lunes, junio 30

¿Crisis?... ¿Qué crisis?

SUELDOS PÚBLICOS 'ALTO STANDING'

"Mientras se obliga a las empresas privadas (las cotizadas) a informar detalladamente del sueldo de sus consejeros, la transparencia sigue siendo la asignatura pendiente de la clase política. Hasta 2006, el Congreso y el Senado no informaron 'a su manera' del sueldo de sus 'señorías'.

El caso es que todavía ahora las Cortes facilitan en dos folios los datos generales de las remuneración de los parlamentarios para que cualquiera que lo desee haga sus propios cálculos. Pero faltan detalles importantes. Por ejemplo, sólo se mencionan las percepciones por mes sin citar el número de pagas al año. Quizá para que nadie haga números o se crea que es por 12, como cobra el Gobierno. Pero, en realidad, cobran 14 pagas, en las que se incluye una indemnización para gastos de alojamiento y manutención exenta de IRPF. Lo curioso es que si el año tienen 12 meses, sin tener en cuenta las vacaciones, reciben dos meses más de retribución por esta dieta."

Francisco Núñez (El Mundo)





De festejos, celebraciones y contradicciones

¡Se acabó!, afortunadamente. Y felizmente, todo hay que decirlo. La verdad es que este dichoso ‘evento deportivo’, llamado “Eurocopa”, ha traído un poco de cabeza al Náufrago, navegante por no se sabe qué aguas, y ha revelado una vez más, las contradicciones que lo habitan.

- ¿ Es contradictorio saborear callada e íntimamente la victoria de la Selección y al mismo tiempo aborrecer profundamente tanta manera borreguil de celebrar el festejo, berreando, disfrazándose, colocando sillas de terrazas en medio de la carretera, trasegando cervezas y cervezas al grito colectivo de ‘España entera se va de borrachera’?

- ¿Es contradictorio identificarse por un momento con unas emociones y sentir al mismo tiempo rechazo de los que se adhieren fanáticamente a un llamado patriotismo hasta insultar a los que no sienten como ellos?

- ¿Es contradictorio compartir una parte de los sentimientos y sin embargo sentir la necesidad de huir de aquellos que todo lo simplifican, confunden y envilecen?

- ¿No resulta contradictorio sentir, conjuntamente, escasa simpatía y al mismo tiempo admiración hacia el hombre que ha sido capaz de hacer un ‘verdadero equipo’ de un grupo de jóvenes futbolistas de caracteres y formas de ser diferentes?

Todas estas contradicciones y alguna más que no se citan son las que han dado vueltas en la cabeza del Náufrago durante los días que ha durado el festival futbolístico. De todas formas, contradicciones aparte, ya era hora de que hubiera algún ‘acontecimiento’ que fuera capaz de unir a la gran mayoría de habitantes de este 'país' sin preguntar si estaban a la izquierda o a la derecha del espectro político a la hora de las celebraciones.

Es cierto que hay algunos que llevan tan dentro la aversión y el papanatismo que no han sentido rubor de ‘mezclar las churras nacionalistas con las merinas deportivas. Tampoco le pregunten al ‘ex – seleccionador’ y tal, a qué es debido tanto aldeanismo.

domingo, junio 29

Atardecer en Liencres

ESPACIO NATURAL DE LIENCRES

Existe un lugar a escasos diez kilómetros de esta ciudad, que a mi papá y a mi nos encanta. Es uno de nuestros paseos favoritos. Allí me lleva mi papá cuando necesita darse un baño de tranquilidad y sosiego. Y a fe que en estos días de charanga y bombo, bufandas y forofos se necesita un poco de tranquilidad que anda el personal ‘mu alborotao’.Pues este sitio es ideal para olvidarse de este mundo que se está convirtiendo en masa, rebaño, club, partido, hipermercado, tertulia vocinglera y chikiliquatre: berrea, berrea…

Pasear debajo de estos altos pinos, oler a mar, a atardecer y eucalipto, hundir los pies en la arena de las dunas, recorrer esas inmensas playas y esperar a que el sol, se acueste, despacio, sumergiéndose en el agua, allá lejos, es la mejor cura contra todo entontonamiento.



sábado, junio 28

Miren, oigan... y después decidan

A veces, cuando uno siente la tentación de gritar: " ¡Que paren esto, que me apeo!", ve, oye o se encuentra con 'pequeños milagros' como éste. Entonces es quizá el momento de hacer una pausa, pensar un poco más despacio, y tratar de reconciliarse un poco con el género humano y se dice:

- "¡Vamos, sigue, aún vale la pena seguir intentándolo!" Gente como Adriana te está gritando: " Pero tú ¿De qué te quejas? "

Miren, oigan, piensen un poco y luego decidan si no siguen quedando razones para considerarnos unos jodidos 'privilegiados'...

¿O los 'privilegiados' son los que saben apreciar la vida y se sienten felices luchando, como Adriana ?


“Proyecto Pequeño Cánido” ( PPC )

DOUCE PROTESTA

Los visitantes de esta isla habrán observado, o no, que mis apariciones en esta bitácora de bordo de la que soy becaria titular son menos frecuentes. Hoy que se me brinda la oportunidad debo manifestar que esta ‘inferiorización’(la señorita Aído dixit) a la que estoy sometida no es culpa o desidia mía, sino responsabilidad exclusiva de este Náufrago -cada vez más a la deriva- con quien cohabito. Desconozco las causas de este ‘ninguneo’, aportando como está cibernéticamente probado, cantidad de visitantes a este islote. Sin mi participación estaría cada vez más desierto.

La gota que ha colmado el vaso de mi canina indignación tiene su fuente en algunas chorradas o gilipolleces de determinados amos, al menos así actúan, que afectan a la dignidad canina a cuya estirpe estoy muy orgullosa de pertenecer.

Si últimamente se aprueban en el Parlamento proyectos como el del "Gran Simio" para “que se reconozcan los derechos de los chimpancés, gorilas, orangutanes y bonobos, como homínidos que son”, proyecto al que los canes no tenemos nada que objetar. Yo, como ‘cánida’, propongo el “Proyecto Pequeño Cánido” en defensa de nuestra ‘dignidad perruna’. Somos perros, canes, fieles y leales amigos de los homínidos, pero una cosa es ser ‘compañero’, amigo, y otra que nos tomen por muñecos, peluches, juguetes para sus ridículas y estúpidas diversiones.

Se preguntarán a qué vienen estos enfados y hasta ahora veladas quejas. Pues se lo explico. Con motivo de estos faustos eventos que se montan para enfrentarse los miembros de una tribu contra los de otras tribus europeas corriendo y dando patadas a las pelotas, para ver quien patalea mejor y así mostrar su superioridad frente a los competidores, no contentos con tan inteligente invención, se pintan de colores, se disfrazan de toreros, vikingos, bufones y otros adefesios, trasiegan litros y litros de cerveza, exhiben los ‘tótemes’ de las tribus, se adornan con gorros, se ciñen bufandas multicolores en la cabeza a guisa de plumaje indio para hacer el ídem… Y no sigo, porque la estupidez de los tribales no conoce coto.

Hasta aquí, leve descripción de la tontuna homínida. Allá ellos, nada que objetar a este regreso a su pasado simio, cada cual es libre de hacer las ‘monadas’ o ‘simiedades’ que le plazcan, pero que su ‘hominidad’ quieran imponérnosla, es cosa que mi dignidad canina me obliga a rechazar y negarme a que nos hagan participar en sus ritos tribales. Si ellos quieren disfrazarse, nosotros, los perros, no lo criticamos, dejamos que hagan lo que les pete. Son muchas las tonterías humanas que soportamos o disimulamos no ver. Son así, y así les aceptamos, pero lo que no nos pueden exigir es que también nos sumemos a esta forma tan primitiva de celebrar sus fiestas. Lo digo, porque ayer, echando una ojeada a la prensa (?) deportiva, vi una sección en la que los promotores de uno de esos papeles pedía a sus lectores que les enviaran fotos hechas con motivo de este gloriosísimo evento llamado “Urocopa”.

Fue entonces cuando se abrieron enormes mis ojos de perrita al ver que no siendo suficiente el exhibirse ellos de la guisa que he mencionado más arriba, contemplé con estupor y disgusto que además de disfrazar a sus retoños, nos utilizaran a nosotros, como si fuéramos juguetes o muñecos, ataviándonos con sus bufandas, banderas, camisetas, faldas escocesas y demás ‘originales’ atuendos. Desde este foro manifiesto mi más rotunda oposición a que se nos utilice de ese modo: somos ‘perros” P.E.R.R.O.S, no maniquíes, espantapájaros, tirinenes, marionetas, o títeres de guignol.

Si quieren hacer el ‘gran simio’, que lo hagan por su cuenta, nosotros tenemos nuestro propio sentido del humor. Si supieran cómo nos los imaginamos… Pero somos lo suficientemente sensatos para no decir todo lo que pensamos. Sólo les pedimos que también ellos nos respeten. El día que queramos ponernos una bufanda o una camiseta de esas horrorosas, lo diremos. Mientras tanto estamos muy contentos con nuestra nuda indumentaria.

DOUCE, la becaria

jueves, junio 26

Callejeando

MÚSICA EN LA CALLE

Ahora que llega el buen tiempo, si es que termina de llegar a estas ciudades del norte, las calles cobran una nueva vida. Hay una calle peatonal en el centro de su ciudad que el Náufrago frecuenta. Allí, a la puerta de una de las librerías más concurridas, suele ponerse un músico, un guitarrista, que trata de poblar la calle con la melodía de las notas que arranca a las cuerdas de su guitarra. Sentado en una sillita plegable, su guitarra conectada a un amplificador pasa las horas tocando su particular concierto. En la calle, afortunadamente, no hay ruido de coches, de autobuses o furgonetas de reparto. Se puede oír distintamente su “ Jeux interdits”, el “Adagio” del Concierto de Aranjuez, la “Granada” de Albéniz o “Recuerdos de la Alhambra”…Pero no es de su música de lo que el Náufrago quería hablar .O sí. Permítanle antes que les recuerde una anécdota que sin duda ya conocen.

Es la historia de un ciego que unos sitúan sentado en un parque, otros en una calle de Nueva York o en el andén del metro de Paris. El lugar no hace al caso. A sus pies una gorra, a su lado una pizarra con este texto escrito con tiza blanca: “AYÚDEME, POR FAVOR. SOY CIEGO”. Acierta a pasar por allí un publicitario, ve el cartel y las pocas monedas que hay en la gorra. Sin decir una palabra, coge la pizarra, le da la vuelta y escribe algo. Deja de nuevo el cartel al lado del ciego y sigue su camino.

Al atardecer, de vuelta de su trabajo, vuelve a pasar por delante del ciego. Su gorra está casi llena. Al oír sus pisadas el ciego reconoce al publicista y le pregunta si había sido él el que había cambiado su letrero insistiendo en saber lo que había puesto.

-“Nada que no estuviera de acuerdo con su anuncio, pero con otras palabras”, le contesta y sonriendo continúa su camino. El ciego, cuentan, nunca supo lo que el publicitario había escrito:

“HOY ES PRIMAVERA Y YO NO PUEDO VERLA”.

El músico de nuestra calle no es ciego. Va correctamente vestido, no es viejo y no busca, ni lo intenta, inspirar compasión. Sólo dispone de su guitarra. Simplemente ama la música y disfruta tratando de compartir con los viandantes su arte y su pasión. En la funda de su guitarra tiene también un cartel, escrito a mano, sobre papel pautado.

El cartel no parece que despierte la generosidad de los viandantes. A veces un niño se agacha y le deja una moneda. Los paseantes parecen tener prisa y casi nadie se detiene a escuchar las notas que arranca a su guitarra. Quizá les falta tiempo y no pueden detenerse. No tienen tiempo siquiera de leer el cartel. Quizá el texto no sea tan poético como el del publicista. El del guitarrista, sin dejar de ser bello, es quizá demasiado sincero, demasiado cruda la realidad que describe, quizá dibuja con demasiada exactitud al ‘paseante’ de hoy: apresurado, indiferente, aborregado, incapaz de sentir la nostalgia de unas notas. El cartel dice así

El tumulto pasa indiferente,
sin escuchar tus descorazonados lamentos,
Sin posar su mirada sobre las cuerdas que gimen.
Ninguna sonrisa responde a la melodía.
Quizá alguna moneda como perdida.
Otros, tal vez, sientan compasión
cuando sólo tus notas son capaces de disipar la melancolía.” LUTIN


"Jeux interdits"

miércoles, junio 25

‘Furbolerías’

ELOGIO DEL ‘FURBO’

El Náufrago, tío raro donde los haya, observaba con cierto recelo y un pelín de escepticismo esos entusiasmos desatados que concita este fenómeno del ‘furbo’ y la ‘Urocopa’. Al final, ha tenido que rendirse a la bofetada de la evidencia y aceptar su craso error, su supina ignorancia de los fenómenos sociales y admitir que este deporte (?) de las pelotas aporta una serie de ventajas nada despreciables a este país.

- Ha quedado patentemente probado que el ‘furbo’ eleva la moral nacional y es, hasta ahora, la medida más eficaz contra la crisis, perdón, desaceleración, receso o como coño se llame este fenómeno que nos embarga.

- El ‘furbo’ actúa asimismo como poderoso lenitivo y alivio de las preocupaciones gubernamentales, concediéndole un respiro nada desdeñable para seguir viviendo en el limbo de la espera del maná celestial. Mientras el personal esté tocando el bombo, sentado ante el televisor, mirando arrobado la tanda de penaltis y cantando el ‘ a-por-ellos-oé”, no habrá inflación, ni paro, ni euribors, ni crisis que valga.

- Hay rumores de que ZP, el Malabarista, ha sugerido a la UEFA o quien se encargue del encantador evento, que prolongue el Campeonato un par de meses más, aunque sea repitiendo los partidos, mientras encuentra otras soluciones tan eficaces para adormecer al personal y posponer el tortazo.

- Entre las muchas ventajas de las pelotas rodando, se ha descubierto igualmente que colabora ecológicamente al ahorro del agua, con los consiguientes beneficios, hasta tal punto, que está hidrológicamente comprobado que mientras se tiran los penaltis, se tira menos de la cadena y se deja de lavar los platos, con la consiguiente economía acuática.

- Por su parte, la “AEPPTM” (Asociación española de Psiquiatría, Psicología y Trastornos mentales) realizará en breve un estudio sobre “Furbología y salud mental”. Recientes encuestas revelan que la asistencia a gabinetes psicológicos y consultas psiquiátricas ha disminuido en un 40 % desde que empezó el Campeonato.

- Según un reciente estudio encargado por RFEF (Real Federación Española de Fútbol) al doctor W.F. Fussballrichter, profesor de Psicología Aplicada de la Universidad alemana de "Otto-von-Guericke Magdeburg", está fehacientemente demostrado que el consumo de ‘furbo’ aumenta la autoestima del español medio dado el dominio de la materia que posee el españolito de a pié. Está demostrado que cualquier habitante de este país, de los 6 a los 96 años, es capaz de hacer la alineación perfecta del equipo nacional, diseñar la estrategia más eficaz para cualquier partido, así como precisar con exactitud todos los errores arbitrales y de paso acordarse de su santa madre.

- Asimismo existen pruebas de que el ‘furbo’ ha sido el principal motor económico durante este mes de junio. Las tiendas deportivas han vendido centenares de millares de camisetas con la enseña nacional, se han comprado miles de pares de guantes, marca ‘Saniker”, también ha aumentado la compra de trajes de torero, así como banderolas, bufandas, gorros de bufón y aparejos similares. Los medios de comunicación han editado suplementos, aumentado su tirada, llenado páginas y páginas con infografía, estadísticas, y multitud de fotos, artículos sobre los bisabuelos de los futbolistas…

Cadenas de televisión ha habido que han hecho el junio, julio y el agosto alquilando terrenos privilegiados en la capital de España a precio de ganga. Se ha incrementado notablemente el consumo de cerveza, ha aumentado la compra de televisores… Coches, bebidas, y demás firmas se han sumado al festejo.

- Podríamos seguir enumerando el sinfín de ventajas que el ‘furbo’ ha proporcionado a este país, pero el Náufrago tiene que irse a comprar una camiseta con los colores del equipo nacional y poder ver así, debidamente uniformado, la singular hazaña de nuestros ‘héroes’ nacionales.

He aquí varios títulos de futuras tesis doctorales que próximamente verán la luz:

  • “Fútbol y cohesión familiar: la familia que ve el partido unida, permanecerá unida”(P. Peyton)
  • “Fútbol y Alienación. El fútbol como terapia: ansiedades, depresiones, complejos, autoestima”
  • “El fútbol, la recogida de basuras y los zafarranchos post-partido. Actuaciones y estrategias”
  • “Fútbol y orgullo patrio. Estudio geográfico-sociológico sobre su repercusión en las distintas autonomías y nacionalidades del Estado español”.
  • “La soledad del portero ante el penalti y la cara del entrenador después de tirado”.
  • El bombo, la música y la canción española en su relación con la Selección Nacional. Alternativas a la letra “chunda ta chunda” del Himno Nacional. Propuestas y rechazos. (Bis)

martes, junio 24

Palabras amistosas

Hasta la isla del Náufrago han llegado estas palabras de patriótico aliento.

Dicen las buenas lenguas que se las dedicó
J.L. Rodríguez Zapatero a Luis Aragonés (alias 'Zapatones', alias ‘ El Sonrisas’, alias ‘Sabio de Hortalizas’) tras la 'inmortal' victoria de España , ante la Italia del Condottiero Berlusconi)


- No puedo darte soluciones para todos los problemas de la vida, ni tengo respuestas para tus dudas o temores,
Pero puedo escucharte y compartirlo contigo.

- No puedo cambiar tu pasado ni tu futuro.
Pero cuando me necesites estaré junto a ti.

- No puedo evitar que tropieces.
Solamente puedo ofrecerte mi mano para que te sujetes y no caigas.

- Tus alegrías. Tus triunfos y tus éxitos no son míos.
Pero disfruto sinceramente cuando te veo feliz.

- No juzgo las decisiones que tomes en la vida.-
Me limito a apoyarte, a estimularte y a ayudarte si me lo pides.

- No puedo trazarte límites dentro de los cuales debes actuar,
Pero sí te ofrezco ese espacio necesario para crecer.

- No puedo evitar tus sufrimientos cuando alguna pena te parta el corazón,
Pero puedo llorar contigo y recoger los pedazos para armarlo de nuevo.

- No puedo decirte quien eres ni quien deberías ser.
Solamente puedo amarte como eres y ser tu amigo.

- En estos días pensé en mis amigos y amigas,
No estabas arriba, ni abajo ni en medio.

- No encabezabas ni concluías la lista.
No eras el número uno ni el número final.

- Y tampoco tengo la pretensión de ser el primero, el segundo o el tercero de tu lista.

(NOTA: Hay quien dice que estas palabras son de otro J.L. (Borges), pero de ser así, nos estropearía este post)

lunes, junio 23

Confidencias subacuáticas

  • Prolegómenos.
Esta mañana el Náufrago trataba inútilmente de esquivar las dos conversaciones ineludibles de la mañana: el fútbol y el dichoso calor húmedo que ha dejado por aquí estos días el dichoso ‘cambio climático’. El Náufrago odia hablar de fútbol porque se siente incapaz de afirmar o rebatir tan contundentemente eso de las alineaciones y la conveniencia o no de las sustituciones hechas por el llamado ‘sabio de Hortalizas’. Él, tan inseguro sobre sí mismo y sus posibles ‘razones’, admira y detesta al mismo tiempo a esas personas que son capaces de aseverar con tanto aplomo y creer con tanta fe en los dogmas futbolísticos que, por otra parte, resultan claramente contradictorios según quien opine.
  • El encuentro.
Afortunadamente se topó con su amigo el “Piscinas” que es individuo, como él, bastante perplejo y complejo que le ahorró minutos de inseguridad y perplejidades ante tanto dogma ‘furbolístico’. Se lo encontró, como es natural, de regreso de sus andanzas natatorias. Dejaron de lado al sacrosanto ‘furbo’ y a la diosa meteorología y departieron amigablemente sobre sus cosas. Sus ‘cosas’ derivan últimamente hacia sus achaques.

A este propósito, el “Piscinas” comentó con el Náufrago un sucedido que había tenido lugar esta mañana. Al parecer, antes de zambullirse en el agua había echado un vistazo a la piscina buscando una calle que estuviera libre para poder hacer sus largos sin tener que cruzarse con esos ‘tritones olímpicos’ que levantan 'tsunamis' a su paso. Escogió una de las calles exteriores, se caló sus gafas y su tubo y calzóse sus aletas cual ‘ondino’ y se lanzó al agua, seguro de que no molestaría a nadie y viceversa. Iba alcanzando el final de la calle, su cabeza hundida en el agua, cuando de pronto descubrió que otro cuerpo venía en dirección contraria. Sacó inmediatamente la cabeza del agua quiso quitarse el tubo de la boca y, tragando algo de agua, balbució:

- “Perdón. No le había visto”

- “Ah, ¿sí? ¿De verdad?", obtuvo como respuesta.

El “Piscinas” no fue capaz de comprender el sentido exacto de ese “¿De verdad?” y en su complejidad lo entendió más bien como un ligero reproche a su ‘ceguera’. Algo así como: “¿Se ha metido usted en esta calle sin mirar si estaba ocupada?”. Se había sentido incapaz de explicar que sí había creído ver la calle libre y tampoco alcanzaba a entender el alcance de aquel misterioso “Ah ¿sí? ¿De verdad?” que le sonaba a sorna.

Pasaron varios minutos, ya el Piscinas había renunciado a entender el alcance del enigmático “de verdad” y estaba centrado en sus brazadas. En ello estaba, cuando al llegar al final de uno de sus largos, oyó a su izquierda:

- “¡Sha veo que viene con el equipo completo!”, con marcado acento argentino. Miró y vio de nuevo a su compañero de calle que emergía del agua y con tono más bien amable hacía alusión a sus gafas, tubo y aletas. El Piscinas le explicó que lo del tubo y las gafas no obedecía a ningún motivo deportivo sino para no maltratar a sus cervicales, un poco chungas, con tanto sacar y meter la cabeza dentro del agua. Tal confesión dio pie a su vecino para sentir la necesidad de contarle su propia experiencia cervical. A partir de ese momento su amigo el piscinas debió oír toda una serie de información y recomendaciones que al interesado bañista le habían servido para tratar también a sus averiadas vértebras: piscinas con agua a 34º, masajes, ‘colgaduras’ con pesos, sesiones varias que le recomendaba a mi amigo con especial encarecimiento. La mutua confesión de sus achaques había conseguido establecer entre ambos una mutua complicidad y aproximación. Y es que los males comunes crean extrañas solidaridades.
  • Conclusión.
Total, según el Piscinas, aquella primera ‘suspicacia’ y la desconfianza suscitada por una réplica un tanto enigmática, se había transformado en la complicidad que proporciona el intercambio y la participación de comunes fragilidades. Era el principio de una nueva e insospechada amistad…

domingo, junio 22

Pensares, pensaciones

Nadie puede pensar por nosotros,
nadie vivirá por nosotros la vida que nos está reservada
nadie hará lo que a nosotros nos corresponda hacer,
nadie podrá ser vicario de nuestros sentimientos...

Pero reflexionar sobre lo que otros pensaron, vivieron o sentieron, puede ayudarnos a pensar y vivir. Nuestros serán los sentientos y se duplicarán si somos capaces de compartirlos.

SlideShare | Ver | Descargar |

Amaneceres

El Náufrago se había levantado ‘amurriao’, como el día que ha amanecido por estas tierras. Abrió el periódico y leyó un gran titular en la primera página: “La crisis no impedirá que el Santander (Banco) gane este año más de 10.000 millones”, Botin dixit, sonrisa y campanilla en la mano. A partir de ese momento, el sol volvió a iluminar el ánimo del Náufrago y decidió ir a la playa.

Y es que no hay nada que anime tanto como que los ‘pobres’ que nos rodean ganen algunos euros para tapar agujeros.

Gracias, D. Emilio. Hombres como usted son los que necesitamos y no esos quejicas que siempre se están lamentando de su suerte.

sábado, junio 21

¡Ay, qué leche!

DEL ESTABLO AL TETRABRIK

El vocablo ‘leche’ goza en nuestro idioma de una rica polisemia. Depende del contexto, del tono y del estado anímico del hablante. Así, puede servir para indicar algo extraordinario: “¡este Luis Aragonés, es la leche!” o la rapidez con se produce un hecho: “salió echando leches” ( si la velocidad es mucha, el ‘echar’ puede ser sustituido por otro verbo más significativo, ‘cagando leches’.

El vocablo puede ser utilizado como amenaza: “Como sigas así, puedes ganarte una leche…” o servir para indicar el buen o mal carácter de uno de los cónyuges:"¡Pero qué mala leche tienes, cariño!”. Es útil asimismo, para indicar que algo nos sorprende: “Pero, ¡qué leches haces tú aquí! o para referirse a un golpe de cierta magnitud: “¡J… qué leche se ha pegado!"( y en el caso de que el golpe haya sido más severo el vocablo ‘leche’ puede ser sustituido por otro más sagrado que omitimos aquí por razones de espacio. En este caso la ‘leche’ ha sido la ‘releche’)

Como puede observarse el vocablo goza de una riquísima variedad significativa, o sea ¡que es la ‘leche’ A todas esas acepciones tendríamos que añadir la propia definición académica de: "Líquido blanco que segregan las mamas de las hembras de los mamíferos para alimento de sus crías”.

Esta introducción sobre la polisemia del vocablo ha venido a la calenturienta mente del Náufrago esta mañana al sacar del frigorífico un tetrabrik de leche Pascual. Podríamos decir que le pareció la 'releche'. A los normales problemas que encuentra para lograr que la dichosa ruedecilla haga 'clac' y conseguir que la subsiguiente lengüeta no se lleve medio dedo índice, se añade ahora toda una serie de recomendaciones ecológicas, reclamos publicitarios, certificados de calidad y recomendaciones varias:
  • Separar para el reciclado y echarlo en el contenedor amarillo
  • Mirar debajo del tapón
  • Leer las instrucciones laterales
  • Destapar la lengüeta y descubrir el premio
  • Conservar la lengüeta premiada y ponerse en contacto con Pascual
... Más la consiguiente cantinela publicitaria:

PASCUAL TE DA LO QUE TE QUITA LA HIPOTECA, a saber:
  • Las cenas ‘chic’ que no tuviste
  • El coche de tus sueños
  • Las horas ‘extra’ con lo amigos…
¡Manda leches! Total, que después de todo este atracón de lectura, ya no te quedan ganas de tomarte el desayuno. Entonces es cuando la imaginación del Náufrago se refugia en la prehistoria de su infancia y se ve en aquel establo del señor Dionisio, en la calle de Arriba, al que acudía por las tardes-noche a que le llenara su ‘lechera’. Nisio terminaba de ordeñar la vaca metía el ‘cuartillo’ en el cubo de la leche recién ordeñada, sin ‘tertrabikes’ ni ‘lenguetas’, y le llenaba su lechera de aluminio. Además siempre había medio cuartillo de propina.

El Náufrago volvía a casa entre satisfecho y cabreado. Siempre le tocaba a él ir a la vaquería y saturarse de aquellos olores a excrementos vacunos y paja, por el jodío privilegio de ser el mayor… ¡Me c... en la leche!

jueves, junio 19

Fotografías y recuerdos III

LA AVENTURA AMERICANA

Una de las ventajas que tiene el viajar con profes, jubilados o en activo, además de aquello de “qué bien, que nos llevan de excursión”, es que elaboran un programa gastrononómico-culturo-festivo ‘mu apañao’. De eso se aprovechó el Náufrago el pasado fin de semana para regresar perfectamente 'gastrononómico-culturo-festivamente' enriquecido.

La penúltima actividad culturofestiva, la última sería la de degustar un cocido montañés, fue la visita a la Fundación Archivo de Indianos, Museo de la Emigración, sita en el pueblo asturiano de Colombres. Allí se abrieron de par en par los ojos del Náufrago para tratar de hacerse una somera idea de lo que fue la aventura de aquellos indianos y emigrantes que durante la segunda mitad del siglo XIX y principios del XX dejaron su querida tierra asturiana para emprender el viaje a las Américas, con diferente suerte.

Los hubo que de verdad ‘hicieron las Américas’ en Cuba, México, Florida, Argentina, Uruguay, Chile o Argentina y regresaron ufanos a sus respectivos pueblos dejando su huella en forma de suntuosas mansiones, creando centros asistenciales, socioculturales o deportivos. Pero no todos, es condición humana, corrieron la misma suerte. En la “Quinta Guadalupe” que el columbrés Iñigo Noriega construyó en honor de Guadalupe Castro su esposa mexicana, la Fundación Archivo del Indiano ha establecido un centro de estudio, investigación y documentación sobre el fenómeno de la emigración.

Recorriendo el museo asistimos al “ viaje de un emigrante”: sus ‘papeles’, objetos, equipajes, carteles de compañías navieras, modelos de barcos, despedidas, llegadas al puerto de destino, así como los distintos Centros Asturianos en La Habana, México D.F., Buenos Aires… La sección triunfos y fracasos recoge en una emotiva serie fotográfica el desgarro de las despedidas y una muestra de los ‘triunfadores’, así como documentación varia sobre el antiguo propietario de la Quinta, Íñigo Noriega.

Nacido en Colombres, embarca en Cádiz a la edad de 14 años, requerido por su tío. Con el tiempo, Don Íñigo llegó a ser uno de los principales terratenientes de México. Tuvo palacios, minas de plata, industrias textiles, ferrocarril y hasta un pequeño ejército. También fundó las ciudades llamadas Colombres y Ciudad Reinos. “Era un auténtico virrey, muy poderoso e influyente”, cuenta Alfonso Noriega Sánchez, miembro de la saga. Se casó con una mexicana y tuvo 11 hijos. Cuando en 1910 estalló la revolución mexicana, el indiano perdió absolutamente todo y murió arruinado en 1920.

De todos modos y, aun admirando todo lo que el museo muestra, el Náufrago aún guarda en su interior la emoción de todas esas fotografías que marcan la despedida de los ‘emigrantes’ de antaño. Entre todas ellas, la del padre que coge con su brazo la cabeza del hijo de apenas ocho o nueve años, mientras ambos son incapaces de no estallar en un dolorido y angustioso llanto.

SlideShare | Ver | Descargar |

miércoles, junio 18

Fotografías y recuerdos II

DE MIRADORES, TORREONES Y PERSPECTIVAS

By DOUCE
A fe que soy perrita buena y complaciente pues tengo que aguantar a mi papá. O sea, que además de no llevarme con él por esas tierras de las que no deja de hablar, he de ver sus fotos, oír sus comentarios sobre lo hermosos que son lo rincones que ha visitado, o las maravillosas perspectivas que se divisan desde tal o cual enclave… Hasta los despistes que han tenido en su recorrido por esos pueblos de Dios he de aguantar pacientemente.

Me parece bien que la gente tenga la fortuna de viajar, de descubrir cosas nuevas, disfrute con sus andanzas, hallazgos y emociones diversas, pero deberían también ponerse en la piel de los que no habiendo disfrutado de ese privilegio, para no recordarle una y otra vez aquello de lo que ellos no han sido partícipes. En este caso yo, que he tenido que quedarme en casa, sin playa ni paseos. Y aquí me tienen, perrita y becaria, sin poder meter baza en el blog para dar cuenta de mis ‘no aventuras’ que no tengo pudiéndolas tener si no me tuviera tan abandonada. De qué me sirve a mí que me diga:

mirador
- “Mira, Douce, desde este privilegiado mirador de Santa Catalina, se puede observar una de las vistas panorámicas más espectaculares de toda Cantabria. No sólo puedes contemplar el sobrecogedor desfiladero de la Hermida sino que además se divisa una buena parte de la Liébana y de alguno de los macizos de los Picos de Europa.”

Y me empieza a contar que los pobladores de esta zona se han asomado a este enclave para dominar y vigilar el entorno. Por no hablarles del rollo de los bosques, los torreones, las aves que sobrevuelan estas montañas. Llega un momento en que no aguanto más y le corto:
- “¡Basta ya de buitres leonados, águilas, alimoches, torreones y árboles…! Si tan interesante es o te lo parece ¿Por qué dejas a una perita sedienta de aventura en su casa?”
Sólo así, tocándole la fibra de la culpabilidad, consigo que se calle y no me restriegue por mi trufa sus ‘soi disant’ andanzas y aventuras.



SlideShare | Ver | Descargar |


martes, junio 17

Fotografías y recuerdos I

CAMIJANES, BIELVA, CADES

Desde hace muchos años el Náufrago tiene la costumbre de recoger con su cámara fotográfica paisajes, objetos, personajes, momentos que le ofrecen el azar de los viajes o paseos. Varias han sido las cámaras utilizadas, perdidas o sustraídas en alguna aglomeración de metro parisino. Aún recuerda con especial cariño su primera ‘ Kodak instamatic’ con la que se inició en esta afición que nunca sobrepasó los límites de mero aficionado.

Tras el fin de semana especial pasado en tierras del Nansa (Cantabria), ha revisado los más de dos centenares de ‘instantes detenidos’ para tratar de seleccionar, ordenar y dar formato a algunos de ellos y de paso poder revivir la sensaciones que evocan, desde el sosiego propio del lugar hasta los momentos de expansión, la emoción, el humor, la sorpresa y la amistad.

Las fotos le hablan de nuevo de la casa que les acogió, de pueblos con personajes célebres en la región por sus habilidades bolísticas, del rumor del agua que mueven ruedas que accionan fuelles y mazos que calientan y dan forma al mineral de hierro. Hablan de viejos linajes y del duro trabajo de ferrones, carreteros y aprendices de viejas artes que un día fueron borradas por los avances de la técnica.

Volver a ver esas imágenes es evocar tiempos pasados, paisajes aún no profanados por las ambiciones del hombre… Ver casas, balcones, ermitas, bosques, rincones que hablan de una forma pausada de vivir, a salvo aún de los afanes y las prisas, donde el tiempo transcurre más despacio y más quedo. Revisando estas fotos ha podido saborear, en el sosiego que da el descanso momentos vividos quizá demasiado deprisa, sin ese sabor que da el paladearlos despacio.

lunes, junio 16

¿Medias ‘verdades, 'piadosas' mentiras?

MANIPULACIONES

Supongo que a estas alturas de la película el Náufrago no revela ningún misterio al manifestar que todos – en distintas medidas, en mayor o menor grado - somos más o menos conscientes de que somos manipulados. Nosotros mismos somos a la vez manipuladores y manipulados. Hasta hay sesudas investigaciones llevadas a cabo por psicólogos sociales y profesores universitarios que tratan de analizar y desmenuzar todas las técnicas utilizadas por este complicado y al mismo tiempo elemental mecanismo manipulatorio. Vean, por ejemplo, el estudio de los investigadores y profesores universitarios Robert-Vincent Joule y Jean-Léon Beauvois, en su “Petit traité de manipulation à l'usage des honnêtes gens” (Breve tratado de manipulación para gente de bien).


Pinchar en la imagen para aumentar

Todo el mundo está ‘teóricamente’ convencido de que la publicidad se basa en el arte de la manipulación y del estudio de las distintas técnicas para lograr del destinatario la ‘convicción’ de que está ‘eligiendo’ algo por sí mismo o que es dueño de sus ‘decisiones’, cuando más bien es una marioneta manejada por los hilos de los que pende. Pero dejemos la teoría y vayamos a un ejemplo práctico.

Desde hace algunos días el diario “El Mundo” viene ofreciendo “el ordenador más portátil del mundo por 0 €uros”: una ‘verdad piadosa’ que oculta una ‘mentira’ real. Después de que el ‘manipulado lector’ haya adquirido el periódico durante al menos 30 días y haya pegado los 30 cupones en su correspondiente cartilla, haya hecho su llamada telefónica para hacer la reserva en un 807 (1,16 €/min. desde red fija, 1’51 desde móvil), al momento de presentar su cartilla perfectamente rellenada, tendrá que firmar un contrato que le compromete a pagar “32 euros + IVA 24 meses de conexión. Así de fácil y así de sencillo", dice la letra pequeña del anuncio que ocupa dos hojas de la edición del periódico de ayer. El 'obequiado' habrá pagado 768€uros + IVA por su 'regalo'.

Cada cual es libre de pensar como quiera y obrar en consecuencia, pero en esta isla, sus habitantes, cada vez se están volviendo más suspicaces. Quizá es que nacieron demasiado ingenuos, pensando que entre los cíceros de los “0 EUROS” y los de “32 euros + IVA 24 meses, hay una enorme diferencia y no parece que sea un capricho del promocionante.

-----------------------
NOTA (también en letra pequeñita) Tan acostumbrados estamos a ser manipulados, que hay gente que no les sorprende esta forma de actuar, y lo ven lo más natural del mundo.
Sí, desde luego en este mundo en que vivimos y al que nos estamos acostumbrando

domingo, junio 15

Regreso, reposo, repaso

El Náufrago acaba de regresar de un fin de semana repleto de sensaciones y emociones varias. Ha estado revisando las fotos que ha tomado, ha revivido todos los estados de ánimo, todas las impresiones que le han marcado en estos dos días y medio. Necesita más tiempo para que las experiencias vividas reposen , se sedimenten y se acomoden en esa capa profunda que nos va conformando cada día.

Al abrir el correo se he encontrado con estas reflexiones que alguien le ha enviado para poder compartirlas . Aquí las deja, mientras va buscando un sitio donde colocar las experiencias vividas: visitas, paisajes, descubrimientos, emociones, novedades, encuentros, risas, bromas, músicas, gente nueva…

SlideShare | Ver|

Turismo rural


Cuando lean esta entrada, el Náufrago estará a punto de volver
de un fin de semana en una casa rural.
Se trata de celebrar la jubilación de un compañero. El Náufrago habrá disfrutado de todas las maravillas de un "pueblo con encanto":


Se trata de un deporte nacional que antes se llamaba 'ir al pueblo'.La diferencia es que si vas a tu pueblo es gratis, y si haces turismo rural vas a un pueblo que no es tuyo y pagando una pasta. Para hacer turismo rural no vale cualquier pueblo. Tiene que ser un pueblo 'con encanto'.

-¿Y qué es un pueblo 'con encanto'?

Pues un pueblo que sale en una Guía de pueblos 'con encanto'. Si es que se cae por su propio peso.A estos pueblos se suele llegar a través de una carretera comarcal 'con encanto', que es una carretera con tantos baches y tantas curvas que cuando llegas al pueblo estás 'encantao' de bajarte.Y cuando entras al bar intentas integrarte con los vecinos.

- ¡¡¡Buenos días, paisanos!!! ¿Qué es lo típico de aquí?

Y el del bar piensa: 'Pues aquí lo típico es que vengan los gilipollas de la ciudad los fines de semana a dejarse doscientas mil pesetas'. Lo siguiente es alojarse en una casa rural o 'casa con encanto', que es una casa adornada con muchas vasijas y ristras de ajos en el techo, que no tiene ni tele, ni radio, ni microondas.

Eso sí, tiene unos mosquitos trompeteros que por la noche hacen más ruido que una Derbi Coyote. Luego te das cuenta de que los del pueblo viven en unas casas que no tienen ningún encanto, pero tienen jacuzzi, parabólica, Internet y portero automático.

Tu casa no tiene portero automático, pero tiene una llave que pesa medio kilo. Otra ventaja que tiene hacer turismo rural es que puedes elegir entre una casa vacía o vivir con los dueños. Estupendo.

Te vas de vacaciones y además de la tuya tienes que aguantar una familia postiza. Que por la noche tú quieres ver la película, ellos los documentales, y te planteas:

'- ¿Quién manda más, yo que he pagado 600 euros o este señor que vive aquí?'. Pues gana él, que tiene garrote.

Y encima te dicen que tienes la 'posibilidad de integrarte en las labores del campo'. Que quiere decir que te despiertan a las cinco de la mañana para ordeñar a una vaca. ¿No te jode? Es como si te vas a una gasolinera y te tienes que poner tú la gasolina, o como si vas a un McDonalds y tienes que recoger tú la bandeja. O sea, lo normal. Así que te levantas a las cinco para ordeñar a las vacas.

Que digo yo: ¿por qué hay que ordeñar a las vacas tan temprano? Si la leche está ahí. ¿No se pueden ordeñar después del aperitivo? Yo creo que esto es fastidiar por fastidiar, porque a la vaca le tiene que sentar como una patada en las ubres que la despierten a las cinco de la mañana para que le toque las tetas un extraño.Que la vaca te mira como diciendo: 'Tío, si quieres leche vete a la nevera coge un tetra brick'. Es que son ganas de molestar.

Pero el 'encanto' definitivo son las 'actividades al aire libre'.

Como cuando te ponen a hacer senderismo, que es lo que habitualmente se llama andar, y consiste, pues eso, en poner un pie delante de otro hasta que no puedas más, mientras los del pueblo te adelantan en un 'todoterreno' con aire acondicionado. Pero tú encantado. Vas por el campo como abducido. Te vuelves bucólico y todo te parece impresionante: ves una 'caca' de vaca y sueltas:

- 'Ummmmmh qué olor a pueblo.' ¿A pueblo? A pueblo no, huele a mierda. Eso sí, a mierda 'con encanto'. Y todo, sea lo que sea, te sabe a gloria: en el mesón te ponen dos huevos fritos con chorizo y tú en tu ciudad no te comes estos huevos, ni estos chorizos. Y le dices al camarero:

- 'Oiga ¿a qué este chorizo es de matanza?'

- 'Pues casi, porque a punto estuvo de matarse en la curva el del camión de Campofrío'.

De repente oyes unas campanadas y dices:

-'¡Ah!. ¡Qué paz!. No hay nada como el sonido de una campana.'

Y el del bar te dice: '¡Pero si está grabado! ¿No ves el altavoz del campanario?'

En ese momento te preguntas si los sonidos de las gallinas y de los grillos no vendrán en un CD: Rural Mix2005', 'Los 101 Mayores Éxitos campestres.' De lo único que estás seguro es de que los mosquitos trompeteros son de verdad. Que pareces un Ferrero Roché con varicela.

Yo creo que, de lunes a viernes, la gente de estos pueblos vive como todo el mundo, pero el fin de semana distribuyen por la carretera a unos tíos disfrazados de pastores y cuando ven que se acerca un coche, avisan a los del pueblo con el móvil:

- '¡Eh, que vienen los del turismo rural'! Y cambian el cartel de 'Videoclub' por el de 'Tasca', sueltan unos perros cojos por las calles y sientan a la entrada del pueblo a dos abuelos haciendo alpargatas, que luego te compras unas y te salen más caras que unas Nike.

En fin, yo creo que un montaje tan grande como éste no puede ser obra de personas aisladas. Estoy seguro de que están implicadas las autoridades. Me imagino al alcalde:

- 'Queridos paisanos: este verano, para incrementar el turismo, vamos a importar más mosquitos del Amazonas, que el año pasado tuvieron mucho éxito. Y quiero ver a todo el mundo con boina, nada de gorritas de Marlboro. ¡Y haced el favor de pintaros el entrecejo, que no parecéis de pueblo! Y las abuelas Nada de top less en el río, que espantáis a los mosquitos..

Ah, y por cierto: Este año no hace falta que nadie haga de tonto del pueblo. ¡Con los que vienen de fuera ya vale!

sábado, junio 14

viernes, junio 13

La ReCreación

LA RE-CREACIÓN SIGLO XXI

- Y Dios pobló la tierra con espinacas, coliflores, brócolis y todo tipo de vegetales para que el Hombre y la Mujer pudieran alimentarse y llevar una vida sana...

- Y Satanás creó las hamburguesas Big Mac.

- Y Satanás dijo al hombre:
-“¿Lo quieres con patatas y refresco de cola?”

- Y el hombre dijo:
“Sí y en tamaño grande”
...Y el hombre engordó....

- Y Dios dijo:
“Haya yogurt para que la mujer conserve la silueta que he creado con la costilla del hombre”

-Y Satanás creó el chocolate
...Y la mujer engordó

-Y Dios creó las ensaladas y el aceite de oliva.
...Y vio que estaba bien.

-Y Satanás hizo el helado
...Y la mujer engordó

- Y Dios dijo:
“Os he dado frutas en abundancia que os servirán de alimento”

- Y Satanás inventó los huevos con chorizo
...y el hombre engordó y su colesterol malo se fue por las nubes

- Y creó Dios las zapatillas deportivas
...y el hombre decidió correr para perder los kilos de más.

-Y Satanás concibió la televisión por satélite y agregó el mando a distancia para que
el hombre no tuviese que cambiar de canal con el sudor de su frente.
…Y el hombre aumentó de peso

- Y Satanás dijo a la mujer:
“Son apetecibles a la vista del hombre unos aperitivos”

- Y la mujer le acercó al hombre patatitas fritas, aceitunas, galletitas saladas, cortezas,
queso y una cervecita.

...Y Satanás vio que estaba bien.

- Y el hombre llegó a tener las coronarias obstruidas.

- Y dijo Dios:
No es bueno que el hombre tenga un infarto” Y entonces creó el cateterismo y la cirugía
cardio vascular y las unidades coronarias...

- Y Satanás creo.....
La Seguridad Social y la traspasó a la Comunidad de Madrid

- Y dijo Dios....
ANDA Y QUE OS DEN POR CULO A TODOS!!!

jueves, junio 12

Entre cardos y amapolas

PENSACIONES MATUTINAS

  • Una muestra de afecto para empezar la mañana es una forma positiva de hacer frente al nuevo día.

  • El dolor es también portador de efectos positivos de los que a veces no sabemos aprovecharnos.

  • Nunca es tarde para encontrar en quienes nos rodean la riqueza personal que llevan dentro. Quizá la costumbre, la rutina cotidiana no nos había permitido descubrirla de tanto mirar nuestro ombligo.

  • No sólo se llega a destino por las amplias autopistas de la comodidad.También tienen su encanto los caminos rurales o cualquier vericueto. A lo mejor lo que llamamos destino es el caminar.

  • Los momentos de crisis son necesarios para darnos cuenta de cuantas cosas podemos prescindir y sentirnos a gusto.

  • Nos lamentamos de lo que nos falta y no sabemos apreciar las riquezas de las que somos inconscientes poseedores.

  • No sólo son bellas las rosas , también el humilde cardo, la campestre amapola tienen su propia belleza aunque no tengan jardinero que las abone y las riegue.

martes, junio 10

Regreso a la isla

ATROPELLO ARTÍSTICO

plaza
Si alguna vez, alguien se pregunta dónde está el Náufrago y no lo encuentra o no oye su voz, búsquenlo en cualquier rincón de Salamanca. A veces, cuando lo necesita, le gusta perderse por sus calles, recrearse en la admiración de su Plaza Mayor, sentarse en cualquier banco de algún jardín, sentirse abrumado ante la majestuosidad de sus torres, recorrer su historia grabada en sus piedras doradas, recogerse en la intimidad de sus patios, en la tranquilad de sus templos o perderse como uno más en el fluir del ir y venir de los turistas…

Salamanca nutre su espíritu, aviva su nostalgia, le renueva por dentro, le configura y le da forma. “ Helmantica docet”, enseña y se muestra bellamente desnuda ante aquel que sabe abrir sus ojos.

De nuevo, ha vuelto a ella siguiendo el consejo cervantino: “Salamanca que enhechiza la voluntad de volver a ella a cuantos de la apacibilidad de su vivienda han gozado”. Y es cierto que ha gozado volviendo a ella, aunque esta vez no se la haya mostrado tan apacible. Ha encontrado la ciudad alborotada en su corazón que en nombre de no se qué Festival Internacional de las artes lo ha visto profanado en sus lugares más sagrados. Ha visto su Plaza Mayor, el patio de su Casa de las Conchas, su plazuelas de Anaya o del Corrillo de la hierba y otros rincones de esta ciudad que es arte puro , salvajemente invadidos por jaimas de plástico, grúas gigantes extendiendo sus enormes brazos, bafles, focos, vallas, banderolas de colores, mostradores de bar bajo arcos medievales…

El Náufrago ha sentido horror, vergüenza, repudio, irritación contra quienes hayan permitido perpetrar tamaño desatino escenográfico. Bienvenidos sean el teatro, la música, el humor, la pintura, los pasacalles, pero sin degradar plazas, patios, calles, rincones o monumentos. El Náufrago ha llorado interiormente ante tal desaguisado.
------------------
Nota de Douce: Aunque no lo diga, yo también he estado en Salamanca. A mí me han interesado más sus jardines.También he podido pasearme y salir al campo charro, oler entre la jara y las encinas. Pero, como becaria de esta isla, mi papá me encarga decir a aquellas y aquellos que se han acordado de él, que ha pensado en ellos y quiere agradecerles su recuerdo.

Nos seguiremos viendo en esta isla.



jueves, junio 5

¡Hasta pronto!

El Náufrago se va a tomar un pequeño descanso, volverá, no puede dejar la isla.

!Feliz fin de semana! Que disfruten de esta "Perra vida":-)

Se lo dicen Douce y sus amigos

SlideShare | Ver | Descargar |

Hablando claro

DE LA LENGUA Y SU USO

Echando una ojeada a la prensa de hoy, el Náufrago se ha topado algunos 'hallazgos' que le resultan… digamos que ‘curiosos’. Por ejemplo se ha fijado en el lenguaje de algunos periodistas a los que sigue con alguna asiduidad.

Dos de ellos han hablado en sus ‘columnas’ respectivas de la invitación a asistir a un reciente Congreso de Psiquiatría. No sabe si es el efecto ‘terapéutico liberador’ de su participación, el que ha hecho que ambos periodistas, Carmen Rigalt y Raúl del Pozo, empiecen de manera similar su 'columna' de hoy. Raúl del Pozo comienza así su “Aparición de Zapatero:
“ Estaba yo pensando que Zapatero está a punto de darse la hostia en la Curva Phillips, ese recodo que señala el ayuntamiento entre la inflación y el desempleo con 300 parados diarios, descontrol de los precios, cuando presencié un fenómeno paranormal: se apareció el propio José Luis Rodríguez Zapatero…”
Y así empieza la Rigalt su “Río macho”
“Es una ironía de la vida que el Ebro baje ahora echando hostias. Zaragoza estuvo la otra noche en pie de guerra, la ciudad se parapetó tras los sacos de contención y todo el mundo durmió con un ojo abierto esperando el embate de las aguas.
Sin haber asistido a ningún congreso psicoterapéutico que el Náufrago sepa, el periodista y Académico de la lengua Luis Mª Anson escribe su “Primera Palabra” en el suplemento “El Cultural” y abre así su artículo
Fue puta, fue monja, vivió en un harén…” Luego glosa la talla periodística de su colega y amiga Cristina López Schilichting de esta forma: “Su pasión por el periodismo alcanza el orgasmo en el libro singular que acaba de publicar” Y pasa a explicar cómo la audaz periodista “se hizo puta, instalándose en la Casa de Campo”… “se hizo monja en un convento de Albania”… y le dijo en el harén a Ahmed: “lo último que haría en Yemen sería acostarme contigo, Ahmed. Buenos días"
Como ven no hay como meterse en el ajo, hablar claro, para que “los estudiantes de periodismo se enteren de lo sustancial de esta hermosa y terrible profesión: la vocación y la noticia” concluye el Académico de la Lengua.

Y hablando de lenguas también daba noticia la prensa la Campaña iniciada por la Generalitat para que los inmigrantes rechacen el español y se ‘zambullan’ en la lengua de otra Nació:
- “Voldría una síndria, si us plau!", dice una clienta
- “Fátima, la señora quiere una sandía, ¡por favor!”, dice a su vez el dueño de la tienda a su empleada marroquí
- “Pero per qué no em parlen en català”, concluye la inmigrante
Anécdotas lingüísticas.

Déjeuner sur l'herbe

El Náufrago, que es de natural ingenuo, enfermedad congénita que algunos individuos arrastran hasta su muerte, se quedó con la copla del desayuno que le contó su amigo ayer y ni corto ni perezoso quiso probar fortuna esta mañana. Hallábase en un barrio periférico de la ciudad, a la espera de que le entregaran su coche recién reparado. Mientras remataban algunos pequeños detalles entró en un bar cercano lleno de máquinas tragaperras, operarios de la construcción haciendo una pausa en el trabajo y algún ama de casa que se jugaba la vuelta de la compra en una de esas máquinas que se tragan las monedas.

El Náufrago se hizo un hueco en la barra y el ‘barero’, rollizo y campechano, soltó el clásico: “Hola jefe, ¿qué va a ser?” Campechanía por campechanía le dijo lo que quería, pensando en su amigo de ayer: “un café descafeinado de sobre, taza grande y croissant a la plancha”.

Se oía la salmodia de las monedas en la máquina, las conversaciones en voz alta de los clientes… Sobre el mostrador apareció la taza (big size) con la leche, el sobre con nestcafé y la bolsita de azúcar. Más tarde aparecería el ‘cruasan’ con la mantequilla, algo rancia, y la correspondiente mermelada. El Náufrago cogió los ‘trebejos’ de comer y se sentó en una de las mesas. Miró a su alrededor y su pensamiento voló hasta la terraza del Paseo de Pereda, amplia sombrilla protectora del sol, con vistas a la bahía, que le había descrito su amigo. El cuadro que se le ofrecía era más bien de bodegón que el “ Déjeuner sur l’herbe” de Manet.

Dio cuenta de su café, de su ‘cruasán’, apenas utilizó la mantequilla y lo compensó con algo más de mermelada. Seguía pensando en su amigo… Sobre la mesa, ningún ticket, ningún nombre de camarero a quien poder llamar por su nombre. Así que hizo un gesto con la mano y preguntó: “¿Cuánto es?” Recordó el 1’65 del Suizo y esperó la sorpresa para ver si podía confirmar al señor Zapatero que el café seguía valiendo ochenta céntimos.

- “Son 2 €uros" , dijo el camarero. Ninguna sorpresa en la cara del Náufrago. Lo sintió por no poder seguir dando buenas noticias al señor Solbes y compañía, pero no pudo por menos de pensar en su amigo, aquel que ayer le decía:

“Sí, aquel desayuno: taza gran tamaño, sobre de nestcafé, bolsita de azúcar, croissant (big size), mini paquete de mantequilla y cajita de mermelada de melocotón, servicio de camarero joven y bien uniformado…¡Todo por “1’65”!

Miró una vez más a su alrededor, el ama de casa seguía delante de la máquina, los operarios seguían hablando en voz alta…Ninguna terraza, ninguna sombrilla, sin sol, sin una vista sobre la bahía, sin señoras con sombrero engañando a la mañana…

miércoles, junio 4

Desayuno con croissant

MAITINES DE NÁUFRAGO

Señalaba ayer el Náufrago las ventajas de haber recuperado la simple condición de peatón. Hoy, al volver de sus ‘ocupaciones’ matutinas, se topó con un amigo que, como él, ha pasado a 'mejor vida' y al que hacía tiempo que no veía. Enseguida se pusieron al corriente de las respectivas novedades que tampoco eran tantas.

Su amigo que es locuaz con los amigos y muy reservado cuando no se siente en confianza, le contó lo que le había ocurrido esta mañana, empezando por las conversaciones de las que había sido silente testigo, cual corresponde a su talante cuando la gente en vez de hablar, chilla, en vez de razonar, dogmatiza y más que escuchar a los demás, sólo se escuchan a sí mismos… "Una discusión a la española", resumió, mientras el Náufrago asentía con la cabeza.

Tras el desahogo, pasó a cuestiones más lúdicas. Entre broma e ironía, artes que utiliza su amigo para protegerse de la estupidez nacional, le contó una pequeña anécdota digna de comentar con el señor Solbes o con el mismísimo Zapatero para apoyar la 'visión – Alicia' de la realidad económica española de que tanto se habla y tan poco se hace para hacerle frente. Su experiencia matutina serviría de referencia a ese lenguaje rebuscado y oscuro con lo que se trata de ocultar lo evidente: nada de recesión, sino ‘desaceleración significativa’, o a lo sumo una transitoria ‘estanflación’ que suenan a evasión por la cotangente.

- Pues verás, querido Náufrago, le dijo. Hace un rato, aprovechando esta luminosa mañana de junio, me senté en una terraza del Paseo de Pereda, y como no tenía prisa, ni había nadie que suspirara por mis huesitos, abrí el periódico, llamé al camarero y le pedí un descafeinado de sobre, con su correspondiente croissant a la plancha, mermelada y mantequilla. Me dirás, continuó, que qué tiene eso de extraño. El Náufrago no dijo nada, porque sabía que era una forma más de alargar la intriga.

- La sorpresa vino cuando el camarero llegó con su bandeja depositó el desayuno sobre el velador y volvió a entrar en la cafetería. Entonces, por curiosidad de jubilado, miré el ticket, lo leí dos veces porque no daba crédito a lo que veía:

(…Pausa valorativa por ambas partes)

- “ ¡Un euro y sesenta y cinco céntimos de vellón! Sí, aquel desayuno: taza gran tamaño, sobre de nestcafé, bolsita de azúcar, croissant (big size), mini paquete de mantequilla y cajita de mermelada de melocotón, servicio de camarero joven y bien uniformado… ¡Todo por “1’65”! y eso sin declarar mi condición de jubilado. Estuve por llamar a ZP para decirle que el café a 0’80, como Teruel, ¡existe! Porque, deduje, que el 0’85 € sería la parte correspondiente al croissant, la mermelada y el azúcar. El Náufrago no se atrevió a reprimir la euforia de su amigo y dejó que terminara la anécdota.

- Pues mira como tenía mis dudas, para cerciorarme de que mis ojos no me engañaban y de que en efecto era el montante que tenía que pagar, aprovechando que el camarero cobraba en la mesa de al lado y ya volvía a la cafetería, le llamé:

- “¡Juan Carlos!” , el camarero volvió la cabeza, extrañado de que alguien le llamara por su nombre… Es que he visto su nombre en el ticket y me parecía más propio llamarle por su nombre y pagarle, le dije.

- El ‘garçon’ sonrió: “Es que me ha extrañado oír mi nombre” y ambos sonreímos.

El Náufrago también encontró oportuno que le hubiera llamado por su nombre, en lugar de un frío “¡camarero!” y aprovechando la circunstancia, antes de que, en su euforia, su amigo continuara contándole sus andanzas matutinas, que las tendría, se excusó por tener que dejarle, aludiendo a una inexistente cita.

martes, junio 3

Minutos de belleza

Vale la pena detenerse unos minutos y recrearse en tanta belleza

SlideShare | Ver |

El autobús de las ocho y cuarto

By DOUCE

Desde mi observatorio imparcial de perrita observo a veces a mi papá y a través de él veo cómo funcionan los humanos, algunos humanos, por lo menos. Estos días he notado algún cambio en su rutina ordinaria. Le veo que madruga algo más, coge su bolsa de deporte y acude a sus nataciones o a donde vaya.

Sé, porque me lo ha comentado durante el paseo de esta mañana, que algo ha cambiado esta semana. Hay que decir que estos días, por motivos que no vienen al caso, está sin coche. Y mi papá sin coche es medio papá. Como perrita, observo que ese 'artefacto' que los hombres inventaron para ir más deprisa y llegar antes a todos los sitios, cosa que no siempre consiguen, modifica el carácter de los humanos, los hace más agresivos, más impacientes y los aísla de los demás. El coche se convierte en una especie de burbuja rodante o, lo que es más grave, en un búnker donde se protegen o desde el que lanzan ráfagas de malhumor al menor movimiento extraño . Tengo la perruna impresión de que en lugar de ayudarles a mejorar la vida, les sirve a menudo para complicársela aún más.

Pero volvamos a lo nuestro. Hoy, mi papá, ha tenido que coger el autobús a eso de las ocho y cuarto. La experiencia le ha servido, en primer lugar, para aprender a tener un poco de paciencia y saber esperar a que el autobús llegue. Esto de las esperas, para un cagaprisas como él, le parece una pérdida de tiempo y se impacienta. Si además tiene que aguantar a un chavalín de ocho o nueve años que no hace más que pasear su monopatín por el banco que hay en la parada-asubiadero, ya ni les cuento.

No terminan ahí sus experiencias. Una vez en el autobús, observa que entre las treinta o cuarenta personas que viajan en él, hay 13 ó 14 de color, mujeres, niños, chicas jóvenes. Se fija en una de ellas que, de pie y agarrada a la barra, ve pasar el ‘paisaje’. De perfil, su frente, su nariz, sus pómulos, sus labios perfectamente dibujados, su mentón se destacan perfectamente con rasgos propios. La mayoría de la gente viaja más bien con gesto serio, algunos con cara de sueño todavía. Apenas nadie habla. El silencio sólo lo rompen las risas los juegos, las charlas animadas de los cuatro muchachitos morenos que se han constituido en ‘guardianes’ de la puerta de salida central del autobús. Es casi la única señal de vida a estas horas de la mañana.

Mi papá les observa, con sus mochilas llenas de libros, camino del colegio, mientras a través de las ventanillas ve pasar delante de él las vallas publicitarias, situadas en una rotonda frente al Hospital de la Seguridad Social: cuerpos jóvenes, bronceados, anuncian que ya está ahí el verano de la Corte o del Corte Inglés, coches deportivos, chalets con piscinas, whiskys, cocinas amuebladas… Un mundo bastante distinto del que ve en la plataforma del autobús, mientras esconde su bolsa de deporte debajo de un asiento para no obstruir el paso y se aferra a la barra para no irse al suelo , cada vez que el chófer, joven, ataca una rotonda.

En cada parada se renuevan los viajeros . Se puede percibir netamente el calor humano. Ya queda poco, en la próxima parada se bajará. Con él descienden los cuatro morenitos de inmensas mochilas y sonrisa permanente. Van al mismo colegio donde se encuentra la piscina de mi papá, pero antes de llegar entran en una tienda para proveerse de ‘gusanitos’ y otras chucherías…

Todo un pequeño mundo que mi papá se pierde cuando se blinda en su coche y no se fija en casi nada.
-------------------
(También tengo un 'poema(dia)rio'... ¿no lo sabían? )

lunes, junio 2

Joyas de Cantabria

Hace poco recibimos con satisfacción en esta isla la iniciativa de un periódico local de proponer una votación sobre las 10 joyas artísticas preferidas por sus lectores. Cuarenta y ocho fueran propuestas para este concurso. En distintas fases han ido siendo seleccionadas las más votadas. En este mes de junio llega la tercera fase del certamen.Doce son las joyas que se presentan a la opción definitiva.

En esta isla hemos recibido gustosos la noticia del concurso y hemos querido recogerlas en una presentación realizada por Douce, nuestra becaria, para satisfacer un gusto personal de los habitantes de esta isla y al mismo tiempo hacer partícipes a los visitantes.

Pueden hacer su propia elección, aunque en estos casos a uno le cuesta eliminar a algunos participantes. Los habitantes de la isla tenemos nuestras preferencias, pero de momento no vamos a eliminar a ninguna y prometemos seguir vistándolas

Dos 'héroes de guerra"

LOS PERROS DE LA BRIGADA LIGERA

Mira Douce, leyendo la prensa me he encontrado un artículo que me ha hecho pensar en ti. Habla de dos amigos tuyos, ‘héroes’ en una de las muchas guerras que montamos los humanos por un ‘tu me dijiste y ahora me dices’. La excusa es lo de menos, lo de más es que algunas veces os metemos a vosotros en el jaleo sin haberlo comido ni bebido. Escucha la historia de Jemmy y Boxer, colegas tuyos:

“ [… ] La historia es conocida: cinco regimientos de caballería británicos cargaron de frente contra una batería rusa, a través de un valle de kilómetro y medio de largo, batido a la ida y a la vuelta por fusileros y artillería. De seiscientos sesenta y seis hombres volvieron a sus líneas heridos o ilesos, muchos a pie y todos bajo fuego enemigo, trescientos noventa y cinco. Hasta la suerte de sus caballos se conoce: de los pobres animales que montaron los ingleses, galopando entre el estallido de las granadas o sueltos luego por el valle enloquecidos y sin jinete, murieron trescientos setenta y cinco. Ni siquiera los famosos versos de Tennyson, que varias generaciones de escolares aprendieron de memoria –«Media legua, media legua / media legua más allá...»–, pueden embellecer el asunto. Fue una carnicería en el más exacto sentido de la palabra.

Pero de lo que quiero hablar hoy es de perros. Porque lo que pocos saben es que, ese día, dos perros cargaron también contra los cañones rusos. Se llamaban Jemmy y Boxer, y eran, respectivamente, las mascotas del 11o y del 8o regimientos de húsares. Los dos canes habían acompañado a sus amos desde sus cuarteles de Inglaterra, y estaban en el campamento británico cuando se ordenó a la Brigada Ligera formar para la carga. Así que, como tantas otras veces en desfiles y maniobras, los dos fieles animales acudieron a colocarse junto a las patas de los caballos de los oficiales, dispuestos a marchar al mismo paso, sin obedecer las voces de los soldados que les ordenaban apartarse de allí. Después sonó la corneta, empezó la marcha al paso, luego al trote, y cuando, bajo intenso fuego de artillería, se pasó al galope y sonó el toque de carga, con las granadas reventando, hombres cayendo por todas partes, estruendo de bombazos y caballos destripados o sin jinete, Jemmy y Boxer siguieron corriendo imperturbables, junto a sus amos, en línea recta hacia los cañones rusos.

Parecerá increíble para quien no conozca a los perros. Esos chuchos cruzaron todo el valle de Balaclava entre un diluvio de fuego –«Hasta las fauces negras de la Muerte, / hasta la boca misma del Infierno»– y permanecieron junto a los húsares, o lo que quedaba de ellos, mientras éstos acuchillaban a los artilleros enemigos y morían entre los cañones. Después regresaron despacio, al paso de los caballos maltrechos que traían a los supervivientes, junto a hombres desmontados o heridos que caminaban y caían exhaustos, entre el tiroteo ruso y los disparos de quienes remataban a sus caballos moribundos ante de seguir a pie. Tres largos kilómetros de ida y vuelta. Jemmy y Boxer hicieron la carga junto a los primeros caballos de la brigada y regresaron a las líneas inglesas con el primer hombre montado de sus respectivos regimientos que volvió a éstas: Ileso Boxer, sin un rasguño; herido Jemmy por una esquirla de metralla en el cuello. Y ambos, acabada la campaña, regresaron a Inglaterra y murieron viejos, honrados y veteranos, en su cuartel.

Ni Tennyson ni poeta alguno hablaron nunca de ellos, ni en el poema famoso ni en ningún otro maldito verso. Por eso he contado hoy su historia. Para decirles que por el Valle de la Muerte, cargando contra los cañones con la Brigada Ligera, también corrieron dos buenos perros valientes.”
Arturo PÉREZ-REVERTE.- XLSemanal 1-7 de junio 2008