más. Ayer, en la prensa digital leyó este titular: “Lo que va de hoy a 1934” ( Vidas paralelas). Le interesó doblemente, tanto por el título, como por quien lo firmaba. Esto es lo que leyó:
  • Lo que va de hoy a 1934,
Aunque afortunadamente la situación de España es hoy bien distinta de la de 1934, existe un sugerente paralelismo entre la crisis institucional provocada por la negativa de José Montilla a aceptar un fallo contrario al Estatuto y los sucesos que llevaron a la proclamación del Estado Catalán en plena República.

El detonante de la ruptura de la legalidad en 1934 fue la aprobación por el Parlamento catalán de la Ley de Contratos de Cultivo. La norma garantizaba a los 'rabassaires' el cultivo de las tierras durante un mínimo de seis años y la posibilidad de comprar las parcelas tras explotarlas durante 18 años.

El Tribunal de Garantías Constitucionales falló en junio de 1934 que la ley era inconstitucional, dado que el Parlamento catalán carecía de competencias para regular la propiedad de la tierra.

En un clima de insurrección y de confrontación social, Lluís Companys, líder de ERC y presidente de la Generalitat, proclama el 6 de octubre de 1934 el Estado Catalán dentro de la República Federal Española. Desde el balcón de la institución, Companys justifica el golpe por la necesidad de frenar «el fascismo» y asume todas las competencias del Gobierno central.

El general Batet se niega a acatar sus órdenes y manda a las tropas dirigirse contra los rebeldes, que se han hecho fuertes en la Generalitat y varios edificios anexos. Sin apenas resistencia y en unas pocas horas, los 'escamots' de Dencas se rinden. Companys, Tarradellas y otros dirigentes de ERC son hechos prisioneros y confinados en un buque de guerra.

Al igual que entonces, Montilla se niega a acatar hoy un fallo adverso del Constitucional, está intentando formar un frente de rechazo con los partidos nacionalistas y amaga con una ruptura de la disciplina por parte de los diputados del PSC en Madrid.

¿Puede acabar el motín que lidera Montilla en una ruptura con la legalidad constitucional o, al menos, agudizar la crisis en las relaciones entre Cataluña y España? ¿Está dispuesto el cordobés Montilla a convertirse en el radical Companys?

La historia nunca se repite y, si lo hace, es en clave de farsa. Todo indica que estamos ante un farol de Montilla, que busca recuperar la credibilidad perdida por su desastrosa gestión. Nada mejor para ello que un enemigo exterior, una amenaza imaginaria que movilice al electorado.

Creo que su estrategia está condenada al fracaso, lo mismo que la de Companys, que no logró más que el apoyo de unos centenares de fanáticos. Companys cayó ante la indiferencia general y eso mismo le va a suceder a Montilla si persiste en su pulso contra las instituciones.

La Cataluña de 2010 no está para aventuras. A Maragall el Estatuto le costó el puesto. A Montilla le puede suceder lo mismo si trata de competir en nacionalismo con CiU o con sus socios de ERC, ya que siempre es preferible el original a la copia. Pero la sangre no llegará al río.
Pedro G. Cuartango

El texto es lo suficientemente claro. Analizarlo y sacar unas u otras consecuencias, requeriría mucho más espacio, y sobre todo ‘conocimientos y razones’. Las emociones o las ‘intuiciones’, no dejarían de ser más que eso: ‘emociones’, algo muy hispano, aquí y en Cataluña. El Náufrago no las va a exponer aquí. Pero no coincidiría en todo con las conclusiones de Pedro G.C. En algunas sí, no en el dictamen último: “La historia nunca se repite y, si lo hace, es en clave de farsa". Las 'farsas' también se estrenan.

Quizá no sea todavía la ‘hora’. Pero llegará. No hace falta tener dotes de profeta. No será el Náufrago quien lo lamente. Por lo menos sabremos de una vez quiénes somos. ¿O estamos condenados a ser eternos 'Sísifos'?

sábado, abril 24

Mi Gobierno me mima, yo me c.... en el Gobierno

LAS AYUDAS PASAN POR CAJA (El mudito)

Renta2010


En la facultad de Medicina, el profesor se dirige a un alumno y le pregunta:

- “¿Cuántos riñones tenemos?”
- “¡Cuatro!”, (responde el alumno.)
- “¿Cuatro?”, (replica el profesor, arrogante, de esos que sienten placer en pisotear los errores de los alumnos.)
- “Traiga un fardo de pasto, pues tenemos un asno en la sala”, (le ordena el profesor a su auxiliar.)
- “¡Y para mí un cafecito!”, (replicó el alumno al auxiliar del maestro.)
- El profesor se enojó y expulsó al alumno de la sala.
- El alumno era el humorista Aparício Torelly, conocido como el Barón de Itararé (1895-1971)
- Al salir de la sala, todavía el alumno tuvo la audacia de corregir al furioso maestro:
- “Usted me preguntó cuántos riñones ‘tenemos’.
- ‘Tenemos’ cuatro: dos míos y dos suyos.
- Porque ‘tenemos’ es una expresión usada para el plural. Que tenga un buen provecho y disfrute del pasto”.

La vida exige mucho más comprensión que conocimiento. A veces, las personas, por tener un poco más de conocimiento o ‘creer’ que lo tienen, se sienten con derecho de subestimar a los demás..

Platero , Bienvenida y ellos

DEJAD QUE LOS NIÑOS SE NOS ACERQUEN

Hoy voy a dejar al soseras de mi papá informándose sobre el ‘vorticismo’, una de esas cosas raras que está ahora descubriendo y yo les cuento la fiesta que celebraron Platero y Bienvenida con los niños de una guardería de Antequera. Desde El Refugio del Burrito, nos han enviado un vídeo donde se ve a Platero y a Bienvenida divirtiendo y enseñando a los niños cómo deben tratar a los animales.

La verdad es que estos dos asnos, maestros, están acostumbrados a verse rodeados de peques y ya nada les sorprende. Santa paciencia la que tienen. Al verlos dejándose cepillar, de ser acariciados, de ser llevados , ahora para aquí, ahora para allá, yo como perrita, me veo en su lugar y, aunque me gustan los pequeños, no aguantaría tal algarabía y saldría corriendo,'patas p’a que os quiero’.

No dejo de admirarlos, lo mismo que a sus cuidadores y a todos los que se ocupan de ellos porque es una preciosa labor la que hacen y las lecciones que dan a todos los que sepan apreciar su ‘trabajo’. Ayudan a niños y niñas que tienen problemas. Son burritos diplomados que tienen el título de ‘Asinoterapeuta’. Hay mucho ‘pisaverde’ por ahí que podrían aprender muchas cosas de ellos.

Véanlo si no en acción, y luego me dicen si no tengo razón.


viernes, abril 23

Día del Libro, libre.

EL DÍA QUE OLVIDÉ LOS TIRANTES

Aquí hay ‘Día’ para todo: el Día del Padre, de la Madre, del Orgullo Gay, de la Mujer trabajadora, del Hombre perezoso, del Maestro, de los Inocentes, de San Valentín, del Jubilado… (Bueno ése no sé si existe, porque no tiene demasiado rendimiento comercial) Total, que al calendario le faltan días. Hoy, al menos por estos pagos, es el Día del ‘Diez por ciento’, llamado también ‘Día del Libro’. De todos los que he citado es uno de los días que si me gusta celebrar. No está dedicado a ninguna persona o profesión, sino a algo que nos puede enriquecer, aunque a lo mejor haya gente que no haya abierto las páginas ni del Libro de Familia. Pero bueno, cada cual se alimenta de lo que quiere.

Hoy también, por estos pagos/debos, se homenajea a un escritor. El protocolo aconseja que se conceda el dicho galardón a autores del lugar y a los de allende del Océano donde se habla esta lengua, llamada castellano y a veces español. El que esto escribe, para vergüenza suya, no había leído nada del homenajeado y ha tenido que ponerse enseguida al día, nunca mejor dicho. Vergüenza es que uno sepa quién es el Cristiano Ronaldo, la Pantoja, la Aído, un tal Zapatero, otro tal Rajoy, hasta un tal Gürtel (bueno, estos deben ser varios…) y no sepa quién es José Emilio Pacheco. (Aquí, el Náufrago, se da golpes de pecho, y confiesa su ignorancia)

Pero para eso están estos ‘Días del Cervantes’. Además, con este libro que llaman ‘Internés’, en un periquete te pones al día y te das un barniz de cultura barata. En un santiamén te enteras de su vida, sus obras, sus idas y venidas, sus clases, sus direcciones editoriales, sus poemas, sus ensayos… Y descubres de paso a una persona cercana, tímida, que se olvida de ponerse los tirantes y se le caen los pantalones delante del Rey. Todo eso anima y acerca. De repente, además del autor, el profesor, el poeta, ves al ‘Hombre’ y le encuentras sencillo, asustado, con ataques de timidez, hablando de Cervantes.

Oyes cosas como éstas: “Soy brutísimo y torpísimo, ni siquiera podía subir al púlpito, y después leyendo, me sobrevino un ataque de timidez… una tarea diferente a la de hablar porque te estás tapando la cara… "Yo nunca había usado traje de pingüino, eso me parece bien porque es un recordatorio de que todos somos frágiles y que todos podemos pasar por el ridículo…” Cuando encuentras a un hombre así, te das cuenta que, aparte de los laureles literarios, se merece el Premio de Hombre.

Por eso el Náufrago ha dedicado unos momentos a leer varios de sus poemas y de ellos, ha escogido éstos. ¡Enhorabuena, señor galardonado! Por doble motivo, por escritor y por humano.

Foto: "El País"

Poemas

Cuando la Tierra se enfada

ENTRE NUBES Y CENIZAS

Mira, Douce. Hasta la isla han llegado estas fotos que tú has ordenado, como tú sabes hacerlo. Las fotos son magníficas. Allí estuvieron, en el lugar y en el momento adecuados, unos señores con unas magníficas cámaras para dejar constancia de esos momentos en que la Naturaleza se enfada, muestra todo su poder, y dice: “Aquí estoy yo” y hace una exhibición de su fuerza. Es como si de vez en cuando, quisiera demostrarnos, que toda nuestra técnica, todos nuestros sofisticados aparatos, nuestro orgullo de 'homo sapiens sapientisimus', a su lado, seguimos siendo unas minúsculas hormigas. Un zarpazo y ¡zas!, y se van al garete nuestros proyectos y todas nuestras previsiones. Basta que un simple volcán, que pernocta debajo de un glaciar se despierte de mal humor y arroje por su boca toda su rabia. Entonces, el cielo de una parte del planeta, se llene de cenizas, se nubla, y hombres y animales nos asustamos.

Y lo que más daño nos hace es que millones de viajeros no puedan volar, tengan que cambiar sus planes, estén desorientados. Los gobiernos, asesorados por los vulcanólogos o cómo se llamen, no saben qué hacer, qué medidas tomar, cuáles son las adecuadas. Nos duele porque tenemos que cambiar nuestros planes y empezamos a calcular el dinero que nos cuesta el enfado de un volcán despechado. Lo del dinero, sobre todo, nos fastidia mucho. Las compañías aéreas empiezan a calcular sus pérdidas, los viajeros, sin aviones, esperan, no saben qué hacer, a quién contarle su frustración. Barcos, autobuses, taxis, todos empiezan a movilizarse. Mientras, la Tierra se despereza de su siesta y sigue dando manotazos, sigue rugiendo, como si quisiera recordarnos: “Sin mí, no sois Nada”.

- Papá, detén un momento el carro ¿Quieres? Te he escuchado pacientemente, pero una vez más…¿No crees que te has pasado, agorero?”

- Quizá, Douce, pero es que estaba pensando lo pequeñitos que somos ante este Universo, del que sólo conocemos una diezmillonésima parte, calculando por lo bajo, y lo tontos que nos ponemos con nuestra presunta Ciencia.

- Bueno, si tú lo dices. Yo sólo he colocado estas fotos una detrás de otra. Ni siquiera andaba por allí, como esos caballos. Me he fijado en esas imágenes, he visto qué hermosa se pone la Tierra, incluso cuando se enfada. Tu rollo, en parte lo comprendo, pero tú a mí no me encargaste que me pusiera ‘metafísica’. Compréndelo, sólo soy una perrita. Me contento con vivir, con obedecer, a veces, y el resto hago lo que me place: '¿Me entiendessss?'

- Perfectamente, pero no me gusta que hagas de Belén Esteban, porque eso sí que es un tormento

jueves, abril 22

Releyendo a Platero

DOUCE Y YO

Mira, Douce, después de que tú compusieras esa presentación con las imágenes de Idígoras y Pachi y adjuntaras aquellos textos, cogí el viejo libro de Juan Ramón que andaba por las estanterías de eso que llamamos biblioteca. Fui leyendo capítulos al azar, porque entre otras virtudes de este libro: ternura, poesía, sencillez, humor, cercanía, olores, luz, nostalgias… permite abrirlo por cualquier página. Cada capítulo es una historia completa. El libro es una serie de ‘momentos’ y emociones yuxtapuestos.

Leí algunos y hasta pensé que me hubiera gustado escribir algo tan hermoso y que llevara este título: “Douce y yo”. En realidad ya tengo algunos capítulos. Lo que pasa es que los escribes tú y entonces tendría que titularse “El Náufrago y yo”.

Pero dejemos esos ‘gamusinos’ y vayamos al Capítulo CXXXVIII, que me afectó particularmente. Aunque parezca triste, está lleno de vida, a mi entender. Lee:


PLATERO, EN SU TIERRA

"Un momento, Platero, vengo a estar con tu muerte. No he vivido. Nada ha pasado. Estás vivo y yo contigo... Vengo solo. Ya los niños y las niñas son hombres y mujeres. La ruina acabó su obra sobre nosotros tres —ya tú sabes—, y sobre su desierto estamos en pie, dueños de la mejor riqueza: la de nuestro corazón.

¡Mi corazón! Ojalá el corazón les bastara a ellos dos como a mí me basta. Ojalá pensaran del mismo modo que yo pienso. Pero, no; mejor será que no piensen... Así no tendrán en su memoria la tristeza de mis maldades, de mis cinismos, de mis impertinencias.

¡Con qué alegría, qué bien te digo a ti estas cosas que nadie más que tú ha de saber!... Ordenaré mis actos para que el presente sea toda la vida y les parezca el recuerdo; para que el sereno porvenir les deje el pasado del tamaño de una violeta y de su color, tranquilo en la sombra, y de su olor suave.

Tú, Platero, estás solo en el pasado. Pero ¿qué más te da el pasado a ti, que vives en lo eterno, que, como yo aquí, tienes en tu mano, grana como el corazón de Dios perenne, el sol de cada aurora?

Moguer. 1916

miércoles, abril 21

Los burritos celebran el "Día del Libro"

PLATERO Y YO

Ayer llegó a esta isla este mensaje desde Fuente de Piedra (Málaga). Los burritos de "El Refugio" van a celebrar el Día del Libro. A mí, como perrita, me parece una iniciativa muy oportuna, porque los burros enseñan muchísimas cosas a los niños. Al mismo tiempo, es una reivindicación de su ‘sabiduría’. No sé a qué pedagogo de tres cuartos, se le ocurrió aquella ‘luminosa’ idea de castigar a los niños que no se sabían la lección adosándoles una orejas de burrito. Los burros deberían devolverle la moneda al 'listo' y utilizar orejas de pedagogo para señalar a los que no saben pedagogía. Pero olvidemos esas ‘ocurrencias humanas’, y hablemos de la fiesta. Esto es lo que nos anunciaban desde el Refugio:

"El próximo 23 de Abril, El Refugio del Burrito y los renombrados dibujantes Idígoras y Pachi celebrarán el Día del Libro en Antequera, homenajeando al mundialmente famoso "Platero y Yo".

El Refugio del Burrito, una Asociación Sin Ánimo de Lucro registrada en España y dedicada a la protección de burros y mulos, celebrará el Día del Libro con su visita anual a la Guardería San Francisco, sita en el centro de Antequera.

Cada año, los niños que asisten a esta guardería tienen una oportunidad fantástica para conocer a algunos de los burritos, entre ellos a Platero, a las puertas de la misma. Esta vez, conocerán también a Idígoras y Pachi, los geniales ilustradores que han sabido plasmar en unos dibujos encantadores las bellas palabras del clásico de Juan Ramón Jiménez, "Platero y Yo". (sigue)

Desde la isla, yo, Douce, he querido hacerme y hacerles este regalo. Supongo que Idígoras y Pachi estarán muy contentos de mostrar sus estupendos dibujos. También pueden verlos AQUÍ

martes, abril 20

La vuelta al cole del Náufrago

CÓMO HACER UN CUBO

¿ Quién dijo: “Nunca más volveré a pisar un aula…”? Si es que alguien lo dijo. La vida del Náufrago ha sido un Aula. Primero como párvulo, más tarde como adolescente y algo más mayor. De los pupitres se subió a la tarima, hasta que la dichosa ‘igualdad’ las suprimió. No es que eso le rebajara, ni le importara un carajo. Nunca dio sus clases sentado, sino peripatéticamente, paseando. Un buen día, los júbilos le invitaron a la ‘pasividad’ y él se negó a estar pasivo, De nuevo volvió a dar clase y de nuevo volvió a acudir a esas que llaman “Aulas de la tercera edad”. Como si en nuestra vida sólo hubiera tres edades’, cuando los gatos alcanzan siete vidas.

Nunca hagan caso a las etiquetas de los interesados que todo quieren empaquetarlo, clasificarlo, matarlo. Hay tantas ‘edades’ cuantas uno quiera. Si le peta, ¿por qué no se puede volver de nuevo a la infancia?

Total, que el Náufrago ha vuelto a las aulas para seguir aprendiendo. Es bueno alternar los puestos. Como alumno aprendes de tus nuevos maestros, comprendes que hasta que no te ejercitas no has aprendido de verdad la lección. Te das cuenta que para aprender hay que equivocarse muchas veces. Que es estupendo cometer errores, porque sin ellos, no serías capaz de aprenderlo o, mejor, aprehenderlo y hacerlo tuyo, incorporarlo al saco de tus saberes, de tus haberes.

Eso le ha ocurrido hoy al náufrago. Ha necesitado una hora para aprender esto que ahora muestra. Y está seguro, que el próximo día, cuando vuelva a clase, se le habrán olvidado detalles. Deberá preguntar a su ‘maestro’ y aprenderá a pedir y agradecer al que le da.

Sólo le ha faltado una cosa al volver a casa. Se puso a hacer sus deberes, tardó algo en hacerlos, porque se equivocaba. Al final, le salió, no perfecto, pero le salió. Sólo le faltó un papá o una mamá que le dijera: "¡Pero qué hijo, más espabilao tengo!". Pero no importa, se lo dijo él a sí mismo y respiró contento.

lunes, abril 19

Le Dernier Cri ( el último grito)

MIREN, OIGAN, ELIJAN

Me complace anunciar a los millares de visitantes de esta isla una estupenda noticia llamada a revolucionar este mundo nuestro que da tantos bandazos. El 'nuevo' descubrimiento, perdóneseme la tautología, porque si es ‘descubrimiento’, debe de ser nuevo. En caso contrario, sería algo que estaba aún ‘cubierto’ por la ignorancia. Sea como fuere, el invento está llamado a ilustrar al personal, a abrir el espectro de sus conocimientos, procurarle sabiduría y gozos varios, enriquecerle, colmarle de felicidad y mil otras menudencias que le harán sentirse hombres y mujeres.

Como veo que esperan inquietos y nerviosos que a la tal ‘revelación’ le sea quitado el velo que aún pudiera cubrirla, he aquí la maravilla de las maravillas, la que terminará con su tristeza, la que elevará su ánimo, la que iluminará su mente, la que caldeará su corazón, la que llenará de felicidad su ‘fuero’ interno, aunque no entiendo muy bien que si está ‘fuera’, al mismo tiempo sea ‘interno’… Pero incongruencias como ésas, dejarán de existir en cuanto descubran, al deseado, al grandioso, al estupefacto, al ‘novamás’ de cuantos hallazgos haya dado a luz el ingenio humano.

Vean, vean. Escuchen, escuchen. Pásmense, pásmenme. Lean , vean…


Se hace camino al andar

LA RUTA DEL NORTE
Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
A. Machado

Con la llegada de la primavera, el suelo de los jardines de Pereda se han llenado de flechas de colores que marcan el destino de los peregrinos que caminan hacia Santiago de Compostela, siguiendo la ruta de la Costa, la ruta del Norte. También indican los caminos que llevan a Santo Toribio, en la Liébana. Una serie de maquetas de iglesias, colegiatas, catedrales, monasterios, reproducen los distintos puntos de destino de los peregrinos. Una excelente idea para poder admirar algunas muestras del arte religioso regional. Las reproducciones abren las ganas de volver a visitarlas y disfrutar de ese sosiego que se siente dentro de estos recintos, cuando uno va en busca de paz. En sus paredes siguen resonando mil cantos y plegarias. Por dentro y por fuera hablan de tiempo, de llantos, de alegría, de duelos, de recogimiento y guardan celosas mil secretos.

El recoger estas fotos ha hecho que el Náufrago haya ‘caminado’ y haya sentido la tentación de echarse a andar, aunque ahora no sería el momento más adecuado. De todos modos, esta peregrinación virtual, este recordar nombres, ‘visitar’ sitios con encanto, le han despertado el ansia de seguir caminando. Ahora ya no caminamos, no vamos de un sitio a otro andando, pisando un terreno que no sea de asfalto. Caminos con árboles, con hierbas, con algún charco, un ritmo que permita ver y oler el paisaje. Ya no caminamos, nos llevan esos cacharros con ruedas, que van siempre deprisa, sin tiempo para que los ojos descansen, y los pulmones se inunden de aire, o que el agua nos empape. Ya no caminamos, viajamos; nos llevan, no nos ‘llevamos’, no volamos, ‘nos vuelan’, si no hay algún volcán cabreado. Siempre con prisas, hemos perdido el gusto de ganar el tiempo andando. Se nos ha olvidado que no hay camino, que hacemos camino al patear, con bordón o sin bordón, pero pisando la tierra, deteniéndonos, charlando, descubriendo nuevos lugares y nuevas gentes.

Aprendimos a andar, a los once, doce, trece meses, sentimos la alegría de mantenernos erectos e ir de un sitio a otro como locos. Andábamos. Ahora se nos ha olvidado hasta saber andar. Simplemente nos ‘trasladamos’ de un sitio a otro, mirando el reloj, sin fijarnos en nada, ni en nadie.

domingo, abril 18

Gustave Caillebotte

APRENDIENDO A MIRAR UN CUADRO

G, Caillebote

Que haya que esperar a una cierta edad, que es una edad cierta, para aprender ciertas cosas, puede ser debido a dos causas. Cara A: que el personaje X, ha estado ocupado en otros quehaceres y tiene bastantes vacíos en lo que se arte en general; Cara B: también puede significar que a pesar de las ‘deficiencias’, ha reservado parte de su inquietud y curiosidad para seguir aprendiendo.

Punto segundo. Este enriquecimiento sin horizontes, puede ser alimentado desde varias fuentes: amigos que le abren caminos, lecturas varias, hallazgos inesperados, incluso la curiosidad o el mismo azar que le ofrece Internet.

Tercera observación: aunque tuviera alguna noción sobre determinadas corrientes artísticas, siempre hay tiempo para conocer algunos nombres y alguna obra de la que no había oído hablar ¿Qué ocurre entonces? Leer, ver, escuchar a otros que le abren los ojos y le enseñan a mirar.


Eso es lo que le ha ocurrido hoy al Náufrago, cuando ha descubierto un nombre que jamás había oído y ha conocido a un pintor. Un pintor impresionista, nacido en el seno de una familia acomodada, heredero de una gran fortuna que empleó en coleccionar pintura e impulsar el impresionismo. Él mismo, desde su status se unió al grupo con su sello particular.

Hoy, ojeando una revista, descubrió al artista, Gustave Caillebotte, vio una de sus obras “Les raboteurs de parquet” y una lección, “Cómo mirar un cuadro”. Una lección que quizá no aprendió en sus años de estudio, las olvidó o no le enseñaron a mirar. De todo puede haber un poco. Enseñar a mirar, aprender a ver, abrir los ojos del alma. Saber dónde se desarrolla la escena, ‘el juego de los límites’, qué quiere mostrar el artista, observar los personajes que allí aparecen, observar las relaciones que pueden guardar entre sí. ‘La ilusión del movimiento’, la posición de cada uno en el cuadro, el juego de la luz y los colores, el contraste de la materia del suelo y la pared, la convergencia de líneas. Hasta lo que indican los objetos más simples:
“Este pequeño bodegón compuesto por una botella de vino tinto, sin etiqueta (lo cual sugiere que es un vino casero), y un solo vaso, que parecen compartir los tres hombres, transmite complicidad y solidaridad entre ellos, todos de la misma clase trabajadora, y resalta el contraste entre la austeridad de ellos y el espacio que los rodea.”
Eso es aprender a mirar, eso es disfrutar aprendiendo, eso es aprender a ‘sentir un cuadro’

-------------------------------
Referencias:

Douce reflexiona y se queda dormida

¿LA PERRA VIDA, ES UNA VIDA PERRA?
By DOUCE

Yo quiero a mi papá porque a veces anda más perdido que una mona. Entonces yo me siento a su lado y le observo, pero sin que él se da cuenta. Hago como que estoy durmiendo, porque si no, empieza a hacerme preguntas triviales, de ésas que de puro simples son muy difíciles de contestar: ¿Qué te pasa? ¿Por qué me miras? ¿En qué piensas? Y cosas de ésas. Yo no tengo respuestas a ese tipo de preguntas, tengo hechos y no voy a ponerme a contarle mi vida así, en cinco minutos. Hoy, él estaba preparando un ‘trabajo’, para el que se está documentando. Tiene ya más o menos recogido el aspecto gráfico porque ahora le ha dado por la fotografía. A veces, las fotos, le salen regular. Hay otras que van teniendo algo de ‘forma’, pero está aún muy verde y se muere de envidia cuando ve ‘fotos’, ‘fotos’.

Bueno, a lo que íbamos. A veces, cuando ve que el ‘trabajo’ le va a llevar algo de tiempo, deja un poco de lado sus ‘prisas’ y hace una pausa. Lee, se pasea, me saca de paseo o simplemente filosofa sobre la vida. Hoy, yo miré de reojo y ví que estaba releyendo un libro donde había subrayado algo y lo repasaba, como si quisiera meditar sobre ello. Eran textos que yo no los entiendo, si no díganme a mí qué quiere decir esto:

“… Es bueno estar solo, pues la soledad es difícil. Que algo sea difícil ha de ser para nosotros una razón más de hacerlo” (¡Toma masoquismo!)

La naturaleza crece y se defiende según su índole propia y se convierte en un ser particular, intenta serlo a cualquier precio y contra toda oposición…” (¿Seré yo, como perrita, ‘naturaleza’?)

“Amar, sobre todo, no es nada que signifique evadirse de sí mismo, darse y unirse a otro, porque ¿qué sería la unión de unos seres aún turbios, incompletos, confusos?” (Y me pregunto yo, perrunamente: ¿Entonces cuántos ‘amores verdaderos’ hay, si hay tanto humano ‘incompleto’ que sólo sabe ‘apoyarse’ en otro 'incompleto'?

“La opinión colectiva ha sido crear refugios de todo tipo, porque, inclinada a tomar la vida amorosa como un placer, tenía que convertirla en algo fácil, barato, sin riesgos, seguro, como las diversiones públicas” (Decididamente, este señor Rilke o como se llame, y mi papá, están los dos de atar. Yo que veo al Gran Hermano y cosas de ésas, veo que esto de ‘amarse’, ‘morrearse’ y lo 'otro', es facilísimo)

Visto lo visto, mientras él seguía leyendo, yo me quedé dormida definitivamente. Es demasié. Yo soy mucho más facilona

sábado, abril 17

En 'La casa del Indiano'

DE LAS INDIAS HA VENIDO UN BARCO...

En el patear de la calle de esta mañana, el Náufrago desembarcó en el antiguo Mercado del Este, un edificio de principios del siglo XIX , transformado ahora en galería comercial. Según cuentan las crónicas municipales: “En 1839, ante la necesidad de ordenar y sanear los lugares de comercio de perecederos, se redacta un ambicioso plan municipal de mercados. El alcalde López Dóriga, encarga a don Antonio de Zabaleta el proyecto y la supervisión del citado plan”.

El Náufrago iba en busca de información a la Oficina de Turismo que allí tiene instalada el Gobierno regional, pero una vez más se sintió en un ámbito de sosiego y sabor propio. Hoy, el antiguo mercado, está lleno de pequeñas tiendas de arte, de vinos, de moda, de panaderías y otros locales. En el centro ocupa un lugar principal un bar, restaurante, cafetería, lugar ideal para tomar un buen vino y excelentes ‘tapas’ y raciones. El local, que ocupa una buena parte del ‘mercado’, tiene el nombre “La casa del Indiano”, y conserva el sabor de aquellos siglos en que los ‘indianos’, es decir los españoles emigraban a las ‘Indias’. De aquí partían centenares de emigrantes, a veces jóvenes entre 13 y 17 años y otros mayores, que embarcaban en el puerto para ir a ‘hacer las américas’ : Cuba, México, Argentina, Chile, Perú… eran los países más frecuentes como destino. Pero no es el momento de detenernos en esa interesantísima y aleccionadora historia con diferentes suertes para aquellos que se vieron obligados a dejar su tierra, para ganarse la vida.

Si al Náufrago le gusta este lugar es porque aún sigue oliendo a aventura, a Trasatlántica, a nostalgia y esperanzas, a veces fallidas. Siente un ambiente especial en que el vaso de vino o la caña tienen otro sabor añadido

Callejeros 2

ALICIA Y SUS CACHORROS
“…Cubría su cabeza con una visera gris, grandes gafas, barba blanca y una expresión desde la que hablaba el lenguaje de una vida de soledad. Llamarla 'vida' es casi una burla. Pero allí estaba él, viendo pasar a la gente. La mayoría no osaba mirar de frente, como si la soledad y el desarraigo fueran contagiosos.

Junto a él, tenía una bolsa, un carrito de la compra, una botella de agua, un cuenco con comida y un bebedero. En la mano, una cestita de mimbre donde había recogido algunas monedas que no pasaban de cinco euros. Delante de él una caja de cartón, servía de 'caseta' a una perrita negra, de pelo fino, y cinco cachorritos negros y pardos que apenas podían abrir sus ojos. La madre, un rostro muy vivo, a veces cubría a sus cachorros, otras se levantaba. Sus ubres estaban preparadas para amamantar a sus cinco crías…”

Eso escribía el Náufrago el seis de agosto del año ya pasado, en pleno verano. Hoy, en su paseo matinal, ha vuelto a pasar por delante del ‘domicilio callejero’ del señor de las gafas y de sus ‘perros’ Seguía en el lugar de siempre, con su semi sonrisa, pero ya no estaban los ‘perros’. Hoy estaban solos, el señor de la visera y su perra, Alicia. El Náufrago se acercó a él para preguntarle por la suerte de los cinco cachorros. Apenas le entendía, porque no habla nuestro idioma. Es rumano y es incapaz de expresarse en español, pero por sus meneos de cabeza adivinó que los hijos de Alicia, ya no estaban con él, con ellos. Allí seguía Alicia comiendo en su cuenco. Ya no estaba el cajón de cartón que servía de ‘casa’ a sus cachorros. Por lo demás, apenas nada ha cambiado. Ahí sigue su carrito de cuadros, su botellín de agua, su cuenco de comida, su cestillo de mimbre… y su soledad.

Pero Douce insiste:”¿ Dónde están los perritos? "

Callejeando

LA 'ASOMBROSA PERSPICACIA' DE UN SERCLOK HOLMES DE PACOTILLA

Hoy el Náufrago, se ha puesto el traje de faena, ha dejado el coche en casa, se ha servido del transporte público y se ha empapado un poco de vida. La vida de la calle. Ya está bien de vivir en el limbo de las letras y la escritura

Son varias las anécdotas con las que se ha encontrado, o se ha buscado, para acercarse a trocitos de vida cotidiana. Nada más apearse del TUS (Transportes Urbanos de Santander) se dirigió al cajero para reponer su menguada bolsa. A la puerta se le acercó una chica morena, el gesto decidido, mostrándole una tablilla y una hoja con el logotipo de no sé qué Asociación de discapacitados sordomudos. Allí figuraban casillas para nombres y apellidos, DNI firma, e importe del 'donativo'. Hizo como que se interesaba y preguntó de qué asociación se trataba. Sólo obtuvo gestos, porque la chica era 'sorda y muda'. El Náufrago le preguntó, adrede, si podía sacarle una foto. La 'sordomuda' salió corriendo como si le hubieran mentado al diablo.

Cómo ya sabía de qué se trataba. Siguió su pista. Al poco tiempo, observó que la joven se dirigía a otro señor y hacía lo mismo. Aprovechó entonces la ocasión para sacar la foto denegada. La joven se había dirigido a un amable señor que estampaba su nombre y firma en aquel folio. Ya se marchaba, cuando vio a otra 'jovencita', un poquito más rellenita, que hacia lo propio con una pareja, madre e hija, que por el aspecto parecían extranjeros, y que también dejaba su firma en la tablilla y algo más.

Cambió de calle, hacia la oficina de turismo en busca de información, turística por supuesto y ¡oh sorpresa!, allí encontró a las dos ya 'conocidas', a las que se había una tercera. Ésta, más alta y también morena. Las siguió un poco creyéndose un Sherlock Holmes de pacotilla y vio que en su periplo no cesaban de acercarse con decisión y rapidez a sus clientes que, sorprendidos, no sabían cómo actuar. Este tercer 'encuentro' fue con un matrimonio, que por el aspecto podían ser ingleses recién bajados del Ferry y arrastraban las ruedas de sus maletas camino del hotel, dedujo Holmes. Allí estaban las tres, cortando el amerizaje de los dos turistas que no sabían qué hacer con aquel trío que les rodeaban.

No sé cuánto recaudarán en estos 'paseos' por los sitios más concurridos, pero en el último recuadro al que Sir Sherlock pudo ver en su asaltante, había cifras de 20 y 25€. Podría añadir algo sobre este aspecto que el Náufrago conoce bastante bien, pero de momento calla. Esto no es nuevo, la 'autoridad' lo sabe y lo deja correr como 'caso perdido' y prefiere hacerse el longui


callejeras

viernes, abril 16

Reflexiones en la Tercera Fase.

LA MER, LA MER, TOUJOURS RECOMMENCÉE (Paul Valéry)

Cuando uno ya ha doblado ciertos cabos y ha emprendido el camino de la meta, se sube a la cofa del navío y, sin querer, mira hacia adelante y echa un vistazo hacia atrás. Se detiene a ver la parte del mar que atraviesa y encuentra que las ‘tormentas’ se parecen mucho las unas a las otras, a pesar de que la nave siga avanzando. Por eso, mira a barcos que más o menos han seguido la misma singladura. Los patrones se cruzan las miradas los unos a los otros y en un guiño cómplice, se saludan, se comprenden y se desean: ‘Feliz travesía, pronto arribaremos’

El Náufrago ha pasado hoy cerca del navío de Manuel Alcántara que estaba escribiendo en su cuaderno de bitácora. Le pidió permiso para echar una ojeada, leyó el apunte y luego se miraron el uno al otro, esbozaron una sonrisa y entre cómplices y un poco decepcionados, se desearon buena deriva. He aquí lo que apreciaron juntos en la tabla de mareas:

DURACIÓN DEL ESPANTO

"Estaba siendo joven, quiero decir que tenía menos de treinta años, cuando le oí decir a don Gregorio Marañón, como dándolo por sabido: «teniendo en cuenta que las guerras civiles duran un siglo». Luego siguió hablando de otras cosas apasionantes, pero siempre con más sosiego que pasión. Jamás he olvidado aquel inciso.

Hacen falta tres generaciones para que el piadoso olvido establezca su inexorable gestión. Aunque soy muy malo para los números, creo que los españoles tendrán que aguardar a 2036 para cambiar de conversación.Es curioso que la Historia, que registra una de las formas en las que pudieron suceder las cosas, precisamente en la que sucedieron, tenga tantas versiones. Así se escribe y así se borra.

Sus intérpretes tienen todos razón, pero lo hacen de manera muy poco razonable. Si un marciano se diera una vuelta por España, no sé para qué, para ir al Corte Inglés o para comprobar si han conseguido suprimir las corridas de toros, creería que esto es un gigantesco manicomio. Los frenópatas se mezclan con los curanderos y hay quien quiere asegurarse, mediante un certificado, de que el llamado Generalísimo está muertísimo. Otros reciben refuerzos de dementes del exterior, como si aquí no fuéramos capaces de cargárnoslo todo, incluido el Supremo, por nuestra cuenta.

Curiosamente hay personas a las que les preocupan otras cosas y están contentas porque han desconvocado la huelga de futbolistas.Los locos por el fútbol se salvan de la locura general, pero hay que reconocer que don Gregorio tenía razón. Por algo aquel español egregio tuvo que exiliarse durante una temporada, después de intentar en vano explicarnos que el liberalismo es una conducta y que no hay que descartar que quienes piensan o padecen lo contrario, no tengan razón. O sus razones"
Referencia: “Duración del espanto”. Manuel ALCÁNTARA