sábado, julio 30

Salamanca: Plaza Mayor, 250 aniversario

La Plaza Mayor de Salamanca celebra su 250 aniversario. A lo largo del año, ha acogido toda serie de actuaciones y espectáculos: conciertos, montajes teatrales, encuentros, campeonatos deportivos, proyecciones nocturnas...

La Plaza, este rectángulo donde converge toda la vida de la ciudad, lugar de paso, de paseo, de citas, de encuentros... "Siempre se acaba desembocando en la Plaza Mayor, centro vivo de la ciudad, corazón al que fluyen todas las arterias", como diría una salmantina ilustre, Carmen Martín Gaite.

Pero hoy no quiero hablar de lo que significa la Plaza para sus habitantes o los turistas que visitan la ciudad. Quiero recoger sólo las reflexiones que han surgido en mí, al visitar la exposición fotográfica "La Plaza sin visillos", situada en el piso superior de la Casa de las Conchas.
Image hosted by Photobucket.com

Se trata de una serie de fotografías , 45, en blanco y negro, que recogen parte de la historia de este foro, ágora, púlpito de protestas, escenario , en los últimos casi 70 años. La primera foto, de 20 de julio de 1936, representa una manifestación variopinta de las que siguieron en algunas ciudades a la rebelión militar.Las cuatro fotos siguientes, recogen otra serie de "actos" de los años de la guerra civil, y me han hablado por sí solas con más fuerza, que si hubiera leído gruesos volúmenes sobre la contienda española. Esa primera fila, de un desfile del 16 de enero de 1939, en el que codo a codo avanzan, marciales, falangistas, requetés, generales, eclesiásticos, coroneles de la Guardia Civil. El Cardenal Gomá, con sus más nobles púrpuras, entre el General Millán Astray, amplio capote y parche en el ojo, y un serio alto jefe joseantoniano. Y junto a ésta, brazos en alto, los embajadores de España en Portugal y del embajador luso en España. He sentido una sacudida fría al evocar estos años de odio y de locura, viejos fantasmas que uno quisiera hubieran muerto del todo, pero cuya oscura sombra ,tengo la sensación, de que algunos parece quieren volver a agitar.

Las fotos de los años 50, me han resultado más entrañables y he creído reconocerme en ese grupo de chavales que corren , perseguidos por la vara del "Padre Lucas", proxeneta cabezudo de mis infantiles ferias. Y sigue la muestra fotográfica recogiendo manisfestaciones populares, recibimientos de visitantes ilustres: varios a Franco, a los Reyes, a los príncipes de Gales, a los emperadores del Japón, a Chirac, a Suárez, a Aznar, a Zapatero comprando barquillos , mientras hace campaña en el 2004.

Hay también fotos de sus gentes: Luis Martín Borrego , "El Herraduras", un grupo de ancianos entibiándose en el triste sol del otoño, sentados en un banco, o emigantes que desde Argentina vuelven a casa. Y más fotos: ecologistas contra la creación de un pantano, repartidores de patatas en protesta por los precios agrarios, voluntarios de la Cruz Roja, vigilia de velas por los atentados del 11 de marzo.
Image hosted by Photobucket.com

Y el carrusel de la Plaza sigue girando: desfiles, encuentros, manifestaciones, espectáculos, visitas... Acogiendo a todos , a los que pasean, a los que cuentan escudos y medallones en las enjutas de sus cien arcadas, a los que conversan en las terrazas, en los bancos, o, como este grupo de jóvenes, sentados en círculo en el suelo y sueñan, y ríen, y hablan, y hablan... Y viven.

viernes, julio 29

Dos minutos de charla con Rodríguez Ibarra

En este particular "Tour de España", he dado con mis huesos, nunca mejor dicho para un "tirillas" como yo, en tierras pacenses. Sí, de Pax Romana, o seáse de Badajoz. Un Badajoz extrañamente vivible en estas alturas de julio, cuando normalmente la gente se cuece de calores. Pero esta mañana cuando me paseaba, temprano, por sus calles, mis carnes morenas sentían hasta un leve frío. ¿Extraño, verdad? Pero cierto, se lo aseguro.

En mi deambular callejero vine a parar, más bien entrar en el "corteinglés" de nuestras rebajas. Me dirijí a la sección de libros, en busca de una guía turística, y de repente quedé sorprendido al ver un señor con gafas, de poblada larga blanca, camisa veraniega y pantalones vaqueros. Aunque sorprendido que se paseara entre las estanterías de libros de manera relajada, como cualquier cliente, reconocí al presidente de esta Junta extremeña. Ojeaba el último libro de Iñaki Gabilondo , miré alrededor por ver si iba "escoltado", pero no parecía que tuviera más compañía que la de una jovencita que de pronto se acercó a él mientras le mostraba la portada de un libro de Saramago. Por las "aficiones" literarias de uno y otro, deduje, sin ser exactamente Sherloc Holmes , que eran padre e hija. "Elemental , querido Watson"


Image hosted by Photobucket.com

De repente , ante este político, que sin duda atrae filias y fobias, según los "talantes", pero que raramente deja indiferentes, digo, que de repente sentí la necesidad de ser, como él , "políticamente incorrecto". No es que comulgue con él en todas sus ideas, no es que aplauda algunas de sus intervenciones, pero siempre me ha gustado esa actitud suya de ser un político nada "correcto", fiel a sus amigos, aunque no todos lo merezcan. Pero nunca se ha mordido la lengua cuando toca manifestarse , aunque le suponga enfrentarse a algunos de sus compañeros de partido.

Me debatía interiormente si procedía o no abordarle, qué pretexto encontrar o con qué frase dirigirme a él , para manifestarle el impulso que me empujaba simplemente a saludarle. Después de un rato de incertidumbre , me acerqué y no sé qué frase dije exactamente, pero debió de ser algo así como.

- "Disculpe que le aborde de esta manera, pero he sentido ganas de saludarle, al verle así de cerca, como un cliente más , ojeando libros."

Se quedó algo sorprendido ante mi abordaje, pero sonrió, y eso me animó a seguir diciéndole que no era habitual, al menos para mí, ver a un representante político, pasearse con esa naturalidad , como uno más , por unos grandes almacenes, aunque estemos en época de rebajas.

Luego seguimos charlando breves minutos, me preguntó de dónde había salido, le dije que aunque vivo en Cantabria, andaba por "sus" tierras extremas, que era profe . Quiso saber de qué, y al decirle que de francés sonrió de nuevo y añadió "Vaya, colegas. Yo también lo soy o lo fuí, aunque luego me incliné por la Lengua" Imagino que quiso decir por la lengua española, pero que recordaba su época de lector de español en el Lycée Clémenceau, de Nantes.

Aún tuve tiempo de decirle que me gustaba verle comprándose libros con aquella jovencita, que imaginé su hija. Y ella también sonrió, mientras nos despedíamos.

Me alegré doblemente, porque un tímido como yo, había hablado llanamente con un señor, que seguramente recuperaba , por unos instantes, su condición de persona normal, de colega, aunque él lleve más de 20 años lejos de las aulas y yo aún siga en ellas , sin esperanzas , aptitudes ni deseos de ser nunca "........ tari", como dicen por estas tierras. (Dejo que cada cual rellene los puntos suspensivos, porque también los extremeños tienen su gracia a la hora de poner apodos cariñosos, sobre todo, cuando se trata de jugar con los sufijos)

miércoles, julio 27

Salamanca: "Ieronimus"

Esta Salamanca, que cada vez que la visito me sorprende con un aspecto nuevo, me ha mostrado esta tarde el interior de "Las torres medievales de sus catedrales"

Image hosted by Photobucket.com
"Ieronimus", el Jerónimo del Perigord, capellán del Cid, obispo de la restaurada diócesis salmantina en 1102, me ha mostrado más de 900 años de historia: su mazmorra, del siglo XII, la estancia del carcelero, la Sala del Alcaide , desde cuya ventana geminada la vieja Catedral ofrece una hermosísima perspectiva, y al fondo ese magnífico retablo, libro de arte y doctrina que nunca me cansaré de admirar. Y dicho sea de paso, me sigue gustando esta Catedral "vieja" mucho más que la pretensión y altivez de la Nueva.
En la misma sala, distintos instrumentos musicales renacentistas, libros relacionados con el culto y el famoso "Index", Índice de libros prohibidos", cuya lectura, los celosos guardianes de la Fe, vedaba a los fieles. ¡Qué miedo, Señor, a que la verdad sufra deterioros, qué afán de coartar la libertad del hombre que es la única fuente de saber verdadero!
Y en la Sala de la bóveda de esta torre de 14 campanas, el recuerdo de aquel terrible terremoto que asoló Lisboa en 1755 y que repercutió en gran número de ciudades y pueblos del oeste peninsular. El sunami duró 7 interminales minutos en sucesivas sacudidas. Era un sábado 1º de noviembre ,cuando los fieles reunidos en las iglesias celebraban la festividad de Todos los Santos sintieron temblar los muros del viejo templo, los bloques de piedra de la torre se resquebrajaban.Aún pueden verse los efectos en esta sala donde un documento audiovisual reproduce el temblor de la tierra. Los textos eclesiásticos de la época atribuyen el fenómeno a un castigo de un Dios airado , enfandado, por la perversidad de los hombres. Una vez más las religión con sus incomprendibles "verdades".
Menos mal que desde el andén interior de la catedral, ascendiendo por unas escaleras del siglo XVI, accedemos a un pasillo exterior desde dónde se puede contemplar una de las más hermosas visones que jamás había yo tenido de esta ciudad monumental.

lunes, julio 25

Burgos IV: la Catedral

Me piden que cuente un poco las impresiones que la visita a esta catedral produjo en mí, y no sé por donde empezar. Porque tratar de explicar las sensaciones que despierta una construcción con tanta historia, y que tantos años costó configurar con su fisonomía actual, amalgama de varios siglos de gótico (del XIII al XVI), sin contar con los preliminares de un templo románico anterior, la verdad es que da un poco de miedo cuando uno sabe de sus propias limitaciones.

La primera vez que me enfrenté a ella, hace algunos años ya, me la encontré casi por completo envuelta en andamios, redes y otros aditamentos que los restauradores -nada que ver con los señores que se dedican a la cocina, aunque se podría muy bien establecer un cierto paralelismo- necesitaban para tratar de recuperar aquello que el tiempo, el descuido y la mano del hombre habían ido deteriorando.

Image hosted by Photobucket.com

Por el tiempo que se tardó deberíamos pensar que no se trataba de un simple "lavado de cara", aunque un ojo ciertamente crítico puede descubrir muchas lagunas en este repaso general. Eso sí, la piedra aparece mucho más limpia y el templo parece irradiar una nueva luminosidad.

Tras el consabido paso por taquilla, comenzamos la visita por la llamada Puerta del Sarmental, ésa que está un poco escondida a la derecha de la fachada principal, tras subir unos tramos de escaleras, donde siempre es habitual encontrarse a algún indigente mendigando una caridad. No me voy a detener en la ornamentación de esa puerta porque sería muy largo, solo diré que la mencionada "restauración" debió ser más cuidadosa.

Una vez en el interior me vuelve esa sensación de falta de luz, que seguramente es ficticia y mera apreciación personal, en un edificio que aparentemente cuenta con todas las facilidades para que eso no ocurra, para que sea especialmente luminoso, gracias a las múltiples vidrieras de torres, ventanales y cimborrio. La razón la encuentro en ese hermoso monstruo que es el coro, plantado en medio de la catedral como hacen en otras hermanas suyas, que elimina cualquier sensación de libertad que uno pudiera experimentar ahí dentro. Y no es sólo eso, también impide apreciar la planta y la distribución original del templo. Y su contorno también necesitaría un buen repaso, especialmente unas composiciones escultóricas que no se pueden apreciar en toda su belleza.

Sin entrar en valoraciones artísticas ni detallar estilos, tengo que decir que lo que a mí más me gustó fueron cuatro cosas y por este orden:

La escalera dorada, obra de Diego de Siloé, construida para sustituir a la que inicialmente se abría bajo la puerta de Coronería, de estilo románico. Como anécdota me he encontrado por ahí que esta puerta sirvió de modelo a la que existe en la Ópera de Paris. Está hecha en varios tramos, esculpidos con gran profusión de iconos, ornamentos vegetales, animales fantásticos y de los otros, y rematada por una preciosa baranda dorada.

Image hosted by Photobucket.com

El cimborrio, justo en el centro de la catedral, obra de Juan de Vallejo, arquitecto burgalés que en 1539 inició las obras para sustituir a la torre edificada por Juan de Colonia y que se había hundido. Es para mí el lugar donde deberían unificarse perfectamente los conceptos de luz y espacio, "religiosamente" desvirtuados por la colocación del coro. Y para aumentar su interés, justo debajo se encuentran los restos del Cid y su esposa Doña Jimena.

Image hosted by Photobucket.com

La Capilla de los Condestables de Castilla
, con la preciosísima bóveda desarrollada, o debería expresarlo al revés, alrededor de una estrella octogonal constituida sobre nervios de desarrollo octogonal que, sin embargo, descansan sobre paredes de base hexagonal, en un alarde arquitectónico que ya no es fácil encontrar. La tumba de los Condestables también causa impacto, no solo por el material en el que están esculpidas las figuras - mármol de Carrara- sino también por la minuciosidad con que están tratados los rasgos y las vestimentas.

Image hosted by Photobucket.com

Todo el conjunto de esculturas, forjados, códices (o como se llamen) que uno se va encontrando a cada paso y que, a nada que te pares a mirarlos, parecen hacerte retrocede muchos años en el tiempo.

Terminamos la visita desfilando por el moderno escaparate de recuerdos turísticos, tan moderno que a poco que uno no se fije bien lo confunde con la barra de un bar. Afortunadamente, una vez en el exterior, con solo girar la cabeza y contemplar la maravillosa Puerta de Santa María, o del Perdón, vuelves a la realidad y te das cuenta de que no, que eso no era ningún bar. Era también la catedral de Burgos.

MARILUZ


domingo, julio 24

Burgos III: Monasterio de las Huelgas

Historia y religiosidad impregnan esta ciudad de Burgos, "caput Castellae", cabeza de Castilla, ahora que parece que todos los pueblos de la península se han puesto a rebuscar su historia, no para proseguirla, continuarla , sino como un camino de retorno, para empezar de nuevo y volver al siglo XII, o al V y por qué no más atrás, hasta encontrar tantas "raíces", y lograr así deshacer el árbol. Pero no sé por qué me voy yo a meter en cuestiones que tan poco me interesan, cuando se trata sobe todo de vivir, no de soñar o inventar vidas pasadas.

Image hosted by Photobucket.com

Lo cierto es que visitar estos lugares es conocer un poco de donde venimos, descubrir que somos el fruto de grandes errores y enormes aciertos. Y ahí, adormecidas pero vivas aún, están todas las huellas que dejaron los de antaño, de los que somos herederos, en defectos y virtudes.

De todo eso nos hablaba la simpática guía que, con claridad amena, nos iba descubriendo un poco, imposible resumir casi 1000 años de historia en una hora, los hechos, las leyendas, los lugares y los personajes que llenaron con la historia de sus vidas, estas naves, estos claustros, estas celdas, estas salas capitulares.

Image hosted by Photobucket.com

La historia de este monasterio que Alfonso VIII y Leonor de Inglaterra quisieron que fuera Panteón de Reyes y lugar de acomodado retiro de mujeres pertenecientes a la realeza y a la alta aristocracia. Abadesas de poderes cuasi omnímodos, ni siquiera sometidas a autoridades episcopales, que concedían licencias, administraban justicia, sin más autoridad superior que la del propio papa. Todo en este monasterio respira , además de religiosidad , recogimiento, silencio, riquezas e intrigas reales, muertes misteriosas, sepulcros reales, calaveras agujereadas por inoportunas tejas, en absoluto "teja vana".

Intrigas palaciegas pero también arte y filigrana. Hermosas capillas, barrocos retablos, apacibles claustros , magníficas salas capitulares, elevadas sobre hermosas columnas góticas. Puertas mozárabes, artesonados, tapices, pendones , ricas telas que escaparon al expolio de bárbaros soldados...
Image hosted by Photobucket.com

De todo eso gozamos durante aquella hora de visita bien guiada, con comentarios certeros, observaciones oportunas, llaneza castellana , con tonos justos de humor y amenidad.

Burgos II: San Pedro de Cardeña

Siguiendo el curso del Arlanzón , esa arteria de agua y verdor que fecunda la ciudad y la divide en dos mitades, Espolón , Paseo de la Quinta arriba, pasadas Fuentes Blancas, por la carretera que gira levemente hacia la izquierda, uno llega hasta el Monasterio de San Pedro de Cardeña. Es inevitable que el primer recuerdo que evoca este cenobio esté ligado a recuerdos escolares y aquellos versos de Machado, Manuel:

El ciego sol, la sed y la fatiga.
Por la terrible estepa castellana,
al destierro, con doce de los suyos
—polvo, sudor y hierro—, el Cid cabalga.


Y a su paso por el Monasterio, la evocación leve pero densa de la despedida del padre , del marido, en el Poema, que deja al cuidado de los monjes a Jimena y a sus dos hijas:

He aquí a doña Jimena que con sus hijas va llegando;
dos dueñas las traen a ambas en sus brazos.
Ante el Campeador doña Jimena las rodillas ha hincado.
Lloraba de los ojos, quiso besarle las manos:
«¡Ya Campeador, en hora buena engendrado,
«por malos intrigantes de Castilla sois echado! »


Esos, son los recuerdos infantiles que evoca este cenáculo.Luego vendrán las explicaciones del monje cisterciense que nos enseña orgulloso la iglesia, el claustro, la capilla con los seplucros del Cid y de su esposa, los trabajos de sus compañeros: tallas, pinturas, cerámicas, casullas hechas a mano... Va repasando para nosotros toda la larga y compleja historia que guardan estos muros: su fundación , que los cronistas hacen remontar hasta el siglo V. Quizá el primer monasterio de los " monjes negros" (Benecditinos) que con interrupciones permanecerían en él hasta el siglo XVIII.

Sus hermanos , los cistercienses o "monjes blancos" son los que ahora ocupan y se ocupan del monasterio, pero evoca con familiar entusiasmo y admiración el martirio de los doscientos monjes ("mártires"), cuando el general musulman Gálib se internó en tierras castellanas, aprovechando las disensiones entre reyes leoneses y condes castellanos. Era un 6 de agosto como rezan las crónicas medievales, y lo confirma la Crónica General de Alfonso el Sabio, cuando los alfanjes y las cimitarras musulmanas segaron las cabezas de los frailes y se llevaron hasta Córdoba, cruces, cálices , campanas... Nuestro simpático y parlanchín guía nos muestra los cuadros pintados por un monje evocando un hecho que alcanzó gran resonancia en aquellos tiempos y convirtió el cenobio en punto de peregrinación.

Image hosted by Photobucket.com

Terminamos la visita, en el mismo sitio que la habíamos comenzado. Allí, un hombre entre 50 y 60 años nos hablaba con orgullo y aplomo de las bodegas del convento, siglo IX o X, con seguridad unas de las bodegas más antiguas de España. Hablaba con calor y buen sentido comercial, del valor de estos caldos que los monjes elaboran. De este vino de escasa pero esmerada selección, que sólo puede degustarse en sitios muy escogidos. La verdad , sin duda de sus afirmaciones, hizo que compráramos una muestra siquiera de este preciado vino. Ahora , al degustarlo, no es sólo su exquisito sabor lo que degustamos, sino , junto a él, la charla amable de ese hombre , el eco aún de las palabras de nuestro guía, el repaso de tanta historia que traía hasta nuestra mesa, tantas fatigas, tanto trabajo de manos humanas que han hecho llegar hasta nosotros este vino, que sin ellos nunca habría sido elaborado.

sábado, julio 23

Burgos I : en torno al Cid

Viajar, vivir, aunque sea sólo algunas horas, las calles, el paisaje, las gentes, aires nuevos, supone una renovación interior, si de verdad "viajas" y no solamente "pasas por ahí". Pero esa capacidad debemos llevarla dentro de nosotros, si queremos realmente enriquecernos cuando viajamos. Y si en el viaje no estás solo, lo vives doblemente, porque te enriqueces con su "viaje interior", cuando comentas un hecho, oyes las mismas explicaciones e intercambias pareceres, ves , degustas cosas, compartes tus vivencias.

He pasado unas horas en Burgos y he podido darme cuenta de la riqueza que tienen acumulada todas nuestras ciudades, con su vida de siglos a las espaldas. La ciudad ya no sólo son sus calles, sus casas, sus paseos, sus comercios, sus monumentos, las gentes con las que te cruzas o con las que hablas. Es toda una historia-vida que palpita y la vives , la sientes en cada sitio que visitas, en acontecimientos que de pronto te sorprenden.

Paseas, y de repente ves como un grupo de gentes que contemplan un espectáculo de danzas populares, ataviados con los trajes de "antes" y bailan aires que también tienen años, muchos años, quizá siglos. Oyes cantar al unísono a un grupo de gentes, con emoción , un himno cuya letra y música desconoces, pero cuyas voces te hacen sentir, como invitándote con su fervor a unirte a ellos. De repente te sientes uno más, formando parte de ese coro, sin cantar. Cantan un himno regional, patriótico, pero que no resuena contra nadie, como a veces sucede al oír otros himnos, cuando las gentes que lo entonan, además de sentirse coro, grupo, pueblo, es como si levantaran una valla para protegerse y exluir a los que no pertenecen a la "raza".

Esa emoción integradora sentía, sentíamos, aunque no pertenecientes al grupo de cantantes, cuando esta tarde en Burgos, todas las gentes allí reunidas en torno a un Cid, "campeador", con su espada agujereando el aire, celebraban el 50 aniversario de la erección de la emblemática estatua en la plaza de su nombre. Historia y leyendas aparte, se sentían unidos en torno a un símbolo que les sirve de señas de identidad, parte integrante de un pueblo que no excluye.

miércoles, julio 20

Equilibrio emocional

Deben de estar de moda estos términos, suenan bien al menos. ¿Quién no busca estar emocionalmente equilibrado? Es la base, para disfrutar de las pequeñas felicidades que pueden hacer agradable la vida. Pero lograrlo, a veces no resulta tan fácil. Quizá una parte de los que no piensan y se contentan con vivir, vivir de verdad, sin “bastones” artificiales, quizá los que viven así y no piensan para nada en equilibrios emocionales, es que ya lo han encontrado , aunque no le pongan nombre.

Otros, que yo conozco, se pasan la vida leyendo, preguntándose cómo se logra eso, y pierden una parte de tiempo importante en vivirlo. Pero habrá que ser un poco benévolos con ellos, al menos se preocupan por cómo conseguirlo y quiere decir que no están del todo muertos...

Sé de alguien que leyendo a Emile Chartier (alias “Alain”) , a Roger Garaudy (alias , el mismo) o a autores más actuales, como Luis Rojas Marcos, buscan una especie de mentores, de guías espirituales que le iluminen un poco por las galerías internas por las que anda circulando, unas veces a oscuras, sin ver la salida del túnel, otras, iluminados su pasos por alguna antorcha o su propia linterna, adivinan a lo lejos la salida. Y hablando de los tres autores citados es curioso ver como coinciden en puntos esenciales, que tocan temas comunes, la felicidad, el amor, la muerte, las quimeras, las emociones, el placer, el sentido de la vida... ¿lo tiene? Sí, algún sentido tiene, y cada uno debe encontrar el suyo, por absurda que nos parezca, a veces.

Por recoger en una síntesis, las que Rojas Marcos señala en su libro “Nuestra incierta vida normal”, transcribo los diez antídotos contra esas incertidumbres. Enumerados serían así: información , diversificación, relaciones, comunicar, hallar explicaciones, humor, ejercicio, dejar ayudarnos, trascendernos, cooperación. Quizá el simple enunciado no nos digan gran cosa, pero si anotamos al lado de cada uno, alguno de sus párrafos lo entendamos mejor.

Me voy a permitir transcribir algunos de estos párrafos para un amigo mío, que así me lo ha pedido. Con permiso.

1.- Información: “ En tiempos de inseguridad, la información más beneficiosa es la que separa claramente hechos reales y datos conocidos de especulaciones y temores dudosos” . Algo parecido escribía Alain, hace ya más de 80 años: “... il n’y a au monde que le danger réel qui guérisse de la peur” Y más adelante (traducido) “¿Qué no temen los hombres en cuanto su pensamiento se pierde en simples posibilidades?”

2.-Diversificación: “ Una buena fórmula que nos ayuda a sustentar una actitud esperanzada es adoptar una “dieta” regular de pequeños gustos, como cocinar una comida sabrosa, dar un paseo por el parque, salir de excursión, cuidar el jardín , leer un libro interesante, o escuchar una música grata. En palabras del porta libanés Jalil Gibrán : ‘ en el rocío de las cosas pequeñas, el corazón encuentra su alborada y se refresca “.

¿Demasiada poesía? ¿Demasiada evidente? Cuestión de ver lo que significa “diversificar”.

3.- Relacionarse: “ Conectarnos afectivamente con compañeros de vida, independientemente de quiénes sean, constituye un antídoto muy eficaz contra los efectos de la inseguridad y el desasosiego”. La cuestión es escoger esos verdaderos amigos y también merecérnoslos, cuidarlos.

4.- Comunicar: “Evocar , ordenar, escribir y relatar los sentimientos de ansiedad, tristeza o indefensión, en un ambiente seguro y comprensivo, permiten transformar poco a poco los miedos abstractos y las emociones confusas en pensamientos coherentes y manejables. Un fragmento doloroso de nuestra vida puede incorporarse así al resto de nuestra biografía, al flujo total de nuestra existencia”. Algo similar decía Garaudy cuando hablaba de sus “decisiones”: ...”a partir de ellas puedo dominar el conjunto de mi vida, dándole unidad y sentido”.

( continuará

A los esforzados "aventureros".

No sé por dónde andáis perdidos ahora, porque no es fácil del todo seguiros la pista. Arequipa, Colca, Puno, lago Titicaca, el cóndor sobrevolando sobre vuestras cabezas... Luego Bolivia , La Paz, entre el bullicio callejero, y rumbo a Sucre, Potosí, el descenso a los infiernos de la mina, donde las gentes sobreviven mascando hojas de coca y alcohol , en estado casi puro. Volcanes, géiseres, erupciones geográficas y humanas que os han hecho vibrar y tiritar de todos los fríos. Os imaginamos ahora en la selva, aventureros por unos días, adentrándoos en un maraña de intensas sensaciones, que tardareis en olvidar.

Desde aquí os agradezco que nos halláis hecho partícipes de vuestra particular aventura , que he vivido en la distancia, entre la envidia y el regocijo por saberos llenos por dentro, muy fríos a veces por fuera, viendo desde muy cerca la distancia que nos separa de esas gentes, pero sólo en comodidades materiales. Seguramente guardan ellos más riquezas humanas, que al fin y al cabo es lo que cuenta, aunque no disculpa nuestro olvido o nuestra indiferencia ante injusticias difíciles de entender desde nuestra sociedad en exceso acomodada.

Me han gustado mucho, y sé que también a más personas, las crónicas de Blanca y Javi. Ya saben los dos, lo que desde mi alto puesto de “director” autoproclamado, les he dicho a ambos. Creo que con semejantes cronistas tenemos asegurado, por lo menos, el primer número de nuestras próximas “Palabras”. Una sugerencia tan sólo, casi un ruego. Supongo que otras plumas fáciles y densas ( ninguna connotación en el sustantivo), estarán también tomando buena nota de vivencias hondas, como no podría ser de otro mono, dado los “vivientes”. Como es fácil de suponer, me refiero al “Barbas” y a Maica, que ha sido la revelación literaria del año. Podrías pensar en editar una pequeña “Crónica viajera” que ya habría “alguien” dispuesto a dar forma o formato, a ese “Desde la Cordillera Cantábrica hasta los Andes”. Ahí queda la sugerencia, por si vale. Cuidaos, que os queremos enteros.

lunes, julio 18

Desde Potosí. Blanca

Aquí estoy, de nuevo, inmersa en la civilización, y nunca mejor dicho, pues escribo ahora de vuelta en este hormiguero que es La Paz, y aún más en domingo, donde todas las calles son un puro tenderete. Hasta la calle de nuestro hotel está cortada y una multitud de puestos multicolores inundan el centro de la calle: frutas, verduras, especias, chucherías...atendidos sobre todo por cholitas, con su indumentaria típica y sus bombines. Toda una escena.


Image hosted by Photobucket.com

Bueno, hacía tiempo que no contaba nuestras andanzas, si no recuerdo mal, desde Potosí, ciudad que,por cierto, me ha gustado mucho, tiene vida y personalidad. Fuimos un día a visitar Cerro Alto y sus minas.Y fue toda una aventura. Primero fuimos al barrio minero a comprar unos regalos para los mineros que íbamos a ver en la mina, según nos indicaba una acompañante que era lo correcto, y compramos en una tienda cartuchos de dinamita (sí, sí, sin problemas), alcohol que toman ellos de 90º (no, no me he confundido, es el que tenéis todos en el botiquín) y unos refrescos. También llevábamos cosas para sus niños. Luego fuimos al mercado a comprar hojas de coca y allí ya vimos a los primeros mineros. Mucho tiempo antes de entrar a la mina se preparan masticando hojas de coca, que llevan en una inmensa bola en el carrilo durante todo el día, y bebiendo el alcohol, Cuando todo ello empieza a hacer efecto, van a trabajar, Unos trabajan para alguna compañia privada y otros en cooperativa, pero no sacan mucho (apenas queda plata, por cierto). Luego fuimos a una casa y nos pusimos un mono, botas, casco y linterna y nos fuimos a la mina. No fue visitar un simulacro de mina, fue entrar en una mina de verdad, en la que se trabaja como hace siglos, con pico y cincel, se recoge todo a pala y carretilla, se explosiona la dinamita... en fin, verlo para creerlo. Y allí estuvimos tres horas, recoorriendo túneles, hablando con los mineros... impresionante, no salen ni para comer, se mantienen a base del alcohol y de mascar coca. Por último, los aguerridos Paco, Marcos, Maica y yo bajamos un nivel más (bastante agobiante) a donde trabajan con maza y cincel, por un túnel estrecho que nos costó esfuerzo subirlo y bajarlo, pero mereció la pena, la verdad. Todo ello fue muy interesante.

De Potosí nos fuimos a Uyuni, no sin incidentes, pues la movilidad que nos mandaron era pequeña y la mitad tuvimos que ir en el coche de línea, que es un buen medio para ver ( y oler) el ambiente. En Uyuni tuvimos hotel con ducha caliente y no estaba del todo mal, así que disfrutamos, por fin, de una ducha, placer que no se ha repetido hasta hoy ( y ya han pasado 6 dias). La temperatura bajó por la noche, dicen que hasta -20º.

Al día siguiente empezamos nuestro periplo por los salares y lagunas del sur. Es todo una maravilla de la naturaleza, parece increíble tanta belleza. El Salar de Uyuni tiene 12000 km, impresionante, luego vimos algún otro, pero más pequeño. Pero lo mejor es que vas contúnuamente entre volcanes, por lo que el paisaje es sienpre sobrecogedor. Sólo vimos uno activo, que tenía alguna fumarola. Estuvimos otro día viendo géiseres y lava borboteante que salía de la tierra y que daba bastante impresión. Hemos recorrido distintas lagunas que tienen cada una el nombre del color que determinadas algas le dan a sus aguas, y así hemos estado en las Lagunas Blanca, Verde y Colorada. También visitamos la Laguna Hedionda (ya imaginaréis por qué), con agua sulfurosa, en la que había flamencos y alguna otra ave. Preciosos los flamencos.

Image hosted by Photobucket.com

Lo malo de todo esto ha sido el frio, que no os lo puedo describir con palabras, hay que sentirlo, chicos. Haceros a la idea de que hemos cenado ( afortunadamente todos los días sopa) con camiseta polar, camisa polar, jersey de lana de llama, forro polar, polainas polares, pantalón de forro, dobles calcetines y encima de todo un plumas inmenso; con gorro, dos bufandas y guantes. Sí,sí, reiros, pero nos queríamos meter en el saco de dormir con todo ello también, pues la temperatura por la noche dicen que bajaba a los -25º (seguro que exageran). En fin, para remate el último día hubo tanto viento que levantaba una cantidad de polvo que creo que aún no nos hemos sacudido de encima.

Lo bueno ha sido que teníamos un billete para hacer la vuelta a La Paz en tren nocturno en primera clase y ya se frotaban éstos inocentes las manos pensando en la calefacción (yo no lo creería hasta no verla, pues esa palabra está descartada de su diccionario) y teníais que ver el panorama en el vagón: todos metidos en los sacos de dormir, con gorro, bufanda y guantes puestos y el revisor repartiendo mantas. Ha sidos de foto (que se ha hecho, claro).

En fin, esto ha sido a grandes rasgos esta semana, aunque os podréis imaginar la cantidad de cosas que vemos y de anécdotas que nos están pasando. Ya os aburriré en otro momento.

Espero que estéis todos igual de guapos que cuando os dejé. Cuidaros mucho.Besos

BLANCA

domingo, julio 17

Segunda crónica boliviana: ¿siglo XVI?

Aquí estamos de nuevo los intrépidos del Pereda, inasequibles al desaliento. Esta semana no te hemos escrito entre otras cosas porque las condiciones no nos lo han permitido. Y te puedo asegurar que las condiciones son de las que no se olvidarán en mucho tiempo (o en todo el tiempo).

Resumo:
Image hosted by Photobucket.com


Tras nuestro periplo precolombino por el Lago Titicaca y las ruinas de Tiawuanaco, cogimos vuelo a Sucre, preciosa ciudad colonial, muy cuidada y agradable,en la que nos pudimos dar buena cuenta de costumbres y folclor. De ahí, con nuestra "movilidad" (así llaman aquí a las coches de turistas) nos desplazamos a Potosí....y al siglo XVI, porque los que pudimos vivir y ver en la visita a las minas de plata, te puedo asegurar, caro Iulio, que era el siglo XVI. Difícil de olvidar las condiciones en las que siguen trabajando. ¿Siglo XXI, dónde estás, te has olvidado de Bolivia?
Image hosted by Photobucket.com


Todavía con la perplejidad en el rostro, viajamos por una carretera infernal (¡que polvo tiene el camino, madre) hasta Uyuni, donde comenzamos un periplo maravilloso de cuatro días por el Salar de Uyuni, un lago salado más grande que toda Cantabria; la de boleras que podría poner Revilluca. Una visión. Esa es la definición. Después, kilómetros y kilómetros de pista a cuatro
mil metros viendo volcanes a uno y otro lado, alguno de ellos amenazante. Las lagunas (Verde, Colorada, Salada, Hedionda) aún más increíbles; incluso no nos pareció mal levantarnos a las cuatro de la mañana para poder ver a la madre Tierra echando borbotones de azufre mientras a nosotros la moquita se nos convertía en estalactita. En resumen, y en dos palabras: A COJONANTE.

Te dejo, que ya me están dando un capón; prometo una tercera entrega de nuestras inquietudes esta vez en la selva amazónica, con más calorcito.

JAVI

Saludos de todo el grupo. SALVE

viernes, julio 15

Amor

He continuado leyendo a Roger Garaudy. Como ven , cambio con frecuencia de escenario, de Rogers a Maruri, de Salomón a Garaudy, pero es que , aparte de ir con mi manera de ser el gusto constante por la novedad , por el cambio, a veces las circunstancias se imponen por sí mismas y nos llevan de unas "amistades" a otras. Además , todas tienen algo en común: el interés por el hombre , por la creación, y sobre todo por la realización de sí mismo.

Todo esto , para servir de introducción a este texto sobre el amor de Roger Garaudy, con el que convivo, a ratos, estos días.

"El amor comienza cuando se prefiere al otro y no a sí mismo y cuando se reconoce su diferencia y su impresciptible libertad. Aceptar que en el otro viven otras presencias además de las nuestras, no pretender creerse imprescindibles en sus necesidades y en sus preocupaciones, no significa resignarse a la infidelidad a costa nuestra, es querer, ante todo, como la mayor prueba de amor, que el otro sea fiel a si mismo. Incluso si eso nos hace sufrir, se trata de un sufrimiento fecundo porque nos lleva a desprendernos de nosotros mismos, a vivir intensamente una desposesión enriquecedora: en el seno del abrazo más amoroso, debemos considerar que estamos abrazando a un ser libre, lleno de posibilidades que incluso se nos escapan."

Sentirse capaz de tomar aquello que despierta nuestra envidia larvada, no es señal de verdadero amor, sino de amor propio. Esta comunicación va llena de riesgos, pero las crisis a que da lugar, cuando acaban siendo vencidas, son la condición de un verdadero desprendimiento.

Nada hay más grande que este saber compartir la verdadera personalidad de cada uno. El otro nos interpela cuando nos contraría, e incluso si en el choque nos quebranta, está obligándonos a renunciar a nuestra posesiva cerrazón, llegando a convertirnos en otro yo con su revelación.

Un amor que no es la creación continuada de uno por el otro, hecha al precio de dramáticos desprendimientos, es todo lo contrario del verdadero amor. Nadie es digno de amor si no es capaz de conquistarlo en la batalla de cada día, contra todos los celos esterilizantes que se traducen por el ardor del sexo, por el dolor de las ausencias, por las heridas de la ternura, por la duda acerca del sentido final de nuestro vínculo."
(Roger Garaudy:" Palabra de hombre")

Puede parecer demasiado ideal, demasiado exigente, pero a mi me hace pensar y tratar,, como pueda, acercarme, siquiera un poco, a ese "desprendimiento".Sé que hay personas que han sido capaz de hacerlo.

jueves, julio 14

Decisiones

A veces uno, revolviendo papeles, ordenando libros, haciendo “limpieza”, se encuentra con aquel libro que compró hace tiempo, porque el autor o el tema le interesaba. Un libro que a lo mejor no terminó de leer, por distintas causas, y que al ojearlo de nuevo, encuentra que le dice cosas “nuevas”, cosas, que quizá en aquel tiempo, habría pasado por alto no le habrían “dicho” lo que ahora le están diciendo.

Hablo de un libro, “Palabra de hombre”, y de un autor, Roger Garaudy, que mediados los 70 era un autor muy comentado en ciertos ambientes , llamémoslos “inquietos”, porque “progresistas” me parece que es un término que muchos emplean a la ligera, yo diría que con acento muy retrógrado. (No deja de ser una opinión muy personal). Garaudy era para unos un filósofo, para otros un historiador del arte o el intelectual comunista expulsado de su partido en aquel XIX Congreso, celebrado el 6 de marzo de 1970.

En el discurso que pronunció ante más de 2000 camaradas, dejando de lado inútiles polémicas ...”desarrollé – son palabras suyas - los puntos esenciales, a mi entender, para una victoria del socialismo en Francia: un serio análisis teórico del “nuevo bloque histórico” formado por obreros, ingenieros, técnicos y titulados, una clara definición del modelo de socialismo que pretendíamos construir, y las formas de organización y de estrategia correspondientes.

Un tremendo silencio acogió sus últimas palabras, al volver a sentarse en su asiento tuvo la sensación de caer a un pozo muy hondo. De los 2000 congresistas, la mayoría de los cuales hasta el día anterior habían sido sus amigos, y entre los que había algunos que compartían sus ideas, ninguno se habían atrevido a decir ni una sola palabra. Salieron de la sala, sin siquiera acercarse, como si fuera un leproso. El partido por el que tanto había luchado, había logrado aherrojar aquellas 2000 voces, de cuya honestidad no dudaba, hasta haberlos convertido en mudos. Al ver sus ideales hechos trizas, sintió cerca la tentación de quitarse definitivamente del medio, porque quizá no valía seguir viviendo cuando uno tiene la sensación de sentirse traicionado.

Sin saber cómo , ni por qué, se dirigió a casa de la que había sido su primera esposa a la que hacía 25 años había abandonado.Nada más llamar, se abrió la puerta , como si una mano estuviese en el pestillo. Al ver la mesa puesta con dos cubiertos, quiso volverse atrás.

Perdona, ¿esperabas a alguien?

Sí, esperaba a uno: a ti. He escuchado tu intervención por la radio”

El milagro de amor de aquella espera, venía a ser el triunfo de la vida sobre la muerte. La simple existencia de un ser como aquél, compensaba de sobra el abandono de millares de seres. “Todavía era posible vivir”.

Quizá me haya extendido en esta anécdota. No era mi intención explicarla, pero me he dejado llevar por el mismo impulso que me ha arrebatado cuando esta mañana releía su “autorretrato” . Porque la verdadera intención de esta reflexión personal, era algo que aparecía unas páginas más atrás de su “autoportrait”, cuando hablaba de “decisiones”.

“¿Cuántas veces en nuestra vida hemos llegado a tomar verdaderas decisiones? Quiero decir decisiones que no nazcan de la rutina, ni de la simple revuelta o negación?

... Por lo que a mí respecta, apenas llego a contar tres de esas decisiones, a partir de las cuales puedo dominar el conjunto de mi vida, dándole unidad y sentido

Eso lo decía un hombre verdaderamente comprometido con la vida. Podríamos decir que, aún entre los mejores, sobran los dedos de una mano para contar ese tipo de decisiones. Y mi pregunta es, puede que alguno más se la haga :“¿Cuántas decisiones has tomado tú?, mírate bien los dedos de la mano, y responde, después de la publicidad”

martes, julio 12

Desde Bolivia 2:Sucre, Potosí

(Esta cronista sí que vale un "potosí", ¡posí, pos vale!)


Desde el último mensaje hemos hecho unos kilómetros más. Hemos visitado la segunda ciudad de Bolivia, Sucre, con sus casas encaladas, ciudad colonial, amable y paseable, con un tiempo bastante agradable también, puesto que estamos a sólo 2700 mts de altura. Visitamos los alrededores y pateamos bien y a gusto sus calles. Callejeando y cotilleando por los patios interiores, hemos topado con cosas imprevistas, como una exposición de momias y máscaras de cereemonias, una asociación de músicos de música indígena, que nos invitaron por la tarde a sus ensayos y lo pasamos muy bien.

De nuevo alquilamos una "movilidad" (1) y nos desplazamos hasta Potosí, sí, sí, sí, el de la plata, desde donde os escribo. La ciudad está a 4000 mts, hace un frio que pela. Lo peor son los hoteles, pues no hay calefacción en ningún sitio y, claro, en la habitación se llega a 0° y pocas veces tenemos ducha de agua caliente. Ayer llegamos y no nos gustó el hotel que habíamos reservado, así que estuvimos buscando y nos quedamos en un antiguo convento, muy majo, pero congelador. La ciudad está muy bien, con edificios muy interesantes. Mañana vamos a subir (o mejor, a bajar a las minas y ver a los mineros y hablar con ellos. Vamos mentalizados, pues hay chavales trabajando y nadie sobrevive a los 30 o 35 años, así que es un poco duro el tema. Ya contaré.

Image hosted by Photobucket.com

Después seguimos hacia el sur, hacia la joya de Bolivia (¿más?). Veremos el Salar de Uyuni (Dos veces Cantabria en un lago de sal) y las Lagunas Colorada Y Verde, además de volcanes, géiseres... Hemos cogido un vehículo para hacer un recorrido de 4 días y no sé si tendremos oportunidad de llamar o escribir, pues ahí ya estamos fuera de la civilización. Hemos oído que han llegado a 25°, pero bajo cero, así que vamos un poco acojonados (bueno, todos juntitos, como una piña).

Que sigáis disfrutando del verano (guardad un poco de calor para nuestra vuelta) y un beso muy fuerte a todos, de todos.

(1) Movilidad= equivalente a una "fulgoneta" (Nota del editor)

BLANCA

sábado, julio 9

Y la luz, se hizo...

Tres hechos, tres personajes, tres circunstancias muy distintas, me han hecho pensar cómo en un instante aparece una luz que ilumina mil rincones escondidos que estaban esperando esta iluminación. El proceso puede haber sido largo, oscuro, pasar incluso desapercibido, aunque sordamente sentido, para aquél en quién se verifica el cambio.

Los partos suelen ser dolorosos, pero ver luego la felicidad de unos ojos nuevos que se abren a la vida , merece la pena haber atravesado el trance.

Los tres hechos que menciono, puede parecer que no tienen ninguna relación entre ellos, pero al menos para mí, evocando tres lecturas dispares, me parecen reveladores.

El primero surge de este último repaso al libro de Alain, “Sobre la felicidad”, del que ya he hablado. En uno de sus “propos” , titulado “Búcefalo”, Emile Chartier hace alusión al famoso caballo de Alejandro. Ningún jinete podía mantenerse sobre la grupa de aquel caballo indómito y temible. Sólo Alejandro buscó la causa de aquel comportamiento y la encontró, halló la luz y pudo manejar al que sería su mejor amigo y compañero en las batallas. Bucéfalo sentía un pánico incontrolable de su propia sombra, y el animal no sabía que su propio miedo hacía saltar aquella sombra que le asustaba. Alejandro dirigió los ojos de Bucéfalo hacia el sol, y en esa posición pudo domarle, hacer de él la bestia formidable que era realmente. No dominaremos nuestros miedos, hasta que no conozcamos la causa profunda que los provoca y que tanto nos atormenta.

El segundo hecho parte del libro de Pat Conroy “El príncipe de las mareas”, llevada a la pantalla de la mano maestra de Barbra Streisand. El libro y la película hablan de las turbias relaciones de una familia de Carolina del Sur, una familia que se desgarra en torno a un secreto espantoso y que causa los intentos sucesivos de suicidio de Savannah y la vergüenza sorda ,inconfesable, de Tom, su hermano gemelo. Hasta que, reclamado por una seductora psiquiatra, Susan Lowenstein, para explorar en la infancia de Savannah, Tom deberá sumergirse en las profundidades de la infancia y llegar hasta un hecho que ha tenido callado y que le ha atenazado durante toda su vida, hasta el punto de no entenderse a sí mismo y las cosas que le ocurren. Sólo, la mano diestra de la psiquiatra, le llevará hasta esa celda cerrada a la que no ha permitido que llegara la luz para poder mirar de frente, cara a cara , esa vergüenza que le asusta y le ha paralizado. Es un momento doloroso, pero vivido intensamente, asumido, su vida se ilumina con luz nueva, una luz que le permite aceptarse con todas sus contradicciones, hasta ahora no asumidas.

La tercera escena, quizá parezca menor ante las dos que hemos evocado, pero también tiene un sentido, un simple hecho que supone un giro importante en la vida de Silvia uno de los personajes de “Tiempo de cerezas”, de la malograda escritora catalana Montserrat Roig. Es un libro que me gustó cuando lo leí, una mirada crítica a los hijos de la Primavera de Praga y del Mayo francés.

En un pasaje de la novela, Silvia está en Paris, y en un momento de luz descubre algo que yacía en la oscuridad, cubierto por prejuicios y doctrinas que le impedían verse realmente a sí misma y sus auténticos deseos...

“¡Sergio le descubrió tantas cosas! Y también su propio cuerpo, aquella noche gélida del invierno parisiense, cuando en su chambre de bonne le besó por primera vez el sexo. Una corriente eléctrica le pellizcó la espina dorsal, habría querido abrirse toda y que Sergio entrase dentro de ella. Fue entonces cuando comprendió que aquello no sólo no era pecado, sino que era el inicio de un nuevo sentido..."

Tres hechos, tres personajes, tres circunstancias distintas en calidad e intensidad, pero que constituyen una iluminación y significan un giro importante.

El deber de ser feliz

“No es difícil sentirse infeliz o descontento, basta con que nos sentemos , como lo hace el príncipe que espera que le diviertan./.../

Siempre es difícil ser feliz ; es un combate contra muchos elementos y contra mucha gente. Puede que en esta lucha seamos vencidos, hay sin duda acontecimientos superiores a nuestras fuerzas y desgracias más fuertes que el aprendiz de estoico. Pero quizá el deber más claro, puede ser el de no declararse vencido antes de haber luchado con todas nuestras fuerzas. Y sobre todo, lo que parece evidente, es que es imposible ser feliz si uno no quiere serlo. Hay , pues, que querer la felicidad y construirla.

Lo que no se dice muchas veces , es que es un deber también que tenemos para con los demás, el ser felices. Se dice que sólo se ama a quien es feliz, pero nos olvidamos que esta recompensa es justa y merecida, porque la infelicidad, el aburrimiento y la desesperación constituyen el aire que respiramos todos. Debemos reconocimiento y corona de atleta a los que digieren los miasmas , y purifican de alguna manera la atmósfera común con su enérgico ejemplo. Y nada hay más profundo en el amor que el juramento de ser felices. Nada más difícil de superar que el aburrimiento, la tristeza o la desgracia de los que queremos. Todo hombre y toda mujer deberían pensar continuamente en esto, en la felicidad. Hablo de la felicidad que uno conquista para sí y que es el regalo más hermoso y generoso.”


Este texto no es mío, es de Emile Chartier, alias “Alain”, que es el pseudónimo que escogió este filósofo, ensayista, periodista y profesor de filosofía en un instituto francés durante cerca de cuarenta años.

Su filosofía no tiene nada de abstracta ni complicada, cualquiera que lea con un poco de atención, puede entenderla. Sus pensamientos son el fruto de una reflexión impregnada de sentido común y de una manera directa de ver la vida. A lo largo de los años, sus “Propos”, sus reflexiones, fueron recogidas en distintos periódicos y sirvieron y sirven de guía a multitud de lectores.

Descubrí a “Alain”, a través de un amigo, lleno como él de sentido común y de una manera valiente de mirar la vida. Él me invitó a leer uno de sus libros de cabecera : “Propos sur le bonheur” , (Sobre la felicidad), de dónde he entresacado estos párrafos y de dónde extraigo estos otros pensamientos que siempre viene bien tener presentes:

*****************

"Estamos hechos de tal forma, que casi todas nuestras emociones son desdichas..."

"... A veces sucede, que al creerse amado, uno acaba queriendo menos."

"Hay mucho de voluntario, más de lo que creemos, en el hecho de ser felices."

"El amor no es algo natural; el mismo deseo no lo es durante largo tiempo. Sin embargo los sentimientos de verdad, son auténticas realizaciones."

"La felicidad lleva consigo, sin duda, inquietud, algo de pasión, una pizca de dolor que nos despierta a nosotros mismos."

"No es difícil ser infeliz; lo que es difícil es ser feliz; pero no debe ser un motivo para no intentarlo."

"Al contrario, el proverbio dice que todas las cosas hermosas son difíciles. Todo hombre y toda mujer deberían pensar constantemente que la felicidad, la que uno conquista para sí, es el regalo más hermoso."

viernes, julio 8

Desde La Paz, Bolivia. Experiencias de un viaje

Hola !

Aquí seguimos nuestro incansable periplo andino. Ya nos vamos habituando a estos horarios, pues son las 9 y se me caen los párpados. Bueno, aún no me he parado ni una hora seguida desde que salimos de España (salvo las -pocas- de dormir, claro).

Estamos en La Paz, sólo de nombre, pues es una ciudad muy bulliciosa. Apenas tiene calles o monumentos que sean interesantes de visitar, pero sólo callejear ya merece la pena, pues hay actividad por todos lados. Entramos a la ciudad por el ahora famoso El Alto, cuna de los conflictos pasados. Ya hemos pasado varias veces por allí y a veces y en partes nos parecen que están mejor en los campamentos saharauis. Hay mucha pobreza ahí, contando que el resto del país es ya pobre. La vista de la ciudad al llegar, con miles de casas cubriendo las faldas de las montañas y con el Illimani al fondo es sobrecogedora realmente. Hoy hemos visitado las ruinas de Tiwanako, interesantes.

Más nos ha impresionado la visita al Lago Titicaca. Los paisajes, el amanecer y puestas de sol nos han entusiasmado, de lo mejor que se puede ver. Hicimos una excursión un día a la Isla del Sol, bellísimos paisajes, con mucha historia y magia en sus ruinas y en su gente y tradiciones y leyendas. Ver cómo trabaja esa gente ha sido una cura de humildad total.

Image hosted by Photobucket.com

Mañana dejamos La Paz y nos vamos al sur, hacia Sucre y Potosí, así que ya os contaré. Aquí no ha hecho mucho frío estos días (5º - 18º), pero la cosa cambiará a medida que vayamos hacia abajo y subiendo (llegaremos a casi 5000).

Todos estamos bien, algún conato de escurribanda sin consecuencias y sin el mal de altura. La cuestión política está en total calma y tienen esperanza de que todo cambie a mejor, aunque los hay del todo escépticos, claro. Los del Alto están en calma, si ellos cierran sus carreetras cortan el país. Acabamos de enterarnos del atentado en Londres (horroroso) y hemos dejado paro y prtestas en Perú, así que parece que aquí estamos bien.

Cuidaros mucho todos y disfrutad del calor. Un beso.
BLANCA

jueves, julio 7

El libro "Las cosas de Douce"

Douce está muy contenta con este avance de la publicación de su libro "Las cosas de Douce". En cuanto ha visto su portada y ha repasado las cosas que ha escrito en estos últimos meses, le han entrado ganas de seguir escribiendo sobre sus sentimientos, experiencias e investigaciones caninas.

Hoy se ha pasado la tarde revisando viejos apuntes, visitando nuevos sitios, recogiendo anécdotas de sus amigos, y ha decidido dar a conocer todo lo que experiencias, emociones e investigaciones le van sugeriendo.

Ha recordado emocionada la imagen de Odín , caminando triste, pero sereno, tras el féretro de su amo , el Príncipe Rainero. Ha releído también, y ha vuelto a sentir la misma rabia, al recordar la historia de Tara, la perrita que un desalmado, mató a patadas , por el simple hecho de haber entrado en su jardín. Pero se ha sentido compensada al leer una hermosa "Carta al Director" contando los sueños de un perrito soñador , y que empezaba así: "Soy un perro pequeño y muy grande de corazón. Hoy he soñado que entraba en el ayuntamiento con el carné de mi dueño..." Dice que le ha gustado su carta, porque cree que se parece mucho a ella, y como vive en la misma ciudad, le gustaría conocerlo.

Todo eso le ha hecho interesarse por las noticias de perros que aparecen en la prensa y ha escogido las más "curiosas". Y ha retenido los siguientes titulares:

Image hosted by Photobucket.com


lunes, julio 4

Desde Perú, camino de Bolivia...

Saludos desde la orilla del lago Titicaca, donde los dioses deben todavía andar. Os mando, en nombre del Comando Pereda destinado a supervisar la revuelta bolivariana, muchos recuerdos.

Las cosas marchan sin novedad en Bolivia, acabamos de entrar esta misma tarde, después de tres días un poquito ajetreados en Perú: la huelga del transporte se ha cebado con nosotros y hemos sufrido algún que otro percance, apedreamiento incluido, pero nada que no podamos contar, gracias a todos los "apus" de los incas y los amairas.

Los lugares que estamos recorriendo nos están dejando con la boca abierta día tras día: lo del cóndor volando sobre nuestras cabezas, y no es literatura, es realmente espectacular, lo mismo que el cañón del Colca y el camino hasta Puno, la ciudad peruano del lago Titicaca. Mañana comenzamos con Bolivia, parece ser que la cosa ya está más que calmada, y no tendremos mayores problemas.

Image hosted by Photobucket.com

Os dejo, que me echan ya, y tengo que ir a dormir.....¡¡¡¡a LAS NUEVE DE LA NOCHE!!!!!. Como se enteren en mi pueblo, me echan. Lo cierto es que no hemos levantado a la 1.30 de la madrugada y nos hemos pegado un maravillosoviaje de 10 horas en "movilidad", que llaman ellos a las camionetas. HA merecido la pena.

Bueno, intentaré contaros alguna cosa más. Saludos y SALUD. Olvidaos del Insti, a nosotros nos está costando un poco, pero poco.
JAVIER

Image hosted by Photobucket.com
Hola a todos,

Os escribo a escasos 100 metros del Lago Titicaca en la frontera entre Perú y Bolivia. La puesta de sol ha sido maravillosa, pero ahora hace bastante frio. Hoy hemos llegado del Perú, en una movilidad(o fragoneta) alquilada en Arequipa, desde las 2 de la madrugada que salimos de allí. Hemos cruzado la frontera a pie, tirando de maleta, como unos refugiados mezclados con los nativos aimaras y después hemos cogido un taxi hasta Copacabana, que es donde estamos, en un hotel estupendo en lo alto del pueblo y con vistas al lago.

Hemos pasado la semana en Arequipa, viendo la ciudad, que es bonita y muy agradable, con algunos edificios muy interesantes. Hemos hecho un día de recorrido por los pueblos de alrededor y otros dos recorriendo el Cañón del Colca, el más profundo del mundo, casi a 4000mts. Hemos visto unos de los humedales más importantes del mundo, observando un montón de aves (ibis, pájaro bobo...), hemos hecho un tekking hasta unas tumbas preincaicas y hemos subido a la Cruz del Cóndor, donde los cóndores nos han pasado a pocos metros. Los paisajes son alucinantes y, como nos hemos levantado a las 3 y 4 de la mañana, hemos visto amaneceres y atardeceres de quitar el hipo. Hemos llegado a 4913 mts de altura (algún ligero dolor de cabeza y falta de respiración, pero nada destacable) y la vista de montañas y volcanes es impresionante.

La gente también nos alucina, en Perú los quechuas y aquí los aymaras. Hoy hemos parado en un mercado en el camino y el espectáculo era inenarrable. Toda la gente muy amable y los niños pa comérselos. Algunos son la viva estampa de Cochise.

Aquí la situación está muy bien, nos dicen que todo está muy calmado, aunque ha debido de ser terrible y aún quedan restos de piedras de los piquetes en las carreteras.

De aquí nos vamos mañana a la Isla del Sol y luego a La Paz y bajando ya hacia el sur.

Todos estamos muy bien (aunque ya perdiendo la noción del tiempo y los días con estos cambios de horario y madrugones), ya os iré contando.

Un beso para todos y que no paséis demasiado calor (nosotros no hemos bajado -aún- de los 13º... bajo cero, of course.

Cuídense los señores, como dicen por aquí

Image hosted by Photobucket.com

BLANCA

viernes, julio 1

Cuando querer era un pecado

A veces, algunas veces, uno se pierde por caminos que llevan al país de la Nostalgia. Ningún afán morboso, sólo que al bucear en el tiempo surgen, mezclados, diversos sentimientos: añoranza, dulzura, una leve tristeza, gratos recuerdos... ¡Tantas cosas encierra en sí la palabra nostalgia! Y aunque la palabra en sí, según su etimología signifique: "nostos"=regreso; "algia"=dolor, no siempre es así , porque esa leve tristeza va acompañada de un séquito de variados sentimientos, dulces unos, melancólicos otros.
Algo de eso me llevó a mí a escuchar la voz cálida , armoniosa que llenó de boleros la España de los cincuenta, y enamoro a más de una o de uno con sus: "Mirando al mar", "Santander", "María Dolores", "El mar y tú"...
Pero hoy , al oírle, no fueron sus , a veces, cursis letras, sino cómo se vivía en aquella época algo sombría, la palabra AMOR. Dejo que leyendo estas letras , cada cual saque las consecuencias que él quiera. Al fin cada uno somos un mundo, hijos de una época.
Image hosted by Photobucket.com
PECADO (Jorge Sepúlveda)

Yo no sé si es prohibido,
si no tiene perdón,
Si me lleva el abismo,
sólo sé que es amor.

Yo no sé si este amor
es pecado que tiene castigo,
Si es faltar a las leyes honradas
del hombre y de dios.

Solo se que me aturde la vida
como un torbellino,
Que me arrastra, me arrastra
a tus brazos en ciega pasión.

Es más fuerte que yo,
que mi vida, mi credo y mi sino,
Es más fuerte que todo el miedo a la muerte
y el temor de dios.

Aunque sea pecado
te quiero, te quiero lo mismo,
Y aunque todo me niegue el derecho,
me aferro a este amor.

PIEDAD

Piedad, yo te vengo a implorar
Arrodillado ante ti,
Pido perdón y redención,
Si puede ser, para mis culpas.

Yo, sé muy bien que cometí,
Un delito con tu amor
Y ahora arrepentido estoy.

Yo soy, el que un día ante el altar
Prometí no abandonar, nunca jamás
A la mujer, linda y feliz que me adoraba.

Fui la desgracia de su amor,
Y arrodillado ante tí,
una vez más, pido perdón.
¡Piedad, ten piedad!