miércoles, agosto 31

Besançon:. De retour... redécouverte du milieu

Après un long périple à travers la France d’abord, puis à travers l’Espagne, me voilà, enfin, arrivé à mon Ithaque particulière qui se trouve tout au Nord de l’Espagne. Maintenant, enfin ! , j’ai un peu le temps de faire le point de tout ce qui s’est passé, de tout ce que j’ai vécu pendant ce dernier mois, avant que l’année scolaire commence.

En revoyant les photos que j’ai pu sauver d’un petit « naufrage » qui m’est arrivée le long de ma petite Odyssée. (Oui, naïf que je suis, je me suis laissé piquer mon appareil photo à Paris, quelque part dans le métro, entre Trocadéro et Bastille) Bien sûr j’ai eu de la peine et beaucoup d’autres sensations faciles à imaginer, mais surtout j’ai regretté les photos que je ne pourrai pas récupérer. L’appareil peut toujours être remplacé.


Image hosted by Photobucket.com

Heureusement j’avais gardé mes premières photos dans une disquette. C’est ces photos que je veux vous envoyer, en espérant qu’elles vous permettront de revivre les beaux moments qu’on a passés ensemble, en écoutant le discours inépuisable de Jean Perrin, les pots bus ensemble, les visites aux différents « palais »... de Justice et d’autres. Le souvenir des conversations et des interviews à des « croyants » et à des « libres-penseurs » ( il paraît qu’il y a des pensées moins libres), et tant d’autres découvertes du milieu et des alentours.

Image hosted by Photobucket.com


En revoyant ces photos de vous tous, j’ai redécouvert le « milieu » : J’ai revécu la timidité tendre de Jolanta, la curiosité d’Ana, la prudence de Steffen, le sourire de Carole, la gentillesse de Hideaki, les absences des « sous-préfets »... Tout cela bien géré par la chaleureuse personnalité de Jean Perrin qui a su nous faire comprendre que, plus qu’un module à l’usage, c’était une vrai rencontre où l’on a pu découvrir, non seulement le « milieu », mais aussi l’intérieur, les alentours et d’autres parties importantes qui constituent les rapports humains.

Merci Jean , de ta main, de ta voix, on a découvert le « milieu » et on a découvert aussi une partie de nous dans ces quelques heures qu’on a passées ensemble.

viernes, agosto 26

En un lugar de la Mancha: Albacete

He pasado unos días en Albacete y he aprovechado para descubrir la ciudad. Ya sé que su nombre no despierta curiosidad para los turistas que van camino hacia las playas del levante o del sur. Pero no hay lugar, ni ciudad que no tenga su atractivo si se la sabe mirar con ojos curiosos y eso es lo que he tratado de hacer estos días de estancia en la ciudad manchega.

Lo primero que ha llamado mi atención es el desarrollo que ha experimentado la ciudad, en estos últimos años desde mi anterior visita, hace algo más de doce años. Pero lo que de verdad ha atraído mi atención son las cosas que he descubierto en mis correrías y paseos por las distintas calles, plazas, jardines y museos que he visitado. Hablando de museos, dos en particular, han atraído mi atención: El Museo de la Cuchillería y el Museo Arqueológico y de Bellas Artes. El primero, por su moderna presentación, la variedad de muestras que ofrece sobre el mundo de las armas blancas, que más que armas, aunque también, han sido útiles, herramientas, utensilios que han estado siempre a servicio del hombre: “Sirvo a mi dueño y señor y con otro no me voy”. He descubierto no sólo su historia sino, ante todo, la paciencia artesana, el saber hacer, que se ha ido transmitiendo de padres a hijos, de maestros a oficiales y a aprendices, para lograr esas piezas que antes miraba de manera diferente, sino indifirente, sin apreciar las horas de esfuerzo, de paciencia, amor y trabajo que había detrás de cada una de estas piezas. No me extraña entonces que coleccionistas, anticuarios, como Pedro Gento Moya, hable con pasión de su colección de navajas, que no le importe recorrer kilómetros para acudir a ferias nacionales e internacionales, para completar su colección de 536 navajas que llenan las vitrinas y la mesa de billar–expositor de su casa. Ninguna de ellas, como reza la tradición, ha sido regalada .


Image hosted by Photobucket.com
Museo de la Cuchillería


-‘‘Sí, sí, me he gastado millones, y conste que no tengo ninguna regalada, porque la tradición y la superstición mandan no admitir, sin pago, ni navajas, ni tijeras, ni puñales’’



Image hosted by Photobucket.com


También he pasado muy buenos momentos recorriendo las salas del Museo de Arqueología y Bellas Artes (Museo de Albacete), en el acogedor Parque de Abelardo Sánchez entre pinares, fuentes y palomas, gentes paseando, sentados, o corriendo por sus avenidas. El museo tiene una estructura moderna y la distribución de sus salas está perfectamente organizada para viajar desde la Prehistoria hasta épocas postromanas. Una disposición didáctica y clara nos lleva de la mano para ver esas estilizadas figuras rupestres del arte prehistórico levantino, admirar esas hermosas estatuas ibéricas, los mosaicos romanos, y toda la serie de adornos, cerámicas, sepulturas, juegos de hombres y mujeres que vivieron y nos entregaron el testigo para que siguiéramos su estela de amor por lo bello, es decir por la vida.



Image hosted by Photobucket.com
Image hosted by Photobucket.com Image hosted by Photobucket.com
Y en el museo, una hermosísima sala dedicada al pintor manchego Benjamín Palencia, con el colorido intenso de sus paisajes castellanos, manchegos, el vigor en el retrato de sus gentes, la evolución de su pintura sin perder en ningún momento su sello tan recio, tan castellano, tan manchego.

Image hosted by Photobucket.com
Benjamín Palencia: Paisaje

En el museo también una hermosa sorpresa, un descubrimiento: “Memoria rusa de España”, o por mejor decir, la revelación para mí, poco experto en artes, de Alberto Sánchez. Este pintor toledano, cofundador de la “Escuela de Vallecas”, coetáneo y amigo de Picasso, Dalí, Miró, Ernst, Giacometti, Brancusi... no tiene nada que envidiar a muchos de ellos: pintor, escultor, escenógrafo , colaborador de Lorca y su Barraca, se exilió a la Unión Soviética en 1938 donde moriría en 1962, sin haber podido regresar nunca a sus paisajes vallecanos que tantos cuadros suyos inspiraran.
Image hosted by Photobucket.com
Alberto Sánchez: Mujeres

En 1950 conoció al cineasta Grigoriy Kózintsev, y más tarde se convertiría su asesor artístico de la película “Don Quijote” que se estrenaría en 1957. En la sala de exposiciones temporales del museo, podemos hoy ver una amplia muestra de sus paisajes castellanos y rusos, de sus gentes, sus esculturas de toros y sus mujeres castellanas, y por supuesto una serie de bocetos y decorados para la película del realizador ruso. Cuadros, esculturas, bocetos y película han sido objeto de varias visitas durante mi estancia.

Image hosted by Photobucket.com

He hablado de los museos que he podido visitar. Me he quedado con las ganas de ver otros como El Museo del Niño, “cerrado por vacaciones”, me hubiera gustado regresar al país de la nostalgia de aquellas aulas, con mesas de doble asiento, de pupitres con tintero, clases con estufas de carbón, de huchas con cabeza de chinito, negrito o piel roja... No fue posible, y eso que la búsqueda fue laboriosa. Como tampoco me fue posible visitar el Museo Municipal, al parecer, por estar instalando una exposión próxima.

Mi Albacete, el que yo he recorrido, descubierto, o el que él mismo se ha ofrecido a mí y me ha sorprendido es el de su Parque, sus jardines, el de la Posada del Rosario, del siglo XVI, conservada como de milagro en medio de otros edificios que, aunque más recientes, no pueden superarla en sencillez, en sosiego, en el recogimiento de ese hermoso patio interior formado por columnas y galerías que hogaño albergan libros donde antaño albergaron maritornes, arrieros, yangüeses o caballeros andantes malheridos.
Image hosted by Photobucket.com
Posada del Rosario: Patio

Pero también me ha sorprendido con sus edificios modernistas, con su Pasaje de Lodares esa amplia galería que deja penetrar la luz a traves de los cristales de su bóveda y que se diría arrancado de alguna ciudad italiana o centroeuropea.
Image hosted by Photobucket.com

Me ha sorprendido también con el bullicio de su calle de la Feria y su recinto ferial poblado de terrazas y avenidas.Un mundo abigarrado, variopinto, gentes de todo tipo que se sientan, hablan, en torno a unos vasos de cerveza y un plato de caracoles asados. Un recinto que las mañanas de los martes se convierte en un zoco, un inmenso y variopinto mercado donde se exhiben los más insospechados productos: zapatos, relas, frutas, flores, verduras, ropa, pájaros, sellos, peces, más ropa, más calzado, más camisetas, más “gangas” a uno, dos, tres euros.

Las mujeres se arremolinan entorno un enorme e improvisado mostrador, sustentado por cajas y taburetes, lleno de faldas, vestidos, pañuelos, camisetas, ropa interior de todos los tamaños, de todos los estilos... El Albacete bullanguero, ruidoso, festivo a medio camino entre la contención castellana y el desborde andaluz. El Albacete que estos días de agosto, sale a la calle, puebla sus terrazas, habla, grita, se saluda. Coches y motos que saturan el aire con sus ruídos sin conserguir que las conversaciones se ahoguen, mientras se abrevan de cerveza y tintos de verano.Este es el Albacete que me ha acogido estos días agosteños, cuando toda la península arde en incendios y fiestas populares.

miércoles, agosto 17

Besançon: Un personaje para el recuerdo. Jean-Pierre Bérubé

Los caminos de vuelta tienen sabor a vivencias, a recuerdos, a emociones contrapuestas, lo mismo que los de ida están hechos de ilusión, de esperanzas, abiertos a cualquier sorpresa.

El tren que me llevó a Besançon desde París, me devuelve esta mañana, cuando aún no ha amanecido, cuando un sol enorme, redondo, asoma su cabeza por encima de los árboles y de los arbustos burguiñones.



Image hosted by Photobucket.com


Mientras oigo, una vez más, las canciones de Jean-Pierre Bérubé, mi maestro de emociones durante estos últimos doce días. Evoco la imagen de este poeta, cantor e intérprete, lector atento de la vida, que me ha impresionado por su humanidad, su naturalidad, su capacidad para emocionar y emocionarse. Nada que ver sus “cursos” con los áridos, fríos y aburridos de las lecciones veraniegas, ésas de “todovale”. Este hombre de 60 años conserva toda la frescura, la curiosidad y la osadía juveniles. Canta, gesticula, grita sus canciones cuando lo requieren, o enternece según los momentos, los tonos, los sentimientos. Actúa en el escenario, en la clase o en la calle con la misma naturalidad. Canta, e invita a cantar con él... “Je ne cherche pas, je trouve/ tu ne cherches pas non plus/ vraiment le bonheur se trouve/juste en dedans de nous...”

Las letras de sus canciones generan emociones, evocan paisajes, anécdotas vividas, sugieren reflexiones, dan fe de una vivida dedicada a la creación, al arte por amor, alejado de los circuitos comerciales. Su música y sus textos son una invitación al goce sencillo de la vida, de la ternura: “ On peut vivre, sans richesse, sans la gloire.... Mais vivre sans tendresse / on ne le pourrait pas / non, non, non / on ne le pourrait pas.”

Ha hecho que su “curso”, si es que se le puede llamar así, que un grupo formado por un mosaico de gentes de países distantes y distintos: japoneses, irlandeses, azerbayayanos, irakíes, españoles... se sintieran hermanados y unidos por el placer de cantar juntos.

Para saber más ...

http://membres.lycos.fr/mjannot/froggy/artiste.htmhttp://www.litterature.org/detailauteur.asp?numero=538
http://www.frmusique.ru/texts/b/berube_jean_pierre/berube.htm
http://www.independance-quebec.com/musique/jean_pierre_berube_la_marche_des_poetes.php


Chanson québécoise L'été au CLA Où : Petit Kursaal
Jean-Pierre Bérubé est un poète et un vrai, un citoyen du monde et de l'émotion. Poétique et savoureux, tendre et drôle, l'art Bérubé vous chavire à tous les coups. Quand : Le 08-8-2005 - 20h30 Le 18-7-2005 - 20h30

miércoles, agosto 10

Besançon: seguimos los descubrimientos

La verdad que esta ciudad , que en un tiempo formò parte del Imperio de Carlos V, tiene muchas resonancias espanolas. Es una de las ciudades màs ecològicas de Francia , y es un placer ver tanto espacio verde, el rìo que la abraza, y todos los bosques que la circundan. Llaman la atenciòn sus casas , sus mansiones, sus plazas y sus calles , en gran parte peatonales.


Image hosted by Photobucket.com

Entre nuestras entrevistas, un viejo cura de màs de ochenta anos (perdòn, pero a este teclado le faltan letras, ya me entienden a qué me refiero, porque de eso sòlo tiene uno, como todos los mortales) y también a un joven socialista que nos ha hablado del partido y demàs temas de los que los profesionales de la poltica hablan. De los dos , me quedo con el cura, socarron, muy muy cura, pero entranable, simpàtico.
Image hosted by Photobucket.com

Sin darme cuenta casi, han pasado estos dìas de trabajo vacacional, que me han servido para refrescar mi horizonte y renovarme por dentro. Dìas bastante apretados, densos, pero beneficiosos , al fin y al cabo.

domingo, agosto 7

Besançon: los cursos

Ha transcurrido la semana mas deprisa de lo que habìa pensado. Después de algunos ensayos al fin encontré los "mòdulos" que màs me apetecìan para un curso que se realiza en época vacacional.

Image hosted by Photobucket.com


El primero se llama "Découverte du milieu", y es un descubrimiento de la ciudad y sus gentes. Magnetòfono en ristre salimos a la calle , entrevistamos a gentes, visitamos desde el Gran Séminaire en dònde Sthendal sitùa su novela "Le rouge et le noir" y que actualmente no tiene seminaristas, sino que alberga una veintena de viejos sacerdotes. También acudimos al Palais de Justice y asistimos a un juicio, con toda la parafernalia de Jueces, fiscal, abogados... también nos queda tiempo para hacer una pausa en un bar y charlar con el patròn, un tìo muy enrollado que nos habla de los vinos del paìs , desde el "vin jaune" hasta el absinthe de Pontarlier.
Image hosted by Photobucket.com

Por la tarde , después de comer, de 2 a 5 y media, un "atelier de chansons", donde un profe, màs que profe, poeta, cantautor, bohemio nos lleva de la mano de su voz y su guitarra. El placer de cantar, de sentir al unìsono gentes de distintos paìses:irlandesas, polacas, japoneses, azerbayanos . Ah! se me olvidaba el nombre : Jean Pierre Bérubé

sábado, agosto 6

Besançon. El viaje


Hace casi una semana que cogí el tren en Hendaya: voiture 49, couchette 43, 01 milieu. Vamos que me toca en medio de una estudiante de Carolina del Norte, que acaba de pasar 4 semanas en Cádiz, ahora unos días en París y luego dos semanas más en Suiza e Italia, y un señor mayor . La joven norteamericana es regordita, comunicativa, espontánea... muy americana. Los demás ocupantes del compartimento llegan algo más tarde. Primero una chica delgaducha , antipática, que se acomoda en su litera sin apenas pronunciar palabra. Más tarde, un matrimonio mayor, debían rondar lo 80 años, que ocupan las literas de abajo. El marido anda con dificultad, se apoya en un baston, la mujer le ayuda a instalarse.

Apagamos las luces , la noche es apenas interrumpida por las salidas de mi vecino de abajo.Llegada a la estación de Austerlitz a las 7:10, como estaba indicado. Como debo cambiar de estación , pregunto al primer viandante:

- Pour aller à la Gare de Lyon, s'il vous plaît
- 'Sais, pas!
(muy parisino, nada raro)

Image hosted by Photobucket.com


Lo intento por segunda vez, por si hay suerte. Éste, más amable, me indica que debo subir unas escaleras, atravesar un puente, y al fondo veré el « Dôme » de la estación.

- « Dix minutes , à peine » , me dice.

Me reconcilio con los parisinos, si es que lo es. Son las 7: 30. Miro el panel que me indica la hora de salida del TGV para Besançon, luego entro en el primer café que encuentro:« Café Diderot (select service partner) », pido a la camarera un café « olé » y un croissant. Me lo sirve en un vaso de plástico y, en un platito, el croissant. Al primer sorbo casi siento ganas de vomitar. ¡Qué sabor!, no hay quien beba aquella pócima!Le pongo todos los sobres de azúcar que encuentro, y ni por ésas! Así que dejo más de medio vaso.

- « Combien je vous dois?, pregunto. La camarera me entrega dos tickets:- 1 café:2'50 €
- 1 croissant: 1'10 € (Luego dicen aue el pescado es caro)
( à suivre )